lunes 28 de noviembre de 2011

Pasos para un evagelismo más efectivo (Hechos 8:26-40)


Del escritorio del pastor:  Pasos para un evangelismo efectivo (Hechos 8:26-40)

            No podemos hablar de evangelismo sin relacionar a la iglesia. Somos los agentes de Dios para llevar a cabo esta labor.  Al leer el libro de los Hechos, observamos que la iglesia del I siglo se caracteriza por dos detalles:  Primero, dieron prioridad a la evangelización y segundo,  tenían una profunda compasión por aquellos que no conocían  a Cristo.  Hechos 8, es importante y clave, debido a que la iglesia comienza a obedecer la ordenanza de Cristo de Hechos 1:8,  me seréis testigos...hasta lo último de la tierra.  La iglesia en medio de la persecución  obedecen la orden del Señor y la primera frontera que traspasan es Samaria.  Recordemos que las relaciones entre ambos pueblos no era la mejor.  Sin embargo, rompiendo todos los muros, Felipe es usado por Dios y lleva un avivamiento espiritual como nunca (8:8, así que había gran gozo en aquella ciudad).  En medio de ese avivamiento, Felipe recibe una orden extraña, debe abandonar la ciudad y tomar un nuevo rumbo.  Debe dirigirse al desierto.  Ahora, veamos que Felipe hace y que usted y yo debemos hacer también al momento de compartir las buenas nuevas de salvación.

            Debemos tener sensibilidad (v. 26, Levántate y vé hacia el sur...el cual es el desierto).  Felipe es llamado a cambiar de lugar en medio de un poderoso avivamiento espiritual.  La sensibilidad nos hace escuchar la voz de Dios.  No es fácil moverse de lugar cuando las cosas va bien.  Todo creyente debe saber que cuando Dios nos mueve tiene algo para nosotros.  No siempre sabremos por qué el Señor nos mueve pero quizá más adelante lo podemos entender.  Felipe estuvo alerta a la voz de Dios.  Debemos tener disponibilidad (v. 27-29,  Entonces él se levantó y fue).  No solo se trata de ser sensible sino también disponible.  Ambas situaciones nos hacen más útiles en la obra de Dios.  El profeta Isaías fue sensible y estuvo dispuesto a obedecer el llamado de Dios respondiendo, heme aquí envíame a mí.  La mayoría de nosotros tenemos muchas excusas para no obedecer el llamado de Dios.  Puede ser trabajo, familia, estudio, hijos etc.  El desierto no era el mejor lugar para evangelizar sin embargo Felipe no cuestiona la orden divina.  El ES le guía y le dice, Acércate y júntate a ese carro (v. 29).  Todo cambiará cuando permitimos al ES guíe nuestra vida.  Felipe  fue usado para llevar el evangelio a los samaritanos y ahora con un etíope.

            Debemos tener iniciativa (v. 30, Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías y dijo:  Pero, ¿entiendes lo que lees?)  Con tacto y sin ofenderle le hace la pregunta correcta, ¿entiendes lo que lees?    Felipe está construyendo puentes para llevar las buenas nuevas a este hombre necesitado.  ¿Cómo está nuestra iniciativa al compartir el evangelio?  La iglesia es responsable de explicar la Palabra de Dios y que todos conozcamos que Jesús es el Señor y que toda rodilla debe doblarse ante él para gloria de Dios Padre.   Aprendamos de Felipe.  Debemos tener tacto (v. 30-34), el eunuco necesita ser enseñado.  La respuesta recibida por Felipe es un reto para la iglesia de hoy:  ¿entiendes lo que lees?  ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare?   (Romanos 10:14-17).  Este hombre tenía hambre de leer la Palabra de Dios pero no podía entenderla.  No tenía la capacidad de interpretación.  Felipe recibe la invitación de subir al carro y explicar el pasaje leído.  Con gentileza y sabiduría explica al eunuco lo el pasaje significaba.  Felipe nunca se burló de la ignorancia del etíope y con mucho tacto dio respuesta a la inquietud y necesidad espiritual de este hombre.

            Debemos tener precisión (v. 34-35), ....le anunció el evangelio de Jesús (Jn. 14:6, Hechos 4:12, 1 Timoteo 2:4-5).  Es importante presentar el evangelio de Cristo de forma sencilla y clara.  No quitarle ni agregarle nada.  Hacerlo con claridad.  Presentar a Jesús como el Salvador del mundo.  Abriendo su boca....le anunció el evangelio de Jesús.  La presencia de la iglesia en la tierra es la proclamación del evangelio de Jesús.  Tenerlo siempre presente.  Nuestro fin hacer discípulos.  Finalmente, debemos tener firmeza (v. 37-39), ¿qué impide que yo sea bautizado?  preguntó el etíope.  Felipe aclara el mensaje, ....Si crees de todo corazón....Y respondiendo dijo:  Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios....La fe en Jesús es prioridad para ser bautizado.  La iglesia no debe devaluar las demandas bíblicas al no creyente.  La meta de la iglesia es la persuasión para que nuestros oyentes conozcan y crean en Jesús como Señor y Salvador de sus vidas.  Iglesia, tenerlo presente.  Bendiciones a todos.      

No hay comentarios.:

Publicar un comentario