lunes 11 de junio de 2012

Propósitos de Dios para el CCF para el próximo año (Juan 15:1-8)


Propósitos de Dios para el CCF para el próximo año (Juan 15:1-8)
            Cumplir un aniversario, es un motivo de gozo y gratitud pero también debe ser de profunda reflexión.  ¿Y ahora qué sigue?  Vivimos un momento donde las necesidades humanas son complejas y que como iglesia debemos estar a tono, para que con la ayuda de Dios podamos dar respuestas a esas necesidades y no ser indiferentes a ellas.  ¿Cuántas personas han visitado el CCF y cuántas de ellas pudimos atenderles sus necesidades?   ¿Por qué muchas de ellas no han regresado?  Jesús en Mateo 9:36 nos muestra su modelo de cómo hacer el ministerio:  Al ver las multitudes tuvo compasión de ellas.  Pablo hablando de Timoteo dice de él en Filipenses 2:20-21 dice:  pues a ninguno tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se interese por vosotros.   Porque todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús.    Estamos seguros que un buen propósito para nuestro segundo año de ministerio es que pensemos en las necesidades de los demás tal como Jesús y Timoteo y dejemos de pensar menos en nosotros.
            Debemos seguir edificando para transformar y testificar de Cristo.  Para ello, debemos tener presente el ingrediente del amor, 1 Timoteo 1:5 dice, El mandamiento del amor.    Como iglesia estamos comprometidos a enseñar la verdad bíblica para ser transformados, ser nuevas criaturas.  Estamos hablando de la capacidad que tiene Dios para que nos convirtamos en más santos y humildes de corazón.  El amor nacido de un corazón limpio.  El Salmo 24:3-5 pregunta:  ¿Quién subirá al monte de Jehová?   ¿Y quién estará en su lugar santo?.  El limpio de manos y puro de corazón, el que no ha elevado su alma y cosas vanas….Él recibirá bendición de Jehová…   Como iglesia estamos comprometidos a enseñar la verdad de Dios para edificar no para discutir y hacernos nuevas criaturas.  Edificar para transformar es nuestro llamado como iglesia sin entrar en ningún tipo de legalismo que no edifican en nada a la iglesia.  Todo lo contrario, la destruyen.
            Debemos ser una iglesia que fomenta la unidad a pesar de….Nuestro mejor modelo de unidad lo encontramos en la relación del Padre y del Hijo (Juan 17:21-23).  La unidad sirve como testimonio para que el mundo crea en Jesús (v. 21, 23).   Así también, la unidad demuestra el amor del Padre hacia nosotros (v. 23).    Hermanos, nos hemos puesto a pensar que la unidad es sinónimo de madurez espiritual.  Pablo en 1 Corintios 3:1-3, hace un fuerte llamado de atención a la iglesia de Corinto ya que debido a su falta de madurez demostrado por medio de su carnalidad, celos y envidia eran sencillamente una congregación con graves problemas de división.    En Filipenses 2:3 Pablo nos pide que Nada hagáis por contienda o por vanagloria, antes bien con humildad…..la humildad es una virtud poco apreciada y valorada ayer y hoy.  Muchos han llegado a creer que ser humildes es sinónimo de tonto.  Sin embargo a la luz de la Biblia si deseamos parecernos a Cristo debemos ser mansos y humildes de corazón (Mateo 11:29).  Uno de los grandes problemas de la iglesia ha sido las divisiones motivadas por falta de humildad y sometimiento.  Todos queremos tener la última palabra y demostrar que somos los líderes y no siervos.
            Finalmente,  debemos permanecer en Cristo para llevar mucho fruto (Juan 15).  Permanecer significa quedarse o continuar.  Expresa relación íntima con Jesús.  Una evidencia de nuestra salvación es la de permanecer en Cristo.  Cuando lo hacemos, lo demostraremos llevando mucho fruto.  El fruto es evidencia de la salud de la planta.  En Juan 15, se describe claramente que no podemos llevar ningún tipo de fruto separados de la vid verdadera que es Cristo (v. 5, separados  de mi, nada podéis hacer).  Permaneciendo o estando conectados con Cristo, llevaremos mucho fruto.  Nuestros carácter será diferente.  Tendremos una mente y corazón nuevo y desde luego mejores sentimientos.  Pensaremos como Dios piensa.  Según Juan 15:10, la obediencia en Su palabra es sinónimo de permanecer en Cristo.    Veamos algunos beneficios de permanecer en Cristo:  Oraciones contestadas (v. 7,….pedid….y os será hecho….hay un condicional, Si permanecéis…..).   Dios es glorificado (v. 8,   En esto es glorificado mi Padre….).  Se estimula el amor (v. 9-10, ….permaneced en mi amor….).   Tendremos en gozo del Señor (v. 11, Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro sea cumplido).  El gozo se experimentará aún en medio de cualquier crisis.    Sin duda alguna, nuestros retos son grandes pero con la ayuda de Dios, todo es posible,  ¡Feliz aniversario hermanos del CCF!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario