lunes 06 de agosto de 2012

Pensando correctamente para vivir correctamente (2 Cor. 10:1-6)


Del escritorio del pastor:  Pensando correctamente para vivir correctamente (2 Corintios 10:1-6)
Vivimos en un mundo innovador y creativo.  Cada día vemos nuevas cosas interesantes .  La vida de hoy es un constante cambio donde lo nuevo de ayer quizá ya no se aplica a las demandas de ahora.  El pensamiento del hombre en el buen sentido, quizá no tiene límite y lo vemos con tantos inventos.  No hay fórmula perfecta para el éxito que pueda pasarse a través de las generaciones.  Algunos afirman que para tener éxito debemos tener nuestra propia manera de pensar.
            Proverbios 23:7 dice:  Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él….La Biblia afirma y orienta que es importante que pensemos correctamente.  Los pensamientos son poderosos medios y nos afectan para bien o para mal dependiendo de la calidad de nuestros pensamientos.  No podemos tener una vida positiva teniendo pensamientos negativos.  Mateo 12:33 nos dice que el árbol se conoce por sus frutos.  Nuestros pensamientos llevan fruto.  Pensemos correctamente y viviremos de manera correcta.  Como pensemos en nuestro corazón, así somos.
            No vivamos según la carne sino según el espíritu (2 Cor. 12:1-3).  La Biblia no ofrece ninguna descripción física de nuestro Señor Jesucristo.  Sin embargo en Mateo 11:29 nos ofrece una cualidad hermosa en Su vida:  ….aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón….Humildad es no ser arrogante, no ser altivo.  En la cultura griega y romana ser humilde era señal de debilidad.  Mansedumbre es ser suave, manso, gentil.  Mateo 5:5 nos recuerda:  Bienaventurados los mansos, esto es contrario a la violencia y venganza muy popular hoy día.  Es no guardar ningún rencor. Es poder bajo control.  Ternura es perseverancia humilde, capaz de someterse frente a las injusticias y el maltrato sin enojarse ni actuar con malicia.  Pablo nos dice que no militamos en la carne.    En Romanos 8:6 encontramos que …el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.  En qué ocupamos nuestros pensamientos.  Si nuestros pensamientos se ocupan de cosa carnales, no podemos agradar a Dios. 
            Debemos depender de las armas divinas (v. 4).  Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios….al hacerle frente a las adversidades de la vida, no debemos seguir el molde del mundo.   Ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente (Ef. 4:17).  No podemos tener victoria en nuestra vida con un estilo de vida lejos del molde de Dios.  Cuando esto sucede, es porque hemos perdido toda sensibilidad y hemos adoptado un estilo de vida pecaminoso  lleno de impurezas.  Teniendo  cauterizada la conciencia (1 Timoteo 4:2).  Mucho cuidado si nuestra mente está llena de pensamientos de pecados morales.   Desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo….(Ef. 4:25).  La mentira sin duda alguna es un arma carnal.  No levantar falsos testimonios contra nadie (Éx. 20:16).   Debemos cuidar la reputación unos con otros.  Hablar siempre con la verdad es hacer uso de armas divinas.  Son poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. No intentemos hacer la lucha espiritual con nuestras propias armas.  ¡Fracasaremos!  Las armas divinas están descritas en Ef. 6:10-18.  Pablo describe que tenemos una guerra espiritual que librar todos los días.  Para destruir esa fortalezas de nuestro enemigo espiritual debemos ponernos toda la armadura para estar firmes y rechazar las artimañas del enemigo.
            Finalmente, debemos ser sumisos a la obediencia a Dios (v. 5-6).  No al orgullo espiritual (v. 5ª, refutando argumentos…).   Somos una generación muy argumentativa.   Creemos que lo sabemos todo.  Lo triste es que al mismo tiempo, rechazamos todo lo que viene de Dios lo cual no es nada nuevo (Génesis 3:1-5).  Eva se deja engañar por Satanás que es un experto en poner dudas en nosotros y seguirlas caso de Eva y hoy nosotros también.  Aunque Eva trata de argumentar con Satanás, se deja convencer y engañar por él. Cuando andamos llenos de orgullo espiritual somos fácil presa de las garras del enemigo (Ef. 2:3, Col. 1:21).  Llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo (v. 5b).  La verdadera batalla contra el enemigo la libramos en la mente (2 Cor. 11:3).   Nuestros sentidos pueden ser extraviados.  Debemos discernir esos ataques y saber cómo  enfrentarlos.  Satanás tal como a Eva intenta engañarnos.    Debemos transformar  nuestra forma de pensar (Rom. 12:2).  La palabra de Dios es un medio poderoso para hacer esos cambios que todos necesitamos.  La palabra de Cristo moré en abundancia en vosotros (Col. 3:16).  Pensar correctamente es el anhelo de Dios en nuestras vidas.  En Fil. 4:8, Pablo describe una lista de cosas que deben ocupar nuestra mente, ….si alguno digno de alabanza, en esto pensad.  El objetivo de la batalla espiritual en la mente es la de asaltar el conocimiento de Dios y la obediencia a Cristo.  Por ello Pablo nos pide que debemos pensar en lo correcto y bueno no lo contrario.  No olvidar, Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él (Prov. 23:7).   Bendiciones a todos.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario