lunes 08 de octubre de 2012

Seamos un pueblo agradecido (Deut. 8:1-10)


Seamos un pueblo agradecido (Deuteronomio 8:1-10).
            En noviembre de 1623, después de recolectar la cosecha el gobernador de la colonia de peregrinos de Plymouth Plantation en Massaschusetts, declaró:  Todos ustedes, peregrinos, con sus esposas e hijos, congréguense en la casa comunal para escuchar al pastor, y dar gracias a Dios Todopoderoso por sus bendiciones.  El 3 de octubre de 1863, Abraham Lincoln, proclamó por carta del congreso, un día nacional de acción de gracias.  El último jueves de noviembre, como un día de acción de gracias y adoración a nuestro Padre benefactor, quien mora en lo cielos.  En esta proclamación de acción de gracias dice:  Anunciado en las Sagradas Escrituras y confirmado a través de la historia, que aquellas naciones que tienen al Señor como Dios, son bendecidas.  Pero nosotros nos hemos olvidado de Dios…Vanamente nos hemos imaginado por medio del engaño de nuestros corazones, que todas estas bendiciones fueron producidas por alguna sabiduría superior y por nuestra virtuosidad.  Me ha parecido, apropiado que Dios sea solemne, reverente y agradecidamente reconocido como en un corazón y una voz, por todos….
            La bondad de Dios incluye su benevolencia, amor, misericordia y gracia. Santiago 1:17 nos recuerda:  Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces….así también el Salmos 103:2 agrega:  Bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios.  Agradecer es corresponder con gratitud a una favor.  Sentimiento de estima y reconocimiento que una persona siente hacia otra que le he ha hecho un bien.  El pasaje arriba indicado, describe las instrucciones que el gran líder Moisés dio al pueblo de Israel antes de entrar a la tierra prometida.  Primero les hace ver debían ser un pueblo obediente a las reglas divinas (v. 1):  Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno…Es un llamado claro a cumplir u obedecer las reglas divinas.  Cuidaréis es cercar, alrededor, proteger, observar, vigilar, custodiar.  No es solamente el cumplir por cumplir, sino más bien con cuidado salido del corazón.  Sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, dice Santiago 1:22.   La obediencia trae buenos resultados, para que viváis, seáis multiplicados, y entréis y poseáis la tierra…lo maravilloso de todo, es que ¡Dios cumple lo que promete!.
            Debemos recordar la fidelidad de Dios (v. 2-4).  Dios había sido fiel en el pasado.  Te acordarás de todo el camino por donde te ha traído….estos cuarenta años….Dios les había liberado con mano poderosa de la esclavitud de Egipto (Deut. 5:15).  Había sido su aliado en derrotar a ejércitos más fuertes que ellos (Deut. 7:17-19.  Había provisto para todas sus necesidades (v. 3-4).  Tu vestido NUNCA se envejeció sobre ti, ni tu pie se te ha hinchado en estos cuarenta años.  Les dio alimento y agua y todo tipo de protección y cumplió su promesa (Josué 5:12).  ¿Hay gratitud en nosotros hoy día por su provisión?   Bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios (Salmos 103:2). La promesa esa clara que al momento de entrar a la tierra prometida, comerás y te saciarás, y bendecirás a Jehová tu Dios por la buena tierra que te habrá dado (Deut. 8:10). 
            Debemos recordar que todo lo bueno viene de Dios (Deut. 8:18).  Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas….LO anterior contradice la posición humana de rendir honor o reverencia alguna al ser humano y no a Dios únicamente.  No a la vanidad humana, se enorgullezca tu corazón, y te olvides de Jehová tu Dios (v. 14).  La prosperidad algunas veces es mala consejera (Proverbios 30:8-9 dice: Mantenme del pan necesario…).    Por el contrario, en vez de confiar en nuestros propios recursos y fuerza, la palabra nos orienta a recordarnos de Jehová tu Dios, porque ÉL, te da el poder para hace las riquezas….Hoy día de acción de gracias confesemos con nuestros labios el Salmo 103:2, Bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios…Seamos un pueblo agradecido por la bondad de nuestro Dios hoy y siempre.  Bendiciones a todos. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario