lunes 31 de diciembre de 2012

¿Por qué Jehová es nuestro Pastor? (Salmos 23)


¿Por qué Jehová es nuestro Pastor?  (Salmos 23)
¡Feliz años nuevo!  A pocas horas de finalizar el 2012, todos necesitamos escuchar palabras alentadoras y de confianza.  ¿Qué nos trae el 2013?  Nadie lo sabe.  Pero lo que sí es cierto y seguro, que Dios seguirá a nuestro lado y seguirá guiándonos mientras estemos aquí en la tierra.  El Salmo 23, es una hermosa descripción de una relación estrecha entre un pastor y su oveja.  En este caso, es la oveja que describe su segura relación y confianza que ella ha depositado.  El Salmos 23 , es quizá el capítulo más conocido de toda la Biblia.  Este hermoso capítulo describe cómo Dios se interesa y preocupa por nosotros.  El Salmos 23 forma parte del día de hoy.   Es el presente y debemos disfrutarlo.  El futuro es que Dios seguiremos disfrutando del bien y la misericordia todos los días de nuestra vida.   
            El salmista inicia el capítulo afirmando que Jehová es nuestro pastor y que nada nos faltará.  El pastor es la persona responsable de proveer todo el cuidado adecuado para sus ovejas.  En un mundo lleno de tanta necesidad, es menester buscar en nuestro Dios y que sea Él quien llene todas nuestras necesidades no importando la naturaleza de las mismas.  ¿Qué deseamos para el 2013?  Aunque los pronósticos no son los mejores, nuestra confianza debe estar en el Señor que todo lo puede y que sigue siendo fiel.  Así que a alejar toda preocupación y seguir confiando en Él.  Me hace descansar (v. 2).  El descanso que Dios me da y ofrece es aunque yo no lo busco y quizá no lo deseo.  Pero Él nos hace descansar.  Hoy día, el insomnio (falta de sueño) es quizá uno de los mayores problemas en las personas.  El uso de tranquilizantes y pastillas para dormir se han vuelto muy populares.  Mas que un cuerpo cansado, tenemos el alma cansada.   Permitamos que Dios tome control de nuestra vida y así aprender a descansar.  
            Me conforta y guía (v. 3).  Confortar es animar, dar vigor.  Nuestro Dios es especialista  en restaurar nuestra alma cansada, preocupada, desanimada y con falta de compañía (Salmos 121:1-7).  El alma, es la vida misma de la persona.  Es el centro de nuestras experiencias espirituales y emocionales.  Guiar, es dirigir, por sendas de justicia.  La justicia de Dios es incomprensible.  Es Jesús mismo cargando mi culpa y haciéndose culpable de un castigo que era solo para nosotros (1 Pedro 3:18).  En los pastor verdes nos hace descansar y en los caminos nos guía.  Está conmigo (v. 4).  No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo.  En un mundo lleno de todo tipo de temores que bueno saber que tenemos el recurso  de la presencia prometida de Dios en todo tiempo.  El temor provoca desconfianza en nuestro Dios y en todo lo que nos rodea.  Nuestra fe entra en crisis.  Hay dudas, vacilaciones, perdemos el control de la vida.  Nos afecta la memoria.  Hubo una ocasión en que Jesús les llama la atención a sus discípulos y les exhorta, ¿Por qué teméis hombres de poca fe?.  El temor desaparece cuando confiamos plenamente en Jesús.  Está conmigo.  Su presencia está asegurada.  Pero debemos entrar en ese proceso de seguridad en sus promesas.  No hay porque temer.   Su aliento está asegurado.  Su descanso, pastoreo y guía nos ayudan a seguir adelante sin temor alguno.  Mateo 28:20 Cristo nos promete Su presencia con nosotros todos los días.
            Me infunde aliento (v. 4). Tu vara y tu cayado, me infundirán aliento.  Vara:  instrumento de trabajo del pastor, sirve para proteger a las ovejas de todo peligro como también de darle algunos golpes cuando los necesite.   Cayado:  el otro instrumento de trabajo del pastor.   Es el bastón grande con un arco en la parte superior.  Sirve para atraer a la oveja cuando se descarría del camino y no escucha la voz del pastor.  Alentar, es consolar, aliviar y misericordia.
            Me protege (v. 5).  Aderezas (tú preparas) mesa delante de mis angustiadores.  Dispones ante mi un banquete en presencia de mis enemigos.  Juan 13 es el gran banquete que Jesús envió a preparar  en la cena pascual antes de su muerte.  En un mundo tan hostil, podemos tener y disfrutar de la protección divina en medio de nuestros enemigos que desean destruirnos (1 Pedro 5:8).  Podemos disfrutar del bien y la misericordia….todos los días(v. 6).   Bien:  prosperidad, rebosar, suave, tesoro, hermoso, lo mejor, alegría, agradable, beneficio, benigno, bienestar, bondad, lo dichoso etc.   Misericordia:  piedad, amor, benevolencia, consuelo, clemencia, favor, gracia, fidelidad etc.  Ambas experiencias están aseguradas.  Ciertamente,  afirma el escritor sagrado.  No significa que no enfrentaremos dificultades o adversidades en la vida.  Pero lo que sí es cierto, es que nuestro Dios tornará todo para nuestro bien (Romanos 8:28).  Lamentaciones 3:22-24, debe ser una vivencia cada día en nosotros.  Tenemos una cita en la eternidad (v. 6).  Y en la casa de Jehová moraré por largos días.  Es sinónimo de vida eterna (Salmos 63:7).  Es una conclusión acertada con un final feliz y que así debe ser.  Juan 14:1-3 enlaza perfectamente con este versículo.  Nuestra ciudadanía está en los cielos (Fil. 3:20).  Nuestro Cristo está preparando un habitación especial para cada uno de nosotros.  De nuevo, a iniciar el 2013 con fe en el Dios que sigue en control de todo.  Feliz año nuevo.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario