domingo 02 de diciembre de 2012

Principios bíblicos sobre el uso del dinero (1 Timoteo 6:6-10)


Principios bíblicos sobre el uso del dinero (1 Timoteo 6:6-10).
            ¿Sabía usted, que la Biblia habla más del dinero que la oración?   Jesús habló más del dinero que ningún otro tema.  Sin duda alguna esto significa que Dios le da mucha importancia de cómo lo usamos.  Por ejemplo hablando del uso, somos llamados bienaventurados cuando damos que cuando recibimos (Hechos 20:35).  Normalmente hacemos y deseamos lo contrario.   Anhelamos recibir más, más y más nunca estamos satisfechos con lo recibido.  Un buen principio sobre la mayordomía cristiana, es que debemos reconocer que todo lo que poseemos pertenece a Dios (1 Crónicas 29:12, Deut. 8:18).  Volviendo al concepto de dar y cómo usamos el dinero o bienes materiales, es que dar siempre es recompensado por nuestro Dios (Prov. 3:9-10 dice,  Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos, y serán llenos tus graneros con abundancia). 
            El apóstol Pablo hace una maravillosa y real descripción sobre cómo debemos usar el dinero.  Nos dice que el dinero es temporal (v. 6-7).  Para ello, debemos tener contentamiento con lo que tenemos y estar agradecido con Dios.  Contentamiento es sentirse autosuficiente y satisfecho con lo que tenemos.  El contentamiento viene de Dios (2 Cor. 3:5, Fil. 4:11 y hay que aprenderlo).  John Rockefeller dijo:  He hecho millones, pero No me han traído felicidad alguna.  Debido a que el dinero es temporal, nada hemos traído….nada podremos sacar.  ¿Si pudiésemos, qué nos gustaría llevarnos a la tumba?  Lamento decirle que será imposible.  Porque las riquezas NO duran para siempre (Prov. 27:24)  Jesús dice en Mateo 6:19-20, No os hagáis tesoros en la tierra….Lucas 12:15:  La vida del hombre NO consiste en la abundancia de los bienes que posee.  Es menester tener una actitud correcta hacia el dinero, eso nos ayudará a enderezar cualquier otra esfera de nuestra vida.
            El dinero confunde la sencillez de la vida (v. 8).  Así que teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.  Por lo general no estamos contentos con lo que tenemos.  La vida sencilla consiste en la aceptación de lo que Dios provee y así evitamos la codicia.  Debemos aprender a distinguir entre los deseos y las necesidades.  Debido a la falta de contentamiento, el endeudamiento o falta de planificación es la causa de mayores de divorcios, pérdida de sueño y bajo rendimiento en el trabajo.  Sustento y abrigo, ¡gracias Señor!  Ambas cosas representan las cosas indispensables de la vida y debemos estar contentos teniéndolos.  No es un ningún llamado a voto de pobreza.  Sino más bien a condenar el deseo inmoderado del dinero y bienes materiales.  Nuestra meta en la vida no debe ser la acumulación de bienes sino más bien amar y glorificar a Dios. Cuidado con el uso desmedido y endeudamiento de las tarjetas de crédito.  Hoy son una esclavitud casi impagables.  Proverbios 22:7 dice:  El rico se enseñorea de los pobres, y el que toma prestado es siervo del que presta. 
            Efectos el amor al dinero (v. 10).  Es una gran trampa.  Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo.  Enriquecerse es un llamado a decir alto a la codicia (deseo excesivo de riquezas u otras cosas).  Todos somos tentados por el dinero y es un motivo para dejar el ministerio.  No codiciarás dice Éxodo 20:17.  Promueve destrucción y perdición. …y en muchas codicias necias y dañosas que hunden a los hombres en destrucción y perdición.  Necio:  es algo irracional.  Hunden:  es naufragar, al final hay destrucción.  Hoy y siempre las guerras han tenido un fondo económico.  Intereses materiales y las guerras llevan a la destrucción y en muchos casos la destrucción del alma.  La Biblia está llena de historias de personajes que se dejaron llevar por la codicia.  Por ejemplo Acán en Josué 7, Judas vendió a Jesús por algunas monedas de plata.  Santiago 5:1-5, condena a quienes aman el dinero.  Como se dijo, es la raíz de todos los males.  La Biblia dice que el hijo de Dios debe saber que el amor al dinero es totalmente opuestos a Dios.  El dinero es un ídolo (Mateo 6:24).  Pablo no condena tener dinero o bienes materiales, sino el deseo insaciable de tener más, más y más.  Como nunca estaremos satisfechos con lo que tenemos, ha sido causante de muchos males (guerras, asesinatos, se distorsiona la justicia, hay engaño y mentira).  Dios nos llama a que confiemos en Él y no en los bienes materiales que son pasajeros y debido a ello, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.  Así que No te afanes por hacerte rico….se harán alas como águilas y volarán al cielo (Prov. 23:4-5).  Bendiciones a todos.

1 comentario:

  1. exelente publicacion Dios la bendiga por este interesante parrafo amennn

    ResponderEliminar