lunes 28 de enero de 2013

Características de un andar digno (Ef. 4:1-6)


Características de un andar digno (Efesios 4:1-6)
Al momento de solicitar un empleo, por lo general el empleador pide que todo aspirante, debe llenar algunos requisitos para el empleo solicitado.  Si califica, el nuevo empleado debe aceptar las reglas de su nuevo empleo y sujetarse a ellas.  Al leer el libro de los Efesios, podemos darnos cuenta que en el andar cristiano, también debemos llenar una serie de requisitos para dar el mejor testimonio posible.   En la vida diaria sucede lo mismo.  Por ejemplo de deseamos conducir un automóvil debemos  someternos a un examen para demostrar que estamos aptos para conducir y desde luego conocer y respetar las leyes de tránsito.  Si en un momento dado no respetamos esas leyes o del empleador tarde o temprano seremos castigados por la policía o despedidos por el empleador por no cumplir con las reglas del empleo.
            Gracias a Dios este no es el caso del llamado de Dios que tenemos usted y yo.  Desde luego que somos llamados a un andar digno.  Hemos sido llamados para ser bendecidos por el Señor y todos nos alegramos por ello.  Sin embargo, muchas veces nos olvidamos de las responsabilidades contraídas con Cristo de vivir una vida cristiana de acuerdo a las reglas que encontramos en la Biblia. A todos nos gusta hablar de bendiciones pero no de reglas o demandas.  Os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados (v. 1).  Digno, es que se comporta con responsabilidad, seriedad y respeto, decente no humillante.  Es una vida equilibrada. Vocación, se refiere al llamamiento soberano y efectivo del Señor a la salvación.  Cuando respondemos al llamado divino estamos dando un sí al propósito por el cual hemos sido llamados.  Muchos nos olvidamos que somos los representantes de Cristo en la tierra (2 Cor. 5:20, somos embajadores de Cristo).  Por lo tanto, debemos representarlo lo mejor posible.  ¿Lo estamos haciendo? El término andar, se emplea con frecuencia en el NT para referirse a la conducta diaria.
            En los siguientes versículos, Pablo describe algunas cualidades que debemos llenar para que nuestro andar diario sea digno.  El apóstol inicia con ser humilde.  Literalmente significa pensar o juzgar con docilidad.  El hombre humilde debe tener una mente dócil.  Debe ser un característica básica para la vida del hijo de Dios (Fil. 2:3-7).  En Jesús tenemos el mejor ejemplo a seguir en este llamado.   Aprended de mi que soy manso y humilde de corazón (Mateo 11:29).  Es alguien sumiso por dentro y por fuera. Lamentablemente hoy la humildad es una cualidad poco deseada y hasta sujeta a burla y desprecio por el mundo.  Se ha llegado a pensar que ser humilde y sumiso es sinónimo de tonto.   Si deseamos tener un andar digno, la humildad debe estar presente en nosotros.    Mansedumbre, es tener un espíritu afable y controlado.  Es lo opuesto a la venganza.  Es una de las señales más seguras de una humildad genuina.  No podemos ser humildes sin mansedumbre ni tampoco mansedumbre con orgullo. La mansedumbre es fruto del ES (Gál. 5:23, Mateo 5:5).  El ser manso no es sinónimo de timidez, debilidad o cobardía.  Se empleaba para los animales que habían sido domesticados (caballos).  Un animal domado todavía conserva su fortaleza y fuerza pero su voluntad está bajo control de su dueño o amo.  La mansedumbre es poder bajo control.  David lo demostró cuando pudo matar a Saúl y no lo hizo (1 Samuel 24:4-7, 28:8-12).  Mostramos mansedumbre cuando no reaccionamos vengativamente contra alguien que nos hizo daño (Prov. 15:1, 19:19).
            El versículo 2 termina con dos demandas que no podemos separar una de otra.  Soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor.  Soportándoos (participio, es una acción continua).   Es ser tolerantes con aquellas situaciones que nos ofenden.  No es nada fácil caer en esta demanda.  Debemos aceptarnos y amarnos a pesar de nuestras fallas.  El amor es un ingrediente que todo lo hace más fácil (1 Cor. 13:4-7, Mateo 5:43-46).  El amor nos permite que nos soportemos y aceptemos tal como somos. No caer en el error de estar acumulando las ofensas.   La paciencia es el otro ingrediente ligado al soportarse. Significa aguante, resistencia.  Es aquella persona que resiste todas las circunstancias adversas y nunca cede ante ellas.  El impaciente no tolera las fallas y fracasos en los demás (Prov. 14:29). Es no incomodarse fácilmente.  La paciencia también es fruto del ES (Gál. 5:22).  ¿Estamos andando dignamente?  Es importante que cada uno hagamos un análisis profundo de nuestro estilo de vida.  Andar dignamente es nuestro llamado no otro.  Bendiciones a todos. 
            

lunes 21 de enero de 2013

Señales de los últimos días (2 Timoteo 3:1-5)


Señales de los últimos días (2 Timoteo 3:1-5)
Yo edificaré mi iglesia (Mateo 16:18).  Estas palabras de afirmación vienen de los labios de Cristo mismo.  Edificar es construir (Cristo construirá Su iglesia sobre la expresión dada por Pedro:  Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente).   Que bueno saber que contamos con el apoyo divino.  Sencillamente, al leer este pasaje donde el apóstol Pablo nos da una serie de advertencia sobre algunas señales de los últimos días.  Por qué es bueno saber esta señales.  Porque así como iglesia y a nivel de individuos, estaremos alertas de esta señales y saber qué hacer.  Pablo nos dice, debes saber esto…..(v. 1).   Los creyentes y a nivel de iglesia, no podemos vivir en ignorancia de lo que sucede hoy en el mundo.    Hoy el mundo de la información está a la mano y nos hay razón alguna para no estar informado.  Sin embargo los sucesos de índole espiritual no se podrá ver en las noticias por la televisión o periódicos.  La Biblia la palabra de Dios, tiene esas noticias hace más de dos mil años.  Ella sigue siendo la palabra profética más segura que tenemos.  Toda ella es confiable. 
            Vendrán tiempos peligrosos…se refiere a tiempo duros, difíciles de soportar, tiempos salvajes (algunas traducciones así lo dicen).  La oposición a la obra de Dios viene desde el mismo Edén cuestionando la autoridad de la Palabra de Dios (Génesis 31).  Los últimos días, se inician con el nacimiento de Jesús.  Su venida cumplió muchas promesas mesiánicas.  Pablo es minucioso en describir en qué consistirán esas señales.  Todas ellas tienen que ver con los hombres.  Hay un amor mal orientado, hombres amadores de sí mismo….es una descripción al egoísmo de la humanidad.  Pensamos en nosotros únicamente y nos olvidamos de los demás.  La mitología griega habla de Narciso de donde viene el narcisismo.  Es aquella satisfacción de sí misma  exageradamente preocupada de su apariencia exterior.  Esto contradice el principio de Cristo de amar a los demás y no solo a nosotros mismos.  Desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables….Aquí hay una descripción de lo que tristemente está sucediendo  en el seno de muchas familias.  Los hijos se han olvidado de honrar a sus padres tal como Efesios 6:1-3 nos pide.  La familia está siendo afectada por esta mala influencia de no honrar a los padres.  Tendrán apariencia de piedad….a éstos evita (v. 5).   Esto nos muestra la falsa humildad que con mucha frecuencia vemos en los líderes de las iglesias.  Apariencia, forma exterior únicamente.  Jesús en Mateo 23:25 llama con fuertes palabras la vida religiosa de apariencia de parte de los fariseos.  Hoy eso también es señal de los últimos días.  Tristemente estamos siendo inundados de tantos grupos dirigidos por fuertes y agradables personalidades pero con un mensaje sin respaldo bíblico y muchos de ellos con una vida moral y familiar  cuestionable.  Pablo nos pide, a éstos evita (v. 5). 
            ¿Qué hacer?   Pero tú…..persiste tú….(v. 10, 14).  Hay un claro llamado a ser diferentes.  Como hijos de Dios, debemos parecernos a Él en nuestro andar.  Ser santos como lo es él (1 Pedro 1:13-16).   Debemos vivir en contraste con el molde del mundo moral y religioso (Romanos 12:2). Así también, el acudir a la Biblia y que sea ella quien nos dirija nuestros pasos a seguir.  Persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido (v. 14).  La vida familiar de Timoteo fue de una sabia influencia en él debido a que fue formado bajo los principios bíblicos.  Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús (v. 15).  Hoy y ayer, la Biblia sigue siendo el libro autoritativo por excelencia en nuestra norma de vida y fe.   Ella sigue siendo pertinente para nosotros que vivimos en el siglo XXI.  Ella es útil para enseñar, redargüir, corregir, instruir en justicia,  a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.  Nos hemos puesto a pensar en la utilidad de la Biblia en nuestra vida.  Ella nos instruye y prepara para ser maduros en nuestra conducta, forma de vivir y ver las cosas y estar alertar de todas las señales que Pablo nos advierte a estar alertas.   Finalmente, el llamado de atención que tenemos es de leer constantemente la palabra de Dios y dejar que ella nos instruya hoy y siempre.  Recordemos lo que nos dice el apóstol, debes saber esto….Y eso lo podemos saber meditando en Su Palabra.  Bendiciones a todos.  

lunes 14 de enero de 2013

Jesús vino a buscar y a salvar lo perdido (Lucas 19:1-10)


Jesús vino a buscar y a salvar lo perdido (Lucas 19:1-10)
El ministerio de Jesús se caracteriza, por haber llegado a las personas con múltiples necesidades no importando su condición social, económica o religiosa.  Mateo 9:36 afirma que Jesús al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas.  El termino compasión significa, ser conmovido interiormente, gemir con tierna misericordia, afecto, piedad y empatía.   Es ser tocado y movido en la parte más profunda del ser  de una persona.  Jesús tuvo encuentros con personas de diferentes trasfondos.  Eso no importó y el Señor mostró su misericordia tocándoles para ser sanados, salvos y perdonados sus pecados.  La historia de Zaqueo es muy conocida y popular especialmente en las clases de escuela dominical con los niños.  De hecho hay una canción que muchos la sabemos que dice así:  Zaqueo era un chaparrito así que vivía en Jericó, y para ver a Jesús a un sicómoro subió…..Zaqueo, bájate de ahí, porque a tu casa voy a ir.  Respecto a nosotros mismos, ¿de qué contexto nos sacó Jesús? 
            ¿Por qué es importante y pertinente la historia de Zaqueo?  Sencillamente porque describe y reafirma la razón de la venida de Jesús al mundo, buscar y a salvar lo que se había perdido.  Jericó, se cree que es la ciudad más antigua del mundo.  Fue la primer ciudad tomada por Josué (Josué 6, sus muros fueron derribados por el poder de Dios).  Marcos 10:46 describe la sanidad del ciego Bartimeo.  Lucas describe a Zaqueo como jefe de los publicanos.  Un publicano, era un cobrador de impuestos y derechos aduaneros.   Eran empleados del odiado opresos romano.  Debido al abuso del sistema donde imponían más de lo estipulado por el imperio, era despreciados por los judíos y considerados ceremonialmente impuros (Mateo 18:17).  Los subordinados inferiores solían ser nativos del lugar donde trabajaban y tenían mala fama.  Eran excomulgados de las sinagogas y excluidos del trato normal con sus compatriotas.  Debido a que Zaqueo era jefe llegó a ser muy rico (Lucas 18:24-27).  Debido a su riqueza mal habida y el cómo era despreciado. 
            En medio de todo, hubo una gran expectación en Jericó por la llegada de Jesús.  Zaqueo dice el pasaje, procuraba ver quién era Jesús (v. 3).  Zaqueo era un hombre lleno de posesiones pero con un vacío espiritual que no podía ser llenado por nada ni por nadie.  Zaqueo tuvo que enfrentar dos limitantes para satisfacer su curiosidad.  Había una gran multitud y era de baja estatura (v. 3, pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura).  Sin embargo, eso no fue razón para que él corriese y sube a un árbol y así ver a Jesús.  Era el momento adecuado para tomar una decisión y lo hizo.  Zaqueo se olvidó de todos los demás y se centró en a necesidad de ver a Jesús.  Ya había oído acerca de él y quizá había comenzado a creer en su mensaje. Tuvo un despertar espiritual y lo demostró con su valerosa acción.  La vida se trata de tomar decisiones. No solo es de buenas intenciones. 
            La historia de Zaqueo tiene un final feliz. Jesús se interesa por él.  Zaqueo puede representar el hombre moderno.  Lleno de comodidades  y bienes materiales pero con grandes vacíos y necesidades espirituales.  Todos de una u otra forma somos Zaqueo con nuestras propias limitaciones, prejuicios y vacíos de cualquier naturaleza.  Date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa (v. 5).  Fueron las palabras de Jesús llamándole por su nombre.  Lo que nunca esperó que el mismo Jesús se quedase en su casa.   Es necesario, afirmó Jesús.  La respuesta de Zaqueo fue de gozo al recibirle en su casa.  Este hombre solo deseaba ver a Jesús y ahora tiene la valiosa oportunidad de conocerle cara a cara.
            Tristemente la reacción del pueblo fue de crítica.  Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador (v. 7).  El sistema religioso lo consideraban que no era digno de ser salvo.  Lo que les hubiera agrado era que Jesús lo criticase y lo rechazase.   Lucas 5:31-32 dice, Los que están sanos no tienen necesidad de médico…..No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.  Hoy ese sigue y debe ser la responsabilidad de la iglesia.  Dar la palabra de gracia al mundo perdido  y que vengan al arrepentimiento y conozcan a Jesús como Señor y Salvador de sus vidas.  Que gran contraste, Jesús salva y los religiosos critican y destruyen.  Los frutos de la salvación de Zaqueo no se dejan esperar.  He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres, y si he defraudado a aluno, se lo devuelvo cuadruplicado.  Hizo lo contario del joven rico (Lucas 18:18-24).  La ley establecía que cuando se robaba había que restituir o devolver lo robado más una quinta parte del precio (Lev. 6:4-5, Núm 5:5-7).  Lo hizo como fruto de su conversión y no como requisito (Ef. 2:8-9).  Zaqueo no fue salvo por haber dado parte de sus riquezas a los pobres o devolver lo robado.  Todo fue un acto voluntario.  Este hombre pecador, rechazado  y con prejuicios dio frutos de su conversión genuina en Cristo.  Un hombre con una nueva relación con Dios.  Un hombre con un corazón cambiado por la gracia de Dios.  Hoy ha venido la salvación a esta casa….Porque el Hijo del Hombre, vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.  ¿Cuántos Zaqueos hay todavía que necesitan de Jesús?   Ese es nuestra responsabilidad, hablarles de la gracia de Dios en Cristo Jesús.  Bendiciones a todos.  

lunes 07 de enero de 2013

Dios llama a Josué (Josué 1.1-9)


Dios llama  a Josué (Josué 1.1-9)
¡Feliz año nuevo!  Todo inicio de año, trae consigo nuevos retos, sueños, planes, ilusiones, compromisos y muchas cosas más.   En todo ello para que se logren, es menester tener un firme compromiso y especialmente en la vida espiritual tener un compromiso genuino con nuestro Dios.
            ¿Por qué Dios llamó a Josué y no a otro?  Dios llamó a Josué, porque demostró su firme compromiso.  Junto con Caleb, dieron un informe lleno de fe y confianza de que podían tomar la tierra prometida (Números 14:6-9).   Cuando hablamos de compromiso, nos referimos a los acuerdos que hemos adquirido para cumplir con lo pactado y asumir las responsabilidades respectivas.  El compromiso debe darnos tenacidad (persistencia, perseverancia, resistencia etc). Si todos queremos un mejor rumbo en nuestra vida matrimonial, estudio, laboral, ministerial, espiritual, debemos tener un firme compromiso con Dios y Su obra.  Sin duda alguna, es todo un reto adquirir compromisos.  Todo lo queremos fácil sin que nos cueste nada.  Lo barato casi siempre sale caro.  Hoy Dios anda en la búsqueda de hombres y mujeres con firme compromiso que seamos fieles cumplidores de nuestras promesas y que no importa las circunstancias que enfrentemos, seguiremos adelante.
            En medio del llamado de Dios para Josué, dice la palabra que Moisés había muerto (Josué 1:1).  A Moisés se le llama siervo de Jehová.  Sin duda alguna es todo un reto ser conocidos bajo ese título o cualidad.  La enorme influencia de Moisés en la vida del pueblo de Israel se dejó notar claramente  Reemplazarle no era muy simple.  Moisés dirigió el éxodo.  La gran liberación del pueblo judío después de 430 años de esclavitud en Egipto.  Fueron unos 2 millones de personas a través del árido desierto lleno de grandes dificultades por 40 años.  A Moisés le tocó establecer las instituciones religiosas del pueblo (El libro de Levítico es un manual de cómo el sacerdote y el pueblo debían acercarse a Dios).  Su muerte fue muy dolorosa para el pueblo.  En Deuteronomio 34:10-12 se dice de él:  Y nunca más se levantó profeta en Israel como Moisés, a quien haya conocido Jehová cara a cara, nadie como él….Desde luego que las comparaciones nunca son adecuadas.  Dios nos ha hecho de manera diferente y nos usa de la misma manera, diferente.  Sin embargo, es menester tener presente la estatura espiritual de Moisés y el gran reto de Josué en reemplazarle. 
            Josué se le identifica como el ayudante de Moisés (Éxodo 33:119.  Fue testigo ocular del éxodo y las plagas ocurridas en Egipto donde Dios demostró su gran poder sobre los falsos dioses de esa nación.  Durante los 40 años de travesía en el desierto, Josué demostró fe, firmeza de carácter y valentía.  Frente a la gran oposición, junto con Caleb, afirmó que mediante la ayuda divina, los israelitas serían capaces de conquistar la tierra  prometida.  Debido a lo  anterior y a una cualidad descrita en Números 27:18….Toma  a Josué hijo de Nun, varón en el cual hay espíritu….esa última expresión nos describe un Josué lleno del ES o por lo menos sujeto a la voluntad del ES (entendiendo el contexto dispensacional de entonces donde el ES no estaba de manera permanente en las personas sino temporalmente, situación que cambia en el NT en la vida de los creyentes que es permanente). 
            ¿Qué nos enseña la muerte de Moisés y el reemplazo de Josué?  Sencillamente que Dios tiene recursos ilimitados.  Que nadie es eterno y que la obra de Dios no depende de una sola persona.  La obra depende de Dios (1 Cor. 3:5-7).  Sólo Dios es eterno.  Moisés había muerto pero no el Dios de Moisés.    Estamos seguros que no dejó de ser una gran preocupación para el pueblo qué hacer ahora y quién nos va a dirigir.  Sin embargo Dios tiene y sigue todo bajo Su control.  Como hemos dicho, en medio de esa grave situación (digo grave a los ojos nuestros no a los de Dios) Josué recibe la orden divina de introducir al pueblo a la tierra prometida.  Jehová habló a Josué….ahora pues levántate y pasa este Jordán….a la tierra que yo les doy….(Josué 1:1-2).  Haciendo a un lado el gran compromiso, Josué tenía  en sus manos el gran privilegio de hacer realidad la promesa hecha a Abraham muchos años antes (Gn. 12:7, 13-14) sus descendientes heredarían esa tierra.   Josué es comisionado a dirigir al pueblo para pelear por la tierra prometida.  En medio del llamado divino, por un lado Josué recibe varias promesas divinas:  Recibirían la tierra como regalo (aunque debían pelear por ella), Yo os he entregado como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie….será vuestro (v. 3-4).  Josué tendría una vida victoriosa, nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida (v. 5).  A nadie le gusta perder.  Seguridad de la presencia divina, ….como estuve con Moisés, estaré contigo (v. 5b). ¡Eso hizo la gran diferencia con Moisés y ahora con Josué!  Dios honró su promesa en la vida de Josué.  No te dejaré, ni te desampararé (v. 5c).  Pero al mismo tiempo que vemos hermosas promesas hallamos también algunas demandas importantes:  Debía esforzarse y ser valiente (v. 6-7, 9).  La responsabilidad que Josué está tomando o le están entregando es enorme.  Recordemos que toda su vida fue el ayudante de Moisés, ahora no está más él y le toca asumir ese rol.  Ser el líder principal.  Eso pudo ser causa de desánimo y quizá abandonar todo.    Así también debía hacer buen uso de la Palabra de Dios.  Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley….meditarás en él.  La Biblia ha sido y sigue siendo, el mejor manual de instrucción de nuestra vida.  Harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.  Estamos seguros que eso lo deseamos para este 2013.  Sigamos las recomendaciones dadas a Josué y hagamos de este año, un año diferente siendo valientes, esforzados,  siendo hombres y mujeres con firme compromiso y obedeciendo los principios bíblicos.  Bendiciones a todos.