lunes, 25 de febrero de 2013

¿Y quién es mi prójimo? La parábola del buen samaritano (Lucas 10:25-37)


¿Y quién es mi prójimo?  La parábola del buen samaritano (Lucas 10:25-37)
Esta parábola es quizá la más conocida junto con la del hijo pródigo.  Si nos fijamos, Jesús la describe debido a una pregunta con mala intención de parte de un intérprete de la ley (escriba experto en la ley de Dios).  ¿Quién es mi prójimo? Pregunta el escriba queriendo justificarse.  Acaso hay una línea divisoria entre las personas que debo amar y las que no debo porque las considero que no son mi prójimo.  El amor a los demás como el servicio, debe hacerse de manera libre y sin acepción de personas.  Si aspiramos a involucrarnos a servir a nuestro prójimo, debemos aprovechar toda oportunidad que se nos presenta y ser espontáneos cuando aparezcan.  Tal como el samaritano, debemos acercarnos al necesitado no esperar que ellos vengan a nosotros.  Cuando hablamos de servicio nos referimos a la acción de buenas obras (no para ser salvos, Ef. 2:8-10), las cuales son fruto  de nuestra salvación. 
            La conversación se da entre Jesús y un intérprete de la ley.  Una persona que conocía muy la ley mosaica. Este hombre la hace dos preguntas para probarle (v. 25).  Quizá quiso poner en evidencia a Jesús si efectivamente conocía la ley como él.  Maestro, ¿haciendo qué cosa heredaré la vida eterna?...¿Y quién es mi prójimo?     Su primera interrogante tiene que ver con lograr la salvación por obras.  Haciendo qué podría ser salvo.   Debemos tener claro, que nadie es salvo por sus obras.  Todo es por gracia (Ef. 2:8-9).  La respuesta dada por el intérprete es acertada (v. 27).  Bien  has respondido, haz esto, y vivirás (v. 28) fue la respuesta dada por el Señor. A la segunda pregunta, Jesús  responde por medio de esta maravillosa parábola.  Un hombre es asaltado y dejado muy herido camino a Jericó.  Lo dejan a un lado casi muerto.  El primer personaje que pasa por el camino es un sacerdote (v. 31). El sacerdote representa el religioso que supuestamente venía de servir en el templo. Era una persona de prestigio dentro del pueblo.  Según Números 19:11-16 regulaba no tocar cadáveres ni nada inmundo.  Quedaba excluido de las ceremonias religiosas.  Sin embargo, el sacerdote ya venía del templo en dirección de su casa.  Su reacción, viéndole, paso de largo.  Sencillamente fue indiferente a la situación de la persona.  Lo vio, lo ignoró  y no le prestó ninguna ayuda al herido.
            La segunda persona era un levita (v. 32)  Tal como el sacerdote, representaba también la parte religiosa y trabajaba en el templo de Jerusalén y reacciona de manera similar al sacerdote.  Llegando cerca….viéndole, pasó de largo.  Ambos olvidaron Levítico 19:34, Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que more entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo.  Tanto el sacerdote como el levita, eran los encargados de dar ayuda a los necesitados.  Olvidaron su llamado o vocación de Dios.  Ambos vieron al hombre es muy mal estado, se incomodaron al verlo, endurecieron su corazón y tranquilamente siguieron su camino.  La tercera persona en escena es un samaritano. La Biblia, describe que la relación entre ambos pueblo era de desprecio entre ambos.  Los samaritanos vienen de la mezcla del remanente judío con los gentiles que los asirios llevaron a esa región después de invadir a Israel (2 Reyes 17-18).  Las dos personas eran muy apreciados por el pueblo.  El samaritano era la persona menos indicada para da ayuda a la persona herida.   Fue movido a misericordia….vendó sus heridas, echándole aceite y vino, y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó el mesón, y cuidó de él.  Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo:  Cuídamele, y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese (v. 33-35).    El samaritano pudo dejar al herido en el camino después de darle los primeros auxilios y tratar de calmar su conciencia.  Hizo más de lo esperado. Superó su propia comodidad y tuvo que caminar llevándole en su propio caballo.  ¿Habrá límites para la misericordia?  Algunas veces tratamos de ser razonables  con nuestro llamado a amar, hacer misericordia y servir.  Podemos tantas y variadas objeciones:  no tengo tiempo, estoy muy ocupado.  Estoy corto de dinero.  ¡Ojo con la indiferencia hacia los demás!  Debemos caminar la segunda milla.  El samaritano compartió su tiempo, energía, recursos y comodidad para ayudar al necesitado.  La conclusión final y respuesta que Jesús hace al intérprete y a nosotros hoy es: Vé, y haz tú lo mismo.  ¡Nuestro prójimo lo necesita!  Dios lo demanda.  Bendiciones a todos. 

lunes, 18 de febrero de 2013

Pasos para entablar amistades (1 Corintios 13:1-8).


Pasos para entablar amistades (1 Corintios 13:1-8)
Las amistades son la base de toda relación sana.  Todos en la vida necesitamos tener amigos como también a aprender a ser un buen amigo.  Es posible, que cuando no tenemos amigos, podemos tener la tendencia a tener problemas de depresión.  Lo contrario, cuando experimentamos este tipo de situaciones, los amigos o amistades pueden ayudar a tener mejores momentos.  Amigos, son aquellos que saben todo respecto a nosotros y a pesar de ello, nos aman y siempre están ahí.  Aceptamos que no es nada fácil mantener amistades por largo tiempo.  Veamos algunas recomendaciones que encontramos en la palabra de Dios acerca de algunos pasos para entablar amistades.
            Primero, toda amistad toma tiempo.  Es imposible tener una amistad significativa de la noche a la mañana.  El tiempo es un factor importantísimo para conocernos más y mejores y saber cómo responder o reaccionar ante alguna circunstancia.  Conocemos a alguien con el paso del tiempo.  Las relaciones saludables están mediadas por el amor, el tiempo y el respeto.  Si deseamos solidificar amistades, debemos saber balancear lo anterior y guardar equilibrio pata tener relaciones sanas.
            Segundo, hay riesgos a tomar (1 Pedro 4:8).  Jesús mismo tomó riesgos al llamar a sus discípulos.  Uno de ellos le traicionó y vendió.  Otro le negó.  Otro dudó de su poder y resucitar.  Todos lo dejaron. ¿Se ha arriesgado Jesús con nosotros?  Lo anterior debe servir para que reflexionemos y no busquemos perfección en nadie porque nosotros mismos no lo somos.  Debemos ser sabios cómo tratar nuestras diferencias.  Proverbios 25.9 dice:  Trata tu causa con tu compañero, y no descubras el secreto a otro.  En toda amistad puede llegar un momento de algún roce o malos momentos.  ¿Cómo debemos enfrentar o tratar el asunto?  Para mantener la amistad, debemos ser discretos con la situación que estamos atravesando.  Eso significa que por favor no usemos el Facebook y publicar la diferencia con nuestro amigo.  Proverbios 17:9 dice:  El que cubre la falta busca la amistad, mas el que la divulga aparta al amigo.  Cubrir es refugiar, cobijar, disimular.  Debemos ser hacedores de la paz (Génesis 13:8, Abram un buen ejemplo de alguien busca la amistad).  En 1 Pedro 4:8 hallamos el ingrediente necesario para enfrentar nuestras diferencias:  ante todo, tened entre vosotros ferviente amor, porque el amor cubrirá multitud de pecados.  Ferviente significa, estirar, es como cuando un atleta que se estira cuando está llegando a la meta.  Una amistad puede traer dificultades y quizá nos lastime.  Sin embargo la belleza de la misma se mantendrá cuando sabemos manejarla con cuidado, sabiduría y mucho amor. 
            Tercero,  dar palabras de estímulo (Ef. 4:29).  Todos necesitamos ser estimulados.  Estimular es, dar ánimo, apoyar, estar junto a…Es el amor en acción e inyectar valentía a nuestro amigo.  La palabra, es un poderoso medio para dar estímulo.  Proverbios 27:9 dice, El ungüento y el perfume alegran el corazón, y el cordial consejo del amigo, al hombre.  Alegrar:  es iluminar, regocijar, contentamiento etc.  Todo amigo creyente en Cristo, debemos saber que nuestras palabras sean para edificar a nuestros oyentes.  Efesios 4:29 dice, Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación a fin de dar gracia a los oyentes.  En pocas palabras, nuestra conversación debe estar llena de palabras que nuestros oyentes sean edificados.  Que sea como un buen sonido en sus oídos.  No caer en la crítica destructiva.  No al lenguaje sucio.  Sepamos cuidar la reputación de los demás.  No al falso testimonio y mucho cuidado con lo que decimos.
            Finalmente, una amistad saludable y perdurable necesita la tolerancia y el perdón.  Colosenses 3:13 dice, soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros….De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.  Soportarse es tolerancia entre nosotros.  Es aceptarnos como somos.  ¡No siempre es fácil!   Una verdadera amistad no puede mantenerse y crecer sin ese detalle.  El perdón va muy ligado a lo anterior.  El perdón es la capacidad de liberar toda ofensa recibida y no andar cargándola.  El perdón debe estar presente siempre en toda amistad.  Si estamos interesados en fomentar amistades genuinas, tener presente lo expuesto.  Bendiciones a todos. 

lunes, 11 de febrero de 2013

Resoluciones a tomar en el matrimonio (Prov. 5:15-20)


Resoluciones a tomar en el matrimonio (Proverbios 5:15-20).
Cuando hablamos de resoluciones, nos referimos a la toma de decisiones que cada matrimonio debe tomar continuamente.   No podemos vivir nuestra vida de forma estática.  Dios mismo es un Dios que hace nuevas todas las cosas (Lamentaciones 3:22-23:…..nunca decayeron sus misericordias.  Nuevas son cada mañana, grande es tu fidelidad).   Cada matrimonio tiene la responsabilidad de tomar decisiones para mejorar su relación, fortalecerla y seguir adelante.  Cada uno de nosotros, debemos tener presente, nuestro Dios Creador de todo, creó el matrimonio entre un hombre y una mujer (Gn. 2:22, Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo UNA mujer, y la trajo al hombre).    Dios como Creador, ha determinado el diseño y propósito para el hombre y la mujer.  No somos nosotros mismos los que decidimos ese diseño y propósito. Es menester entender y obedecer lo que Dios ha dispuesto sobre lo anterior.   Cuando desobedecemos el diseño y propósito de Dios y tratamos de ser otra persona, perdemos lo mejor de nosotros y lo que Dios ha dispuesto para nosotros.   Lamentablemente el relativismo (la creencia que no hay verdades absolutos, los valores morales dependen de la época, las sociedades, los individuos sin llegar a erigirse en normas universales. Verdades absolutos, es algo cierto sin restricción ninguna) ha venido a cuestionar la autoridad bíblica sobre los principios morales.   Cuando afirmamos que no hay verdades absolutos, estamos dejando que cada persona que decida sobre el asunto de moralidad, sexualidad etc.
            Todo varón, debe estar consciente de algunas decisiones que debe tomar.  La primera tiene que ver con su masculinidad.  Tiene que ver con sus características masculinas y que lo diferencian de la mujer.  ¡Ese es el diseño de Dios!  La pubertad, es el punto biológico de partida hacia la adultez. Se inician a manifestación de las glándulas reproductoras, la vellosidad, cambio de voz en el hombre.  En las mujeres, los senos, la vellosidad su menstruación etc.    En la cultura judía, la fiesta del BarMitzvah (Hijo de la ley), es una ceremonia donde el varón de 13 años es presentado a la sociedad como un adulto responsable de sus propias acciones, maduro para poseer propiedades  y casarse en el futuro.  La Biblia da como partida los 20 años para el inicio de varias actividades (Éx. 20:14, Núm. 1:3, 14:29).  En el huerto del Edén, Dios delega en el hombre la responsabilidad de labrar y guardar el huerto (Gn. 2:15).  Aquí vemos el origen del principio bíblico de la dignidad del trabajo.   Dios nos hizo para ser laboriosos.   Hay dos responsabilidades que todo hombre no debe descuidar.  El cuidado de su esposa amándola y cuidando sus hijos.  Efesios 5:25 afirma:  ….amad a vuestras mujeres, así como Cristo.  1 Pedro 3:7 agrega:  ….dando honor a la mujer como a vaso más frágil….Toda esposa necesita sentirse amada y tratada con respeto, honra y sensibilidad.  Sobre los hijos, deben ser tratados de forma respetuosa no provocándoles a ira sino más con disciplina y amonestación del Señor.
            Por el otro lado , las damas,  no deben descuidar su feminidad (tener las cualidades tradicionalmente normales a las mujeres….).  Lamentablemente desde el mismo Edén, Satanás fue el originador para rebelarse el plan original de Dios y se oponen a Su autoridad comiendo del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal.  Es importante que cada mujer tenga contentamiento de ser lo que es , una mujer a imagen de Dios.  Cuando fue creada, Eva tuvo que cumplir con funciones únicas y específicas.  Génesis 1:28, 2:18 dice:  Y los bendijo Dios, y les dijo:  Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra, y sojuzgadla y señoread….No es bueno que el hombre esté solo, le haré ayuda idónea para él. 
            La mujer es llamada por Dios a una vida pura y ejemplar.  1 Pedro 3:1 dice, ….sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas.  Es una exhortación del apóstol a que la esposa tenga un buen testimonio y pueda ganarse a su esposo para Cristo cuando él no sea un hijo de Dios todavía. Es un estilo de vida sin reproche alguno (no perfecto desde luego).  Tanto Pedro como Pablo hablan de cómo vestir una esposa ejemplar.  1 Timoteo 2:9 dice, ….que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia.  Hay un claro llamado  no caer en el extremo del vestido.  Todo lo contrario, vestirse moderadamente sin llamar la atención.  Es una mujer con dominio propio.  1 Pedro 3:3-4 agrega:  …sino el interno, el del corazón…un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.  En ningún momento hay prohibición a maquilarse, usa joyas o algo parecido.  Es mas bien un llamado a guardar el balance en cuanto al vestido externo y el interno. Creemos que muchas veces  ahí está el problema.   Nos preocupamos mas lo externo olvidando o descuidando lo interno.  Dios valora mucho que toda mujer se preocupe por tener un espíritu afable y apacible.  Es de gran estima o mucho valor para Él.  Favor tenerlo presente.  Bendiciones a todos.  

lunes, 4 de febrero de 2013

Cualidades bíblicas sobre la amistad (Juan 15:12-17)


Cualidades bíblicas sobre la amistad (Juan 15:12-17)
La Biblia es un libro que habla mucho sobre la amistad.  Ella la valora, la promueve y la recomienda.   Jesús mismo en Juan llama a amigos a sus discípulos (Juan 15:14).  Proverbios, el libro de la sabiduría, habla mucho al respecto.  La amistad, es el afecto personal desinteresado hacia una persona.  Esta nace, se fortalece y debe mantenerse firme y fuerte.  Las relaciones humanas es un tema que está lleno de dificultades para mantenerlas en un ambiente sano.  Hoy la sociedad está llena de tensiones, odio, rencor, venganza, hablar mal del otro etc.  Para mantener relaciones sólidas que nos traigan satisfacción, debemos cambiar nuestra forma de pensar respecto a los demás.  Las relaciones se ven afectadas cuando nos perdemos el respeto y herimos nuestros sentimientos.  Todos nos merecemos respeto y debemos tratarnos  de esa manera.  En toda relación de amistad, es tratar a los demás como nos gustaría que nos tratasen.
            Una primera cualidad en toda amistad, es tomar la iniciativa (Proverbios 18:24, El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo).  Un amigo es alguien que uno ama.  El proverbios es muy claro  sencillo. Queremos amigos, seamos y mostrémonos como amigos.  No podemos aspirar a tener amistad si nosotros mismos no nos abrimos para mostrar nuestra amistad.  Muchos nos quejamos de no tener amigos pero no pensamos si nosotros estamos brindando amistad.  ¿Nos mostramos amables, gentiles y serviciales con los demás?    El ejemplo de Jonatán es oportuno en esta caso.  Este joven príncipe tomó la iniciativa al mostrarle su genuina amistad a David,   E hicieron pacto Jonatán y David, porque él le amaba como sí mismo.  Y Jonatán se quitó el manto que llevaba, y se le dio a David, y otras ropas suyas…..(1 Samuel 18:3-4-).    Jonatán demostró con hechos que quería ser amigo de David y tomó la iniciativa.  No esperamos que sean los demás que se acerquen.  Así que, todas las cosas que queréis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos (Mateo 7:12).
            Una segunda cualidad es amarnos genuinamente (Prov. 17:17, En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia).  En todo tiempo, no solamente cuando las cosas van bien es que debemos mostrar la amistad.  ¿Cómo nos ve Dios?  Él nos ama no importando quiénes somos (Mateo 5:38-47).  Es fácil tener abundantes amigos cuando todo va bien, pero qué cuando es lo contrario.    Tristemente nuestra experiencia no es grata cuando más necesitamos los amigos desaparecen por arte de magia.  Los amigos son en las buenas y en las malas.  En todo tiempo ama el amigo.  Así se demuestra una verdadera amistad.  En todo tiempo no importando las circunstancias.
            La tercera cualidad es la amistad es actuar y hablar con la verdad (Prov. 27:6, Fieles son las heridas del que ama, pero importunos los besos del que aborrece).  El pasaje describe una contradicción.  Un amigo genuino siempre nos hablará con la verdad.  Desde luego no debemos desligar el hablar la verdad con amor (Ef. 4:15, ..siguiendo la verdad en amor…).  Por otro lado, está la persona que finge la amistad por medio de tantas manifestaciones de cariño como ser el beso (caso de Judas, Mateo 26:48-49).  Un enemigo tratará de fingir la amistad llevando una máscara de amor y así llevar a cabo sus malas intenciones.  Finalmente, la amistad debe ser desinteresada (Proverbios 19:4, Las riquezas traen muchos amigos….).  El hijo pródigo es un buen ejemplo de ello (Lucas 15:13-15).   Mientras  el hijo pródigo tenía recursos, sus amigos sobraban pero cuando  se acabó el dinero, los amigos también se acabaron.  Cuando la amistad es por conveniencia, no es una verdadera amistad.  Proverbios 14:20, El pobre es odioso aun  a su amigo, pero muchos son los que aman al rico.  ¿Qué tipos de amigos somos?  Es oportuno que nosotros mismos nos hagamos un examen qué tipo de amigos nos consideramos.  Demostremos una amistad genuina y mostremos a todos que somos buenos amigos.  Bendiciones a todos.