lunes, 29 de abril de 2013

Cómo enfrentar la crítica (Números 12)


Cómo enfrentar la crítica (Números 12)
Dentro de la serie de fracasos del pueblo de Israel durante su travesía por el desierto, este capítulo del libro de Números menciona la crítica que Moisés debe enfrentar.  Esta viene de su misma familia.  Son sus hermanos mayores que le critican por una decisión  personal al casarse con una mujer que no era judía.  Sobre la crítica diremos lo siguiente.  Ningún líder o persona que está al frente estará libre de la crítica.  Su humildad y madurez se pone a prueba cuando viene la crítica (mayormente cuando es falsa).   No hay ninguna otra cosas que elimine la eficiencia, capacidad e iniciativa de un servidor que la crítica destructiva.  Esta obstaculiza el progreso de la obra de Dios.  La iglesia madura y espiritual no debe prestarse a murmurar, hablar mal o criticar sus servidores.  Destruye la iglesia y le hacemos juego al enemigo de nuestras almas (Lev. 19:16, Ef. 4:25, Prov. 10:19).
            Moisés nos enseña cómo debemos enfrentar la crítica.  Primero con un espíritu de mansedumbre (v. 1-3).  La crítica en esta caso negativa, es expresar un juicio u opinión negativa sobre una persona o cosa.  Esta tiene como fin destruir.  Todos mas de alguna vez necesitamos palabras de estímulo, ánimo y edificación.  ¡Lo más fácil es criticar para destruir!  No lo hagamos.  De las rebeliones más complicadas que Moisés enfrentó, esta fue la más complicada.  Viene de su misma familia.  María y Aarón se creyeron con el derecho de criticar a Moisés primero, por su decisión personal de tomar por esposa una mujer no judía.  Así también mezclan su reclamo con el ministerio.  ¿Solamente por Moisés ha hablado Moisés?  ¿No ha hablado también por nosotros?  La rivalidad y celos ministeriales no son nada nuevo. En este caso dentro de la familia de Moisés.  Saúl se dio a la inútil tarea de perseguir a David para matarle como producto de sus celos y envidia por la popularidad de este último al haber vencido a Goliat.  El pecado de la crítica ha afectado el cuerpo de Cristo y lo sigue afectando.  Es como un virus que nos infecta a todos sin discriminación alguna.  El espíritu de Jezabel de la crítica hay que rechazarlo en el Nombre de Jesús.  Lo oyó Jehová (v. 2).  Hay una cuarta Persona involucrada en el asunto.   Es la Persona de dios.  Nosotros no podemos emitir una crítica por muy oculto que estemos no escapamos del ojo y oído de Dios.  Lo oyó Jehová, debe provocarnos un temor reverente y santo.  El pasaje describe la reacción mansa de Moisés.  Todos debemos aprender de ello.
            Segundo, debemos ser fieles al Señor (v. 4-8).   Dios mismo honra la vida de Moisés, lo defiende y protege.  No así mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa.  Cara a cara hablaré con él….Dios es Soberanos en escoger sus servidores por lo tanto no pelear por esos lugares.  Dios los da y Él los quita.  Debemos poner atención a la observación de Dios.  Califica a Moisés como fiel en toda mi casa.  No se trata de ser sabio, inteligente, capaz u otra habilidad alguna.  Se trata de ser fiel, digno de confianza (1 Cor. 4:2).  ¿Por qué, pues, no tuviste temor de hablar contra mi siervo Moisés?  ¿Cuál es nuestro sentimiento cuando criticamos a alguien y muchas veces sin conocimiento de causa?   Dios mismo les hace ver que en ellos y en nosotros debemos tener temor.  Ambos hermanos son confrontados fuertemente por Dios mismo.  Ellos se creyeron con el derecho y libertad de cuestionar el liderazgo de Moisés. 
            Tercero, debemos tener misericordia (v. 9-13).   Dios actúa de inmediato y castiga a María (quizá era la líder) con lepra.   Cuando criticamos y hablamos mal contra la autoridad delegada, es pecar contra Dios mismo.  María fue castigada con lepra.  Vaya gravedad del asunto.  Ellos nunca lo vieron así desde el inicio.  Aarón lleno de temor y sorpresa acude donde su hermano Moisés y exclama:  locamente hemos actuado, y hemos pecado.  Moisés demuestra su corazón pastoral intercediendo a favor de su rebelde hermana.  Clamó a Jehová….Te ruego, oh Dios, que la sanes ahora.   ¿Cómo hubiéramos reaccionado nosotros?
            Finalmente, hay consecuencias al pecado de la crítica.  Hay elementos que se notan.  María es avergonzada al ser expulsada del campamento delante de todo el pueblo.  Tengamos presente que ella es profetiza (Éx. 15:20) hermana del líder principal de Israel.  Y también hay atraso en el avance.  Y el pueblo no pasó adelante.  Todo pecado atrasa la obra de Dios y el progreso de la iglesia.  Este pasaje debe llamarnos la atención en ser cuidadosos en lo que hablamos tocante al hermanos o hermanos que nos dirigen.  Mejor oremos por ellos y respaldemos sus decisiones con amor y no seamos obstáculos para detener el avance de la obra de Dios.  Bendiciones a todos.   

lunes, 22 de abril de 2013

La disposición del siervo (1 Samuel 12:1-5)


La disposición del siervo (1 Samuel 12:1-5, Por Serafín Contreras Galeano, Apuntes Pastorales).
Disposición es la acción o efecto de disponer.  Disponer es colocar, poner las cosas en orden y en situación conveniente.  Hay cosas que tienen que ser puestas en orden en estos últimos tiempos.  Algunos quizá no estarán de acuerdo al observar cierto despertar espiritual y progreso en el evangelio.  Sin embargo a pesar de ello, no debemos cerrar nuestros ojos a la realidad que vivimos.  ¿Cómo se mide el corazón y la disposición de un siervo?  ¿por su actitud ante los logros, los éxitos y los avances?  ¿Por la manera cómo es admirado por la gente y sus seguidores?  ¿Por cuántos votos logra en las asambleas y en la convención?   ¿O, quizá por cuántos programas de televisión tiene o cuán grande es la megaiglesia que pastorea?.....No, el corazón de un siervo se mide por la disposición a ser examinado durante la obra y al terminar la misma.    El corazón se mide por la actitud que tiene cuando necesita entregar el cargo a otro.  El profeta Samuel demostró su verdadero corazón cuando le entregó el pueblo a Saúl, primer rey de Israel.
            Samuel, fue el último de los jueces de Israel.  Los jueces, fueron individuos que ejercieron gran influencia sobre las tribus de Israel por su  fuerte personalidad, estatura moral y tener acceso directo a Dios.  El corazón de Samuel se pudo ver un día que él dio su discurso final ante el pueblo para entregarle la dirección de Israel a Saúl.  En el corazón de Samuel había una total disposición para Dios y para el pueblo, y de ello nosotros necesitamos aprender como siervos.   La primera disposición es,   escuchar (1 Samuel 12:1, He aquí, yo he oído vuestra voz…..).  Todo siervo necesita aprender a saber escuchar al pueblo.  Sin embargo, antes de aprender a escuchar al pueblo necesitamos aprender a escuchar a Dios.  Cuando aprendemos a oír a Dios, Él nos guiará para que oigamos a los que Él quiere que oigamos.  Un buen siervo sabe escuchar aún aquello que no es agradable.  Muchas veces como líderes tenemos miedo de escuchar lo que el pueblo quiere decir.
            Segunda disposición es a reproducirse (1 Samuel 12:2,  Yo ya soy viejo y lleno de canas pero mis hijos están con vosotros….).   Hemos sido llamados a reproducirnos, jamás a perpetuarnos.   Dios nos ha llamado a hacer discípulos y que el día que entreguemos lo que estamos haciendo podamos decir también:  Yo ya estoy viejo….pero aquí quedan los que he estado formando para que ellos continúen….Jesús nos dejó el ejemplo y el mismo modelo lo encontramos en Pablo cuando dijo:  Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros (2 Timoteo 2:2).   Debemos dar los pasos para reproducirnos en otros.  Una tercera disposición es ser modelo (1 Samuel 12:2,   yo he andado delante de vosotros).  Andar delante implica estar expuesto a ser observado y analizado.  Muchos siervos quieren andar detrás impulsando a la gente.   Sin embargo, lo más importante es estar adelante, porque el mundo se ha cansado de las palabras.  Lo que le gente quiere son modelos.  Si no hay un modelo de vida, surge la angustia.  Pero no modelos de televisión.  Muchos de los que sirven al Señor parecen más modelos de televisión.   Debemos permitir que el evangelio sea encarnado en nuestra vida y que podamos decirle al pueblo: Yo he andado delante de vosotros.  Una tercera disposición es ser perseverante (1 Samuel 12:2, desde mi juventud hasta este día).  Cuando Samuel expresó tal declaración estaba diciéndole al pueblo:  Ustedes saben que desde mi juventud hasta este día, cuando ya mi cabeza está llena de canas y mi cuerpo sin fuerzas, he sido perseverante.  La perseverancia estimula y anima a los seguidores.  No es asunto de comenzar…..es asunto de mantenerse y terminar fielmente.  Vivimos en un mundo lleno de inconstancia y flexibilidades, pero a los siervos se nos exige ser constantes y perseverantes.  Qué bueno es encontrar aún siervos que con su vida han demostrado fidelidad y perseverancia.  El mejor mensaje que podemos transmitir a los discípulos es esa clase de vida.  Es penoso cuando los líderes no rinden y por cualquier razón son desertores de las filas de Cristo.   El pasaje describe otras disposición  pero nos quedaremos hasta aquí.  Es menester que nos preguntemos si se aplica lo descrito anteriormente en nuestras vidas.     Bendiciones a todos.  

lunes, 15 de abril de 2013

Razones del por qué Dios permitió a Israel el paso por el desierto (Deut. 8:1-10).


Razones del por qué Dios permitió a Israel el paso por el desierto (Deut. 8:1-10).
Sin duda alguna el paso por el desierto fue una gran experiencia para el pueblo de Israel.  Bajo la dirección del liderazgo de Moisés,   Dios permitió esta experiencia al pueblo con fines pedagógicos (enseñanza-formación).  Aunque ellos no lo sabían, el desierto no era el destino final, solo una travesía pero muy necesaria.  En ese lugar, Dios permitió que ellos pasasen diferentes situaciones para probarles como también de darles leyes y estatutos para hacer de ellos una nación con formación y quitarles la mentalidad de esclavos que tenían en sus mentes y conductas después de 400 años de esclavitud,  y que aprendiesen a confiar y a depender de Su poder solamente.   Hay algo más que debemos tener presente para nosotros hoy día: Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos (advertencia) a nosotros (1 Cor. 10:11)….Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza.  Sencillamente, de la historia podemos ignorarla o aprender de ella (sabia decisión).
            Primera razón:  Dios tenía un plan especial para Su pueblo.  Al momento de salir, Dios nos les llevó directamente o por la ruta mas corta que era lo lógico y esperado. Éxodo 13:17nos da la razón:  Dios nos los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca, porque dijo Dios: para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto.   Israel no estaba preparado militarmente como nación.   Ellos habían estado por 400 años como esclavos y no estaban preparados para enfrentar la guerra.  Un gran detalle que Dios no pasó por alto.  Dios no tenía prisa y tenía todo fríamente calculado.  El desierto era el lugar donde Dios les formaría y debían esperar por lo menos dos años para esa formación (Números 10:11-14). 
            Segunda razón:  Dios destruiría el ejército poderoso de Faraón.    Como se dijo anteriormente, hay un posible error de Dios al tomar un rumbo equivocado.  Según Faraón, Dios había cometido un grave error, Porque Faraón dirá de los hijos de Israel: Encerrados están en la tierra, el desierto los ha encerrado.  Sin embargo, Faraón y su poderoso ejército debía saber que:  los hijos de Israel habían salido con mano poderosa, Éx. 14:8.  Un gran detalle que al parecer fue muy pequeño a los ojos del monarca  egipcio. ¡Nunca debió menospreciar el Dios que Israel tenía!   Ese desvió era innecesario para la ruta a Canaán.   Pero en el plan de viaje, Dios lo tenía contemplado antes de seguir y llegar al destino final. ¿Quién encerró a quién?  La reacción de temor del pueblo de Israel al venir a Faraón con su ejército fue de gran temor.  En el v. 13 hallamos algo muy interesante:  los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis.  Al leer los v. 25, 29-31 no tardaron en cumplirse esta palabra profética.  Dios mismo pelearía las batallas de Israel (v. 14, Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos). Era en el desierto que Israel debía aprender esa gran verdad.  ¿Cuál es nuestro mar Rojo o Faraón que estamos enfrentando hoy?    Dios sigue estando a nuestro lado firme y seguro para defendernos y darnos la victoria.
            Tercera razón:  Dios tenía y tiene grandes para enseñanzas para todos (Deut. 8:2-10).  El desierto fue un lugar y tiempo definido de formación.  Para probarte, para saber lo que había en tu corazón…(Deut. 8:3).    Dios dispuso 40 años de formación y preparación a Israel antes que entrasen a la tierra prometida.  Durante esos años Dios permitió varias situaciones que el pueblo experimentase.  El Señor les hizo pasar por diversas pruebas como ser la falta de agua y comida sin embargo Su fidelidad fue ratificada proveyendo todo lo necesario por 40 años.  Te sustentó con maná….Tu vestido nunca se envejeció sobre ti, ni el pie se te ha hinchado en estos cuarenta años (Deut. 8:3-4).  Las aflicciones eran parte del plan de Dios para ellos, y lo siguen siendo para nosotros.  La meta del programa de estudios divinos es que aprendamos sus principios por medio de humillarnos (Salmos 119:71, Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos).   Los v. 7-10, muestran un gran contraste entre el árido desierto y la tierra que Dios les estaba dando como herencia.  Como hemos visto, el desierto era un lugar de transito.  Nosotros somos extranjeros y peregrinos (1 Pedro 2:11).  Nuestro destino final es mucho mejor.  Cielos nuevos y tierra nueva (Apoc. 21: 1, 4-5).    Somos llamados a creerle a Dios Sus promesas.  Israel tuvo que atravesar por 40 años el desierto.  Usted y yo no necesitamos hacerlo.  Aprendamos de la historia y no cometamos los mismos errores.   Dios sigue teniendo mejores planes para nosotros y Él sigue en control de todo aunque parezca que no.  Y recordemos, Jehová sigue peleando por nosotros.  Bendiciones a todos.  

lunes, 8 de abril de 2013

La iglesia y la Gran Comisión (Mateo 28:18-20)


La iglesia y la Gran Comisión (Mateo 28:18-20).
Una iglesia con propósito del pastor Rick Warren ha sido uno de los libros que mas a impactado a la iglesia en los últimos años.  Al mismo tiempo que es un recordatorio ha sido una exhortación de la responsabilidad y privilegio que como iglesia tenemos.  Tristemente ha sido de las más descuidadas a pesar que este mandato está en las últimas palabras de Cristo a sus discípulos.  Hechos 1:8 es clave en este delicado tema.  ….me seréis testigos en Jerusalén……y hasta lo último de la tierra.  La iglesia del Libro de los Hechos al inicio no quisieron obedecer este mandato y se limitaron a dar testimonio únicamente en esa ciudad olvidando los demás lugares.  
Dios tuvo que permitir la persecución iniciada por Saulo, más tarde instrumento escogido divinamente para seguir extendiendo el Reino de Dios hasta lo último de la tierra.  Hechos 8:1 dice:  ….hubo una gran persecución contra la iglesia que estaba en Jerusalén, y todos fueron esparcidos por las tierras de Judea y de Samaria, salvos los apóstoles.    Lo interesante de este hecho aparte de la persecución en sí, es que el v.  4-5 agrega:  Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio.  Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo.  El término anunciar es evangelizar que significa buenas nuevas.  Veamos que la persecución no fue un obstáculo alguno para que no obedeciesen la orden original del Señor, ser testigos hasta lo último de la tierra.  Hoy una de las mayores dificultades que tiene la iglesia en la mayoría de los lugares es la comodidad.  Estamos rodeados de muchos bienes materiales y eso nos mantiene entretenidos y afanados en otras cosas olvidando nuestro llamado.   ¿Será  que necesitamos otra persecución para despertarnos espiritualmente y obedezcamos ese llamado macedonio (Hechos 16:9, …..Pasa a Macedonia y ayúdanos).  
Cuando analizamos la Gran Comisión descrita en Mateo 28:18-20,   Robert Coleman en su libro Viviendo la Gran Comisión dice:  En el texto original, no existe más que un verbo, haced discípulos.  Id (yendo), bautizándolos y enseñándoles son gerundios, lo que significa que esas actividades no quedan separadas….Las implicaciones de esto son muy importantes para el ministerio, porque significa que la razón para ir a cualquier parte, ya sea a la casa de al lado,  o al otro lado del océano, es hacer discípulos (p. 46).  Así que para un buen entendedor sabe que nuestra misión principal al dar las buenas nuevas de salvación es hacer discípulos a todas las naciones.  Lo trágico de este mandato que como iglesia nos hemos quedado en hacer convertidos haciendo únicamente la mitad de nuestra labor y no estamos haciendo discípulos.  Discipular, es la relación maestro-alumno donde se moldea el carácter del alumno por medio de la Palabra buscando la madurez del mismo.  Así que la iglesia sigue aquí para ser testigos haciendo discípulos hasta lo último de la tierra.
Siempre tomando como modelo la iglesia del Libro de los Hechos, Lucas su autor nos relata la experiencia de los primeros creyentes.  El capítulo segundo verso 42 dice:  Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.  ¿Qué vemos aquí?  Vemos sencillamente un grupo de hermanos tratando de poner en práctica la Gran Comisión.  Perseveraban es sinónimo de constancia.  Ellos eran constantes en la enseñanza de la Palabra.  Quizá una de las grandes debilidades de la iglesia contemporánea radica en la falta de una enseñanza sana de las Sagradas Escrituras.  Nuestros púlpitos se han convertido en la disertación de tantos temas menos de la predicación de la Biblia y por ende no hay un discipulado de nuevos convertidos.  No somos constantes y la iglesia se ha convertido en muchos casos en un centro de tantas motivaciones menos escuchar la Palabra, ser edificados y ser discipulados.  Creemos que ese tema debe ser de reflexión para ser obedientes al llamado de Cristo.  La Gram Comisión es para ayer y para hoy.  ¡Iglesia, despertemos y abramos nuestros ojos y démonos cuenta que los campos están blancos y listos para la siega! (Juan 4:35:  He aquí os digo:  Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega).  Pablo en Colosenses 1:28 dice:  ….a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre.  Ese es nuestro llamado también.   La Gran Comisión consiste en presentar a Cristo a todo hombre y llevarlo a la madurez cristiana.  Bendiciones a todos.   

lunes, 1 de abril de 2013

Reacciones diversas ante la reacción de Cristo (Mateo 28:1-20)


Reacciones diversas ante la resurrección de Cristo (Mateo 28:1-20)
¿Por qué es importante la resurrección de Cristo para la iglesia?  Pablo responde bíblicamente esta interesante pregunta:  si Cristo no resucitó, vana es vuestra fe (1 Cor. 15:14, 17).   Vano significa vacío, inútil, no tiene valor, sin propósito.   Sin la resurrección de Cristo, nuestra fe no tiene sentido alguno.  La fe de los primeros discípulos fue tan real que no les importó morir si era necesario.  La historia describe como miles de ellos morían en el circo romano como testimonio público por su fe en aquella Persona que había muerto en una vergonzosa cruz y que había resucitado tres días después apareciéndose a Pedro, después a más de quinientos hermanos y por último al apóstol Pablo (1 Corintios 15:5-8).  
Según los evangelios, Jesús resucitó el primer día de la semana o sea el domingo (Mateo 28:1, Marcos 16:9, Lucas 24:1, Juan 20:1).  Podemos afirmar, que esto le dio todo un nuevo significado para la vida de la iglesia.  Su día de reunión cambió del sábado al domingo (Hechos 20:7, 1 Corintios 16:2,  El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan…..Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo).  Las primeras personas que fueron testigos de la resurrección tuvieron diversas reacciones.   Según Mateo 28:4, de miedo de él los guardias temblaron y se quedaron como muertos.   Así también las mujeres tuvieron la misma reacción (Mateo 28:8, Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos).  La reacción de miedo es comprensible debido al fuerte terremoto cuando el ángel descendió del cielo y removió la piedra.  Con el caso de las mujeres se agrega el gran detalle, y gran gozo….El gozo fue mayor que el temor.  ¡No era para menos!  ¡Jesús había resucitado como lo había predicho!  También vemos obediencia inmediata de parte de las mujeres, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos (Mateo 28:8).  Lucas 24:9 dice,  y volviendo del sepulcro, dieron nuevas de todas estas cosas a los once,  y a todos los demás.  Estas mujeres cumplieron su labor.   Ellas llegaron a ser los primeros testigos para dar las buenas nuevas a toda la humanidad.  
Mateo 28:11-12, describe otra reacción, reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados.  Estos hombres que también fueron testigos, permitieron ser sobornados para que callaran la verdad.  Así también, fue la manera sencilla como las autoridades judías trataron de cubrir o negar una gran verdad.  El soborno y la protección fue el premio recibido por ellos.  Pero también vemos otra reacción, hay adoración y duda (Mateo 28:9, 17, Y ellas, acercándose, abrazaron sus píes, y le adoraron…Y cuando le vieron, le adoraron pero algunos dudaban ).  El v. 9 nos dice que después de recibir el saludo del Cristo resucitado lo reconocen de inmediato y lo adoran.  ¡Esa debe ser nuestra reacción hoy día también, adorarle!.  Sin embargo, se agrega que algunos dudaban.  En el relato de Mateo, sobresale la adoración sobre todo.  
¡Jesús ha resucitado!  Fue la gran noticia dada por aquellas mujeres y después por sus discípulos.   La resurrección de Cristo, asegura nuestra futura resurrección (1 Tes. 4:14, Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él).   Su resurrección  asegura nuestra regeneración (nuevo nacimiento).  1 Pedro 1:3 agrega:  por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva.    Ese nuevo nacimiento se hará efectiva completamente cuando estemos en Su presencia (tendremos cuerpos transformados).    La resurrección de Cristo asegura nuestra justificación (somos declarados justos, libres de toda condenación).   Romanos 4:25 afirma:  fue entregado a la muerte por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación.  Dios aprobó la obra de Su Hijo en la cruz resucitándole para nuestro beneficio.  Debido a su completa obediencia, Dios le exaltó hasta lo sumo (Fil. 2:8-9).    Obviamente podemos seguir enumerando muchos otros beneficios a favor nuestro debido a la resurrección de Jesús.  Pablo en 1 Corintios 15:57 nos recuerda:  Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.  ¡Resucitó!  Fue la gran noticia de los primeros discípulos y el estandarte de predicación de la iglesia de los primeros siglos y debe serlo para la iglesia del siglo XXI.  Anualmente la tumba de grandes líderes es visitada.  Lénin, Mahoma entre otros.  La gran diferencia con la de Jesús es que ¡está vacía!  El ángel le dijo a las mujeres que visitaron la tumba:  ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?  No está aquí, sino que ha resucitado (Lucas 24:5-6).    La iglesia adora, sirve y sigue a un Cristo que venció y que vive por los siglos de los siglos (Apocalipsis 1:18).  Bendiciones a todos.  Ah recordemos, maranata , ¡Cristo viene!  ¡Amén, sí ven Señor Jesús!.   Bendiciones a todos.