lunes 20 de mayo de 2013

David debe enfrentar sus conflictos familiares (2 Samuel 13:1-21)


David debe enfrentar sus conflictos familiares (2 Samuel 13:1-21)
La Biblia es muy clara cuando dice en Gálatas 6:7, No os engañéis, Dios nos puede ser burlado, pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.  David lo vivió en su vida familiar.  La palabra que él recibió de parte del profeta Natán se cumplió en su totalidad (2 Samuel 12:10-12).  Aunque es llamado un hombre conforme al corazón de Dios, sin embargo las consecuencias de su grave pecado con Betsabé y su posterior asesinato a Urías, esposo de Betsabé, tuvieron un gran impacto negativo en la vida familiar del rey.  A esto debemos agregarle su falta como un padre pasivo ante los conflictos de sus hijos.  Sencillamente no actuó como se esperaba.  David como padre, no supo administrar la vida de sus hijos.  No les puso límites (1 Reyes 1:5-6 caso de su hijo Adonías).  No tuvo sabiduría y tacto en mediar entre sus hijos y fue sumamente pasivo con ellos.
            El primer conflicto que David experimentó, tiene que ver con una grave falta sexual.  Su hermosa hija Tamar es violada por su hijo primogénito Amnón (2 Samuel 13:11-15).  La Biblia indica que Amnón estaba enamorado de su media hermana.  Al grado que estaba casi enfermo.  Siguiendo los consejos de su primo  Jonadab (v. 3-14), Amnón se finge enfermo y pide a su padre que envíe a Tamar para que le atienda y ahí se aprovecha de la situación y violentamente y a pesar de los ruegos de ella,  Amnón consuma su mal orientado hacia su hermana (2 Samuel 13:14).  Lo que sigue a continuación no deja de ser aún mas triste.  Luego la aborreció Amnón con tan gran aborrecimiento, que el odio con que la aborreció fue mayor que el amor con que la había amado.  Y le dijo Amnón:  Levántate, y vete (v. 15).    Es interesante que la pobre Tamar, después de este horrible incidente acude a la persona que ella quizá más amaba y podía sentirse protegida y apoyada.  Ella va donde su hermano Absalón.  ¿Por qué no buscó apoyo donde papá David?    La Biblia no lo dice.  Podemos imaginarnos y tomando como contexto toda la vida familiar de David, es que sencillamente no ocupó tiempo con ellos.  Sea lo que fuese, Tamar busca en su hermanos apoyo, consuelo, protección y muchos mas.    Lamentablemente, ella no recibe lo que necesitaba en ese momento.  Absalón le dice:  Pues calla ahora, hermana mía, tu hermano es, no se angustie tu corazón por esto.  Y se quedó Tamar desconsolada en casa de Absalón su hermano (v. 20).  Tamar tuvo que llorar en silencio su violación (es casi la misma situación cuando hay abuso, silencio de las víctimas).  Pero además veamos, ¿qué hizo papá David?  Luego que el rey David oyó todo esto, se enojó mucho (v. 21).  David únicamente se enojo pero no actuó conforme a lo que ley decía (Lev. 18:9, 20:10-17).   No hay ninguna corrección.  Fue un padre muy pasivo.   ¿Volvería a la memoria de David su caso de adulterio con Betsabé?    Quizá sí como también el sufrir sus consecuencias ya predichas por el profeta de Dios.
            El segundo conflicto que David tuvo que enfrentar está muy ligado al primero.  Su hijo Absalón toma venganza y mata a su hermano Amnón por haber violado a su hermana Tamar.  Debido a que David, como padre no supo actuar, Absalón toma la ley en sus manos y después de dos años de estar planeando cómo hacerlo, aprovecha una fiesta tradicional en casa.  Después de haber embriagado a sus hermanos, previamente había dado orden a sus empleados de matar a Amnón (v. 28-30).   De nuevo surge la pregunta, ¿qué hizo David?  Rasgó sus vestidos, y se echó en tierra (v. 31).  David quizá ni se enteró que por espacio de dos años, sus hijos Amnón y Absalón no se dirigieron la palabra.  Absalón en silencio mantuvo un odio que crecía cada día hasta que consumó su venganza.   La palabra de Dios se cumple nuevamente en David donde más le dolía, sus propios hijos.  Sus propios pecados cometidos años antes, se repiten en la vida de sus hijos.  Pecado sexual y asesinato él los había cometido.  Ahora sus hijos lo repiten.    La ley mosaica era muy clara al respecto (Éxodo 20.20-25).  Aunque le doliera, David debía ejecutar a Absalón.  Este último huye y por tres años lejos de David su padre.   Es interesante la reacción de David,   lloraba por su hijo todos los días….Y el rey David deseaba ver a Absalón….(v. 37, 39).    Su corazón dolido al ver toda la tragedia en casa pero sin ninguna corrección o disciplina en ellos.    Es interesante darnos cuenta la importancia en nuestra vida como padres, de desarrollar una vida íntegra.  Eso da seguridad a nuestros hijos.  Es triste decirlo, pero David no llenó ese estándar en su vida.  No tuvo la autoridad de llamarles la atención a sus hijos ni tampoco de corregirles.  Su propio pecado le impedían y lo ataban al pasado.   David se les arregló como pudo pero sin llegar al fondo de los problemas.  Aunque su pecado fue perdonado, sus graves consecuencias tuvo que sufrirlas por el resto de su vida.  La Biblia es clara, todo lo que sembramos, eso también segaremos.  Padres, favor tenerlo presente.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario