lunes 27 de enero de 2014

Breve biografía de Nikolás Luís von Zinzendorf (Apuntes Pastorales, Vol. XVIII, Núm. 1, p. 70-71).

Breve biografía de Nikolás Luís von Zinzendorf (Apuntes Pastorales, Vol. XVIII, Núm. 1, p. 70-71).
            Nikolás von Zinzendorf nació en Austria en 1700, en el año 2000 se celebraron trescientos años de su nacimiento de un hombre cuyo ministerio Dios ha usado grandemente en vida y hasta el día de hoy.  Hijo del ministro de gobierno de Austria, como recién nacido Nikolás quedó huérfano de su padre.  Cuando tenía cuatro año, su madre se volvió a casar, esta vez con el Ministro de Guerra de la nación.
            Nikolás fue un estudiante diligente.  Después de graduarse de la universidad empezó a estudiar Teología en la Universidad de Wittenburgo,  que el Duque Federico de Sajonia había convertido en plantel de la reforma con la ayuda de Lutero.  Al terminar una carrera adicional en Derecho, el joven Conde entró al servicio del gobierno de Alemania en Dresden.  Allí conoció a la comunidad de los moravos, entre cuyos líderes fundadores figuraba Juan Huss.  Este contacto con los moravos ayudó a preparar a von Zinzendorf para su ministerio durante una época difícil.  Aunque había transcurrido medio siglo desde que se firmara el acuerdo de paz en Westfalia, el cual puso fin a la Guerra de los 30 años, existía todavía el problema de los desplazados por la violencia religiosa.  Nikolás decidió brindar ayuda a todas aquellas personas que huían perseguidas por su manera de adorar a Dios.  En la provincia de Berthelsdorf, que le pertenecía como herencia de familia, estableció una zona de despeje religioso donde cualquier persona podía vivir y trabajar sin temor a ser perseguido de parte de ningún gobierno o religión.  Se llamaba Herrnhut o sea, el redil del Señor.  El Conde renunció a sus compromisos como funcionario del gobierno alemán y se trasladó de Dresden para estar al frente de la nueva comunidad.
            Pero allí los problemas apenas comenzaban.  Los que se refugiaban en Herrnhut eran descendientes de personas con fuertes convicciones que habían sobrevivido gracias a su carácter pujante.  Todos estaban aferrados a sus particulares ideas y costumbres.  Al disfrutar de libertad nuevamente, no demoraban en tratar de proselitizar y conquistar a sus vecinos, quienes por su parte no pensaba quedarse atrás.  El pobre Nikolás había creado un recinto repleto de polémica y recelo, que difícilmente podía dominar.  En uno de sus viajes a Dinamarca, el Conde se encontró con esquimales que había conocido el cristianismo por medio del misionero luterano, Hans Egede, Nikolás quedó impactado por esa vocación misionera.  Cuando regresó a Herrnhut, organizó la comunidad para formar pequeños equipos de personas que estuvieran de acuerdo doctrinalmente, y empezó a enviarles a lugares donde vio la necesidad de predicadores.  Guyana, Las Islas Vírgenes, Sudamérica, África, la India y muchos otros países recibieron el evangelio por medio de la agencia evangelizadora que fundó el Conde von Zinzendorf cien años antes del gran movimiento misionero del siglo XIX.
            Él envió a cada obrero con su pasaje de ida y lo equivalente a unos $10, suma que debía cubrir sus gastos mientras organizaba el nuevo campo misionero.  Durante el invierno de 1735-1736, unos misioneros moravos, que habían sido comisionados a predicar el evangelio a indígenas en Norteamérica, viajaron acampados en la proa de la nave Simmonds.  En la misma embarcación iban dos jóvenes capellanes de nombres Juan y Carlos Wesley.  La corona británica les estaba enviando como ministros de la iglesia oficial para atender a un pueblo en la nueva colonia.  Durante la travesía una repentina tempestad partió el  mástil principal de la embarcación.  Juan y Carlos sintieron tanto pánico que no pudieron dar consuelo ni fortaleza a los demás pasajeros asustados.  Esta experiencia les hizo percatarse que sufrían de pobreza espiritual y anímica.  En cambio, el grupo de misioneros moravos, acurrados en el entrepuente para defenderse del viento y del aguda, en el mal herido barco, se consolaban mutuamente, cantaban himnos y brindaban apoyo a los demás.  Su ejemplo impresionó grandemente a los cobardes Juan y Carlos.  Al terminar su comisión dos años más tarde, los Wesley regresaron a su país de origen, y una capilla morava en Londres tuvieron un encuentro con Dios que, además de transformar sus vidas, fue el comienzo del gran avivamiento wesleyano. 

            Por su parte, en Herrnhut, el Conde Nikolás encontró tiempo para escribir, predicar y gobernar.  Escribía mayormente acerca de la Pasión y del Sufrimiento de Jesucristo a nuestro favor.  Para la celebración de la Mesa del Señor no fuera acompañada por canto rutinario, Zinzendorf escribió nuevos himnos cada semana.  Es recordado por su gran devoción, expresada en palabras de bello misticismo.  Unos de ellos dice así:  ¡Ardan nuestros corazones adorando al Salvador  Y en amor ferviente unidos, busquen paz en el Señor!  De su cuerpo somos miembros, de su luz reflejo fiel.  Entre hermanos es Maestro, suyos somos, nuestro es él.  Oh amor, tú has ordenado que arda nuestro corazón.  Vivifica nuestras almas, líbralas de confusión.  ¡Prende tú la llama viva del amor que así unirá.  A los hijos que ha engendrado nuestro Padre celestial!. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario