lunes 22 de septiembre de 2014

Requisitos bíblicos de un servidor de Cristo (1 Timoteo 3:1-7).

Requisitos bíblicos de un servidor de Cristo (1 Timoteo 3:1-7).
Uno de los mayores errores que como iglesia hemos incurrido en múltiples ocasiones, es cuando se trata en la escogencia de hombres y mujeres en el servicio cristiano.  La iglesia hace a un lado lo que la Biblia describe en cuanto las cualidades de los servidores del Señor.  tristemente no seguimos los principios bíblicos. Muchas veces escogemos los servidores en base a su preparación académica o profesional o porque quizá han sido exitosos en los negocios y tienen una buena posición social.  Es lamentable cuando escogemos a servidores por simpatía o relación familiar.  Por antigüedad o por ser fundadores de la iglesia.  La mala escogencia dentro de la iglesia, ha dado como resultado grandes problemas y fracasos a la vez.  Ya no causa ningún escándalo que un ministro o sacerdote sea encontrado haciendo cosas indebidas.  La Iglesia Católica por un lado con la enorme cantidad de sacerdotes acusados por pedofilia (abuso sexual a niños) así también dentro de la iglesia evangélica pastores siendo acusados por problemas de  falta de moralidad,  abuso en las finanzas o de autoridad.  Para que lo anterior disminuya, debemos ser cuidadosos en la escogencia y obedeciendo el principio bíblico.
            Pablo de forma detallada describe algunos asuntos que todo servidor al evangelio debe considerar en cumplir.
I.   Requisitos familiares:
            1.  Debe ser irreprensible (v. 2):  el concepto irreprensible significa, intachable, no da motivos de ser acusado, buena reputación etc.  No significa perfección alguna (nadie lo es).  Es mas bien, desarrollar una buena reputación (Tito 1:6-7).  Este requisito es abarcador a todo creyente como también a los siguientes mencionado a continuación.  Es indispensable que el servidor de Dios tenga una vida privada y pública ejemplar y digna.  El escritor Oswald Sanders en su conocidísimo libro Liderazgo Espiritual dice,  El líder está expuesto al ataque y censura de los murmurados, los cuales no tendrán nada que decirle si su conducta se mantiene irreprensible.  El líder no debe dar ninguna oportunidad al adversario de ensuciar o manchar su reputación.  El Dr. Antonio Núñez  en su libro Desafíos Pastorales agrega, la conducta del líder cristiano no haya base para que se le acuse.  Se espera que él sea sin tacha en su carácter y conducta. 
            2.  Debe tener un hogar ejemplar (v. 2, 4-5).  Para ello, el servidor de Dios debe tener muy presente:
                        a.  Marido de una sola mujer (v. 2).  Este requisito ha levantado posiciones encontradas.  Para unos significa que no debe ser divorciado  a menos por viudez.  Y si es casado dos veces por la razón antes expuesta.  Creemos que el énfasis de una sola, expresa comportamiento moral y sexual (J. MacActhur).  No hay ninguna opción a la poligamia.   No hay nada que edifique de manera significativa la reputación de un hombre que ser fiel a una mujer, su esposa.  Nada destruye más rápidamente que la inmoralidad (Gene Getz). 

                        b.  Que gobierne bien su casa (v. 4-5).  En la vida cristiana y en el servicio a Dios es importante el equilibrio.  Eso significa que nuestra prioridad en la vida después de Dios es nuestra familia.  Así también, debemos tener presente en respetar el tiempo dedicado a Dios.  Es un llamado a tener una vida familiar ejemplar.  La casa es la verdadera prueba de fuego para el servidor.  Cuando tenemos un hogar ejemplar, tenemos mejor prestigio, imagen y autoridad y nos califica para el ministerio.   En 1 Samuel 3:12-14, describe la palabra profética que Dios da al niño Samuel en contra del profeta Elí.  Debemos tener presente, Dios no descalificó a Elí  por hacer mal su ministerio.   Aquel día yo cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa….Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe, porque sus hijos han blasfemado  a Dios, y él no los ha estorbado.   Por tanto, yo he jurado a la casa de Elí que la iniquidad de la casa de Elí no será expiada jamás, ni con sacrificios ni con ofrendas.  La decisión divina era firme, irrevocable y  clara.  Elí no supo cumplir su responsabilidad como padre en no dar la disciplina correspondiente a la mala conducta de sus hijos y les toleró esa mala conducta.  Elí estaba al tanto de todo ello, por la iniquidad que él sabe….El liderazgo inicia en casa.  Así también es un llamado a los hijos de los servidores a ser ejemplares con un caminar digno honrando a Dios y sus padres.  Así que a tenerlo muy presente en ser buenos modelos para todos aquellos que nos rodean.   Gobernar bien nuestro hogar da autoridad en nuestro ministerio.  Continuará……..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario