martes 11 de noviembre de 2014

Jesús nos ordena hacer discípulos (Mateo 28:18-20).

Jesús nos ordena hacer discípulos (Mateo 28:18-20).
A este pasaje se le llama La Gran Comisión (debido a la no obediencia se la ha llamado, la gran omisión).  Los cuatro evangelios registran este valioso encargo a sus seguidores.   Un discípulo es un alumno, un aprendiz.  La raíz del término indica un pensamiento acompañado de esfuerzo.  Por lo tanto en el discipulado se demanda esfuerzo y disciplina.
            Hablar de discipulado es sinónimo de compromiso lo cual no es nada popular ni atractivo.  Hablar de discipulado es referirse a un proceso lento donde se involucran disciplinas espirituales (estudio de la Palabra, oración, disciplina personal etc).  Discipulado es sinónimo de crecimiento espiritual buscando la medida de Cristo (Ef. 4:13,   hasta que todos lleguemos a la unida de la fe….a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo). 
Diferencias entre discípulo y creyente
Creyente
Discípulo
Suele esperar panes y peces
Es un pescador
Lucha por crecer
Se reproduce
Se gana
Se hace
Gusta del halago
Del sacrificio vivo
Busca que lo animen
Procura animar
Espera le asignen tareas
Es solícito en asumir responsabilidades
Murmura y reclama
Obedece y se niega a sí mismo

            ¿Dónde nos ubicamos nosotros?
            Jesús tiene toda autoridad (v. 18,  Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra).  Hablar de la Gran Comisión y de la autoridad de Jesús va muy ligado.  No podemos ir por el mundo sin la autoridad de Jesús.  Su autoridad no tiene límite alguno.  Por lo tanto, el éxito de la Gran Comisión radica justamente al ir en Su nombre que es sinónimo de autoridad.  No podemos hacer la obra de Dios haciendo a un lado la Persona de Cristo.  Mucho cuidado cuando pretendemos hacer la obra de Cristo en nuestras propias fuerzas.
            La declaración de Jesús. Id….en el idioma original, es un participio, yendo.  Mientras estemos aquí en la tierra debemos obedecer este mandato.  Es un salir y no tanto de esperar que el no creyente venga a nosotros.  Debe ser una acción constante de ir.  Haced discípulos,   este es el verbo principal y es un imperativo.  Debemos mencionar que gramaticalmente, en el idioma que se escribió el Nuevo Testamento, el único verbo es justamente haced discípulos,  los demás son participios.  La razón principal del ser de la iglesia de Cristo después de evangelizar es:  hacer discípulos.  Y es ahí donde como iglesia estamos fallando.  Nos quedamos estancados cuando la persona tiene su decisión por el Señor y no le damos el seguimiento necesario.  Recordemos que hacer discípulos es una orden, no es opcional.  Discípulo es aquella persona que manifiesta un compromiso serio, firme  y constante con el Reino de Dios.  Discípulo es aquella persona que manifiesta en su vida un constante crecimiento espiritual reflejando a Cristo en su diario vivir.  Lleva fruto en abundancia (Juan 15).  La crisis de la iglesia en general radica en no obedecer la Gran Comisión.  Cuando la iglesia obedezca esta orden divina sucederán dos cosas:  habrán cristianos saludables que se multiplicarán y el mundo podrá alcanzarse.  Enseñándoles, tanto el bautizar como el enseñar son actividades implicadas en el hacer discípulos a todas las naciones.  La tarea principal del discípulo es obedecer lo aprendido. 

            Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo (v. 20).  Similar a la declaración de Su autoridad, es importante contar con Su presencia.  Esta presencia se manifestará por medio de la Persona del bendito Espíritu Santo (Juan 14:16-18, no os dejaré huérfanos, vendré a vosotros).  Esta promesa se hizo una hermosa y profunda realidad en Hechos 2:1-4.  Vino el derramamiento  del ES cumpliendo así lo afirmado por Cristo.  Todos los días hasta el fin del mundo, nos afirma una presencia permanente y continuada.  No hay ningún límite ni circunstancia alguna que afecte Su presencia en nosotros.  Esto debe servirnos de consuelo tanto para los primeros discípulos como para los de la era actual.  ¿Estamos obedeciendo la Gran Comisión?  Los beneficios los veremos pronto.  Bendiciones a todos. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario