lunes 05 de enero de 2015

Venciendo el gigante de la incertidumbre (Hebreos 11:8-11).

Venciendo el gigante de la incertidumbre (Hebreos 11:8-11).
Feliz año nuevo para todos.  Estamos iniciando un nuevo año con 365 días por delante.  ¿Qué nos traerá este 2015, no lo sabemos?  De una u otra forma tenemos la incertidumbre en los sucesos por delante.  Cuando hablamos de incertidumbre, nos referimos a la duda sobre un asunto determinado.  Es la falta de seguridad o certeza de algo.  La incertidumbre crea en nosotros inseguridad, indecisión etc.  Cuando entramos en esta situación, podemos llenarnos de temor, pánico y pensamos ¿y ahora qué? 
            El llamado que Dios hace a la vida de Abraham, pudo llenar de incertidumbre en la vida de este hombre de Dios.  Hebreos 11:8 dice, Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia, y salió sin saber a dónde iba.  Obedece y sale sin saber a dónde iba, afirma el escritor sagrado.  ¿Será esto incertidumbre?   Humanamente hablando claro que sí.   Pero para Dios no aunque parezca contradictorio.    Para que todos podamos entender el llamado de Dios no solo en la vida de Abraham sino en la suya y en la mía, así trata Dios.  Pablo dice en 2 Corintios 5:7, porque por fe andamos, no por vista.  A nadie le gusta lo inseguro.  De hecho hay un proverbio popular que dice:  mas vale pájaro en mano que cien volando.  Su significado es de sobra conocido. 
            Obediencia fue la respuesta contundente de Abraham al llamado divino de salir de su tierra.  Ur de los caldeos era su hogar, su casa donde vivía con su familia.  Esta ciudad representaba lo conocido, lo familiar lo seguro en la vida de Abraham y toda su familia.  Sin embargo, este hombre nunca hubiera llegado a ser conocido como el padre de la fe ni ser reconocido y respetado como un profeta en tres de las mayores religiones del mundo (cristianismo, judaísmo e islamismo). En la vida cristiana, responder al llamado de Dios, puede representar en muchos de nosotros un riesgo y salir a un rumbo desconocido o cambiar de nuestra cómoda situación.  Quizá no sea tan extremo como Abraham, salir de su tierra y familia pero a lo mejor de quitar de nuestro corazón malos sentimientos (amargura, falta de perdón) o quizá decir sí al llamado al servicio en la obra de Dios.  Obedecer y salir a algo desconocido no fue sencillo en la vida de este hombre.  Tenía 75 años de edad.  Su esposa un poco menor y estéril (no podía tener hijos).  ¿A esa edad podemos estar planeando cosas nuevas como el traslado a otra ciudad?  Obviamente que no. 

            Hay un elemento que no podemos separar de la vida de Abraham y la nuestra.  La fe, ella derriba toda incertidumbre.  La fe nos da certeza (seguridad) y convicción (convencimiento).  No sabemos cómo este hombre desarrolla su fe y responder obedeciendo al llamado divino.  Lo relevante en el relato bíblico es que obedece y sale sin saber dónde va. ¿Cuál sería la actitud de su esposa Sara?  ¿Esposo mío, y para dónde vamos?  Sin duda alguna, nuestra fe debe afectar para bien nuestro entorno familiar.  Sara le siguió, su padre Taré y Lot su sobrino también.  ¿Qué les parece si el 2015 sea el año donde impactemos a nuestros familiares con nuestra fe?  No hay atajos para la fe.  Abraham obedece al llamado y sale de su tierra.  Caminar por fe, es vencer la incertidumbre y estar seguro que nuestro buen Dios nos guía a pesar de……El Salmos 90:17 nos dice, Sea la luz de Jehová nuestro Dios sobre nosotros, y la obra de nuestras manos confirma sobre nosotros, sí, la obra de nuestras manos confirma.  En pocas palabras, así como el salmista pide a Dios su bendición en lo que hace, sea nuestra misma petición en el 2015.  Señor Dios Todopoderoso, bendice nuestra labor con tu presencia, guía, sabiduría, discernimiento todo este nuevo año.  Aleja de nosotros todo afán y seamos hombres y mujeres de fe, oración y paz.  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.  ¡Así sea en el Nombre de Jesús!  Feliz y bendecido 2015 permitiendo la guía de nuestro Dios en nuestras vidas y decisiones.  Un abrazo para todos.   

No hay comentarios.:

Publicar un comentario