lunes 02 de febrero de 2015

Superando nuestros fracasos (1 Timoteo 1:12-14)

Superando nuestros fracasos (1 Timoteo 1:12-14)
En el baseball, hay una regla muy conocida que dice claramente, después de tres strikes estamos out.  Es interesante esa regla dentro del juego.  Espiritualmente hablando, la Biblia en la TLA dice en Proverbios 24:16, No importa cuántas veces caiga, siempre se levantará.  Es importante saber que no importa cuántos strikes nos lance la vida, en Dios siempre tendremos la oportunidad de levantarnos y tener otra oportunidad.
            Cuando vemos las personas que Dios usó en la Biblia, en su mayoría fueron hombres y mujeres que aunque cayeron o fallaron en alguna vez en sus vidas, la Biblia no lo oculta pero también vemos que la mayoría de ellos tuvieron una segunda oportunidad y Dios les usó maravillosamente.  Podemos mencionar entre otros  a Abraham, Moisés, David, Pedro, Juan Marcos etc.  Aunque no somos superestrellas pero aún así Dios me ama.  No lo hemos logrado y aunque hemos tratado de ser mejores, no los hemos logrado pero aún así, Dios nos ama lo suficiente para seguir adelante.
            Una forma de cómo superar nuestros fracasos es seamos agradecidos por lo que Dios ha hecho en nosotros (v. 12).  Pablo inicia este versículo así, Doy gracias al que me fortaleció….De nuestro pasado usted y yo tenemos dos opciones a escoger una.  Primero, estancarnos en él llenos de amargura, celos, envidia etc.  Segundo, vivir una vida agradecida por la gracia de Dios.  Todos en la vida hemos tenido en el pasado quizá algo desagradable que nos avergüenza.    Sea lo que sea, Dios en su gracia, misericordia, amor y perdón siempre es mayor que todas nuestras faltas. Es ahí donde debe estar centrada nuestra mente y corazón y ser agradecidos por ello.  Su poder nos ha transformado y somos nuevas criaturas perdonadas y ahora somos llamados hijos de Dios.  Así que debido a ello, vivamos un presente agradecidos.  Pablo describe en estos versículos razones del por qué ser agradecidos:  fue fortalecido, Dios le tuvo por fiel, fue puesto en el ministerio, recibió misericordia, salvación y fe para creer.  Hoy, debemos tomar la firme decisión de ser agradecidos y no estar lamentándonos de nuestro pasado.  Pablo escogió vivir la bajo la gracia de Dios y ser agradecidos.  Salmos 103:2 dice, Bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios.
            Segundo, no estancarse en el pasado (v. 13).  Habiendo yo sido antes blasfemo….Hay algo que todos debemos entender, la vida cristiana, su crecimiento y madurez, es un proceso de toda la vida.  Filipenses 1:6 dice,  …el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.  Por lo tanto debemos seguir adelante a pesar de las caídas que hayamos tenido en nuestra vida.  Pablo nos vuelve a decir, ….no pretendo haberlo ya alcanzado, pero…..olvidando ciertamente lo que queda atrás,  y extendiéndome a lo que está delante, prosigo…Pablo aunque no lo había logrado todo, no se sentía fracasado por ello.  Proseguir dice Pablo, olvidando lo pasado.  No estancarse en el pasado.  Un grave problema es cuando nos estancamos en el pasado y no podemos salir de ahí.  Cuando los ángeles ordenan a Lot salir con su familia de Sodoma la orden va precedida de no ver atrás (Gn. 19:17, 26).  Escapa por tu vida, no mires atrás.  La historia bíblica nos describe que la esposa de Lot no obedeció, Entonces la mujer de Lot miró atrás…y se volvió estatua de sal.  Un detalle a considerar sin entrar en contradicción es que debemos reconocer nuestro pasado y dónde venimos pero no estancarnos ahí.  Pablo dice, Habiendo yo sido blasfemo (v. 13).  Eso significa no evadir nuestra responsabilidad en nuestros errores pero una vez mas, sin dejarnos atrapar ahí.  No estancarnos.  No vivir con ningún complejo de culpa permanente.  Por eje:  ¡Pobrecito yo!   ¡Nadie me quiere! etc.  No cultivar una baja autoestima.  Eso es un mal hábito.  Miqueas 7:19 dice, Él volverá a tener misericordia de nosotros, sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.  En 1 Crónicas 21:13 después que David comete el error de censar al pueblo y darse cuanta de la ofensa hecha a Dios, David responde reconociendo su error, ….Estoy en  gran angustia.  Ruego que caiga en la mano de Jehová, porque sus misericordias son muchas en extremo, pero no caiga en manos de hombres.   Que nuestro pasado no afecte nuestro presente.  Pablo y hoy nosotros veámonos bajo la gracia de Dios libre de toda culpa porque ya hemos sido perdonados.  ¡Esa es nuestra esperanza!  Movamos nuestra vida de todo estancamiento y vayamos hacia delante.

            Finalmente,   Dios siempre tiene mejores planes para nosotros (v. 14).  Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante….La importancia de alejar de nuestra vida todo mal hábito.  Tener siempre presente las promesas de nuestro Dios.  El profeta Isaías 41:13 dice, Porque yo Jehová, soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice:   No temas, yo te ayudo.  No quedarnos en el pasado, Dios siempre tiene mejores planes para nosotros.  Moisés dirigió el éxodo y la travesía por el desierto.  David fue el rey más famoso y compositor de la mayoría de los salmos.  Pablo, llegó a ser el líder más reconocido en el cristianismo y escribió la mayoría del NT.  Todos los anteriores tuvieron una segunda oportunidad en sus fracasos anteriores.  Dios tiene para usted  otra oportunidad.  No quedarnos con nuestros fracasos del pasado, Dios tiene mejores planes para hoy.  Recordemos, No importa cuántas veces caiga, siempre se levantará.  Bendiciones a todos.   

No hay comentarios.:

Publicar un comentario