lunes 07 de septiembre de 2015

Creciendo en la madurez espiritual (Colosenses 1:9-14)

Creciendo en la madurez espiritual (Colosenses 1:9-14)
Cada carta que el Apóstol Pablo escribió tenía una razón fundamental.  ¿Por qué escribió esta maravillosa carta?   Podemos enumerar una seria de razones.  Daremos únicamente dos de ellas por razones de espacio:
            1.  La iglesia de Colosas estaba en peligro de ser desviada o descarriada del genuino evangelio de Cristo.  Por ello se afirma en Colosenses 2:8, Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres….y no según Cristo. 
            2.  Esta enseñanza pretendía mejorar el evangelio apostólico con ello se lograría cristianos en un plano espiritual mas elevado olvidando que en Cristo estamos completos.  Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él….(Col. 2:9-10).
            Cuando hablamos de madurez nos referimos a aquella etapa de la vida que respondemos ante las circunstancias de la vida por medio de la sensatez, el buen juicio o prudencia.  Todos necesitamos madurar en la vida y la vida espiritual no es la excepción. 
            Conocimiento espiritual (v. 9).  En su oración por esta iglesia Pablo pide, no cesamos de orar por vosotros y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual.  ¿Dónde podemos encontrar cuál es la voluntad de Dios para nosotros?  Es triste cuando los creyentes andamos en la búsqueda de lo que el Señor quiere para nuestra vida en tantas lugares menos en el correcto.  Su palabra es la mejor y acertada fuente para ello.  Salmo 119:2, 9 y 11 dice, Bienaventurados los que guardan sus testimonios, y con todo el corazón le buscan…..¿Con qué limpiará el joven su camino?  Con guardar tu palabra…..En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti.  Si nosotros hemos elegido seguir a Cristo, debemos hacerlo según los principios bíblicos y así estar dentro de la voluntad de Dios.  Conocimiento,  no es sinónimo de un conocimiento simple o superficial, sino profundo y total de Dios.  Sin duda alguna, el don espiritual del discernimiento (capacidad o don de separar lo verdadero de lo falso) todos lo necesitamos urgentemente y no ser engañados.  La sabiduría es la aplicación de los principios bíblicos al diario vivir.  Santiago 3:15-17 hace un claro contraste entre la sabiduría divina y la diabólica, porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, diabólica.  Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.  Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.    Para tener el conocimiento y crecimiento espiritual más que inteligencia se requiere sabiduría la cual la encontramos en la Palabra de Dios únicamente (Prov. 1:7, 1 Cor. 2:14).
            Un andar digno (v. 10).    Digno es vivir de una manera consecuente con lo que decimos que somos.  Nuestra conducta diaria debe estar de acuerdo al llamado de Dios en nuestras vidas.  Entre otras cosas santidad, perdón al recibir ofensas, amarnos unos a otros, servirnos etc.  El propósito de ser llenos de la sabiduría espiritual es para andar dignamente o apropiado.  Ese es el propósito de Dios para nosotros.  Agradándole en todo.   Es complacer los deseos de Dios.  Sin duda, ese debe ser nuestro propósito diario (obediencia).  Llevando fruto.  Es el producto o resultado de un esfuerzo o trabajo.  Es algo útil.  Debemos estar claros que la salvación nunca se debe al esfuerzo propio (Ef. 2:8-9) sin embargo, somos llamados a llevar fruto como producto o evidencia de nuestra salvación lograda al confiar en Cristo como Señor  y Salvador de nuestras vidas (Ef. 2.10, Tito 2:14). 
            Vivamos en una nueva esfera (v. 11-14).  Pablo enumera cuatro virtudes espirituales (v. 11b-12ª).  Estas son:
            1.  Paciencia:  es la perseverancia ante las adversidades de la vida.  Santiago 1:3 dice, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.  La TLA dice, así, cuando su confianza en Dios sea puesta a prueba, ustedes aprenderán  a soportar con mas fuerza las dificultades.  Debemos enfrentar las pruebas con fe, confianza y paciencia.
            2.  Longanimidad:  es la paciencia que debemos tener con personas difíciles en su trato (Mateo 5:44-45). 
            3.  Gozo:  es fruto del ES (Gál. 5:22).  Es el contentamiento permanente basado en las promesas divinas que no cambian y son eternas.  No es producto de situaciones externas.
            4.  Gratitud:  es el sentimiento de estima hacia alguien que nos ha hecho un favor o servicio (Salmo 103:1-2). 
            Finalmente Pablo agrega cinco razones porque ser agradecidos con Dios (v. 12-14):
            1.  Nos hizo aptos (v. 12):  Dios con su infinito poder nos ha investido de Su poder (Hechos 1:8), en 2 Cor. 3:5 encontramos, no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios.
            2.    Tenemos una herencia (v. 12):  para participar de la herencia de los santos en luz.  El Apóstol Pedro en su primera carta verso 4 dice, para una herencia incorruptible (no se deteriora), incontaminada (no se corrompe) inmarcesible (no se marchita).  El Reino de los cielos es como una perla de gran precio, algo valioso como una herencia (Mateo 13:44-46).
            3.  Nos hizo libres (v. 13):  Juan 8:36 dice, Así que, si el hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.  Esta es una acción que sucede en el mismo momento que Cristo viene a nuestra vida.
            4.  Nos trasladó al reino de Cristo (v. 13):  Aunque no estamos disfrutando de los beneficios completos del Reino de Dios, por la fe en el futuro lo estaremos (Apoc. 21:1-4).
            5.  Hemos sido perdonados por su sangre (v. 14):  Pablo termina con lo que debía haber iniciado.  El perdón de nuestros pecados es el fruto de nuestra relación personal con Cristo y así lograr nuestra madurez espiritual. 

            Bendiciones a todos y a seguir madurando en nuestra vida espiritual.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario