lunes 26 de octubre de 2015

Principios bíblicos de cómo darle a Dios (2 Cor. 9:6-8).

Principios bíblicos de cómo darle a Dios (2 Cor. 9:6-8).
Nelson Rockefeller se lamentó de que aunque había hecho muchos millones  no le habían traído felicidad alguna.  La forma cómo administramos nuestras finanzas es una expresión externa de nuestra condición espiritual interna.  No le parece extraño como un billete de $100 parece tan grande cuando se lleva a la iglesia y tan pequeño cuando lo llevamos al centro comercial.  Sabe usted, que de las 38 parábolas de Cristo, 16 nos hablan de dinero.  El NT habla mas del dinero que de la gloria y el infierno juntos.  Se habla 5 veces mas del dinero que la oración.  Hay unos 500 versículos que hablan de la fe y la oración y unos 2000 versículos del dinero y las posesiones materiales (John MacActhur, ¿A quién pertenece el dinero?
            El primer principio a considerar es, ¿cuándo y cómo darle a Dios? (1 Cor. 16:2, Cada primer día de la semana cada uno ponga aparte algo, según haya prosperado….Dos detalles relevantes de este versículo.  Primero, la ofrenda a Dios debe ser sistemática, cada primer día de la semana.  Una de nuestra mayores fallas radican en esto.  Damos esta semana y nos olvidamos de hacerlo tal como lo pide el apóstol y volvemos a dar quizá en unos meses después si es que nos acordamos.  Segundo, la ofrenda debe ser consecuente, según haya prosperado.  La mayoría de nosotros debemos trabajar en este aspecto.  Si Dios nos ha prosperado, así démosle.  La viuda pobre es un buen ejemplo en cómo dar.  Jesús la elogia porque aún en medio de su pobreza, echó todo el sustento que tenía.  El término generoso significa, ser determinado, sin doble ánimo al momento de dar.  Proverbios 11:24 nos dice, Hay quienes reparten, y les añadido más, y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza.  La tacañería siempre nos llevará a la pobreza en lugar de la esperada riqueza.  Aunque nadie notó la generosidad de la viuda pobre, Cristo sí y él la honra y la elogia por ello.
            El segundo principio, dar con alegría (2 Cor. 9:7, Cada uno dé como propuso en su corazón, no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre).  Es importante hacer  notar lo que dice la Escritura, dé como propuso.  El darle a Dios debe ser una acción y decisión premeditada no impulsiva u obligatoria.  Así también, no con tristeza (no de mala gana) ni por necesidad (no por obligación) porque Dios ama al dador alegre.  Dar con un corazón entusiasta alegra el corazón de nuestro buen Dios.  Eso mismo modelo encontramos en el AT.  Deuteronomio 16:11 dice, Y te alegrarás delante de Jehová tu Dios….Y te alegrarás en tus fiestas solemnes (Dt. 16:14)…..y estarás verdaderamente alegre (Dt. 16:15)……Y ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías (Dt. 16:16).  ¿Usted desea ser prosperado?   Proverbios 11:25 nos da la respuesta y el secreto:  El alma generosa será prosperada.  La prosperidad viene como fruto de ser generosos y alegres de corazón al darle a Dios. 
            El tercer principio es dar lo mejor a Dios. En el libro del profeta Malaquías 1:6-8, encontramos un fuerte reclamo de nuestro Dios a la clase sacerdotal y al pueblo en general.  ¿Dónde está mi honra?   ¿dónde está mi temor? Dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre….En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo…..Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo?  Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo?...  Honrar es tener en alta estima y considerar con el máximo respeto  y aprecio.  Pablo en Efesios 6:2 nos pide a los hijos, Honrar a sus padres.  Dios nos demanda que le honremos por medio de la calidad de nuestras ofrendas.  Los sacerdotes se hacían los ciegos y no veían la calidad de los animales que el pueblo traía a los sacrificios olvidando que nada escapa el ojo de Dios.  Aún sabiéndolo, los sacerdotes de forma atrevida responden y cuestionan, ¿En qué te hemos deshonrado?  Dios les responde en el v. 8, Y cuando ofrecéis el animal ciego….¿No es malo?.  Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo?.  La ley mosaica era muy clara al respecto y exigía animales saludables y sin defecto alguno.  Levítico 22:20-21 dice, Ninguna cosa en que haya defecto ofreceréis, porque no será acepto por vosotros.  Ciego, perniquebrado, mutilado, verrugoso, sarnoso o roñoso, no ofreceréis éstos a Jehová, ni de ellos pondréis ofrenda encendida sobre el altar a Jehová.  Desde luego Dios nos advierte la parte negativa cuando no le damos prioridad al darle a él.  Nuestra intención en ningún momento es infundir temor pero como una moneda que tiene dos caras, hay un lado negativo al no darle a Dios según sus principios.  El profeta Hageo 1:5-7, Meditad bien sobre vuestros caminos.  Sembráis mucho, y recogéis poco, coméis y no saciáis, bebéis, y no quedáis satisfechos, os vestís, y no os calentáis, y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.  Todo esto viene como negligencia y por la falta de responsabilidad en la obra del Señor. Como vemos hay consecuencias la cual es andar siempre en limitaciones no somos prosperados. 

            Finalmente veamos dos hombre con dos actitudes diferentes a los bienes materiales y que ambos tuvieron dos finales eternos muy diferentes.  El publicano Zaqueo demuestra su salvación afectando sus bienes materiales.  Lucas 19:8-9 dice, Entonces Zaqueo, puesto en píe, dijo al Señor:  He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres….Jesús le dijo:  Hoy ha venido la salvación a esta casa….. En cambio el joven rico se fue triste y sin la valiosa salvación debido a que no quiso compartir sus bienes que eran muchos por cierto (Lucas 18:22-23).  Dios nos da principios de cómo debemos darle.  Seamos obedientes a esos principios y los frutos los veremos.  Honremos al Señor con nuestros bienes (Prov. 3:9-10).   Bendiciones a todos.    

viernes 23 de octubre de 2015

José se encuentra con sus hermanos Génesis 42

Pastor Rafael Mixco
CCFhogares
José se encuentra con sus hermanos
Génesis 42
Introducción:
         1.   Dios mismo ha recompensado la fidelidad, honestidad y rectitud de José.  Faraón le nombra primer ministro de Egipto (Gn. 41:40-46).
         2.  José tuvo que esperar 13 años donde tuvo muchos sufrimientos (Gn. 37:2, ….José siendo de diecisiete años….Gn. 41:46, …Era José de treinta años…).
         3.  Debido a la gran hambre en toda la tierra, Jacob ordena a sus hijos ir a Egipto a buscar alimentos (Gn. 42:1-5).  Con ello, se nota la Soberanía.  Debido a las circunstancias descritas, sus hermanos se ven obligados a ir donde José, el hermano odiado, despreciados y vendido por ellos (Gn. 37.4, 11, 26-28). 
         4.  Dios permitió un encuentro que no fue planificado por hombre alguno sino por Dios mismo.  Los sueños de José tienen su cumplimiento (Gn. 37:5-10, 42:6, 44:14). 
         5.  El ejemplo que nos da José, a pesar de estar en una posición de autoridad y poder donde pudo disponer de las vidas de sus hermanos, demuestra ser un hombre temeroso de Dios mostrando compasión por ellos (Gn. 45:5-8).
         6.  Estos capítulos nos muestran y enseñan una de las historias más conmovedoras de la Biblia.  José demuestra ser un hombre de perdón y que tomó la decisión de olvidar todas las ofensas y sufrimientos.  Es una lección que todos debemos aprender y aplicar hoy día.
Jacob envía a sus hijos a Egipto a buscar alimentos (Gn. 42).
       1.  Los hermanos de José llegan a Egipto (v. 1-5): el hambre había afectado toda la tierra incluyendo a Canaán.  Jacob ordena a sus hijos ir a Egipto a buscar alientos. 
         2.  José se encuentra con sus hermanos (v. 6-17):  como ya se dijo, todos los acontecimientos descritos, Dios los está controlando y moviendo para un desenlace feliz y ejemplar:
                  a.  José es ya el gobernador de Egipto (v. 6).  Después de ser vendido como esclavo y pasar algún tiempo en la cárcel, Dios mismo le promueve a un puesto honroso.
                  b.  José reconoce a sus hermanos, pero ellos no (v. 6-7).  Cuando José vio a sus hermanos, los conoció, mas hizo como que no los conocía….pero ellos no lo conocieron.  Los 13 años habían provocado muchos cambios así también, sus hermanos jamás se imaginaron que José su hermano, era el gobernador de Egipto.
                  c.  Sus hermanos se inclinan ante él (v. 6, 9):  Años atrás José les había revelado sus sueños (Gn. 37:5-10) y hoy se están siendo realidad.  José se acordó de los sueños que había tenido acerca de ellos (v. 9).
                  d.  José les trata ásperamente (v, 9-17):  No sabemos con certeza porque les trata duramente lo que sí estamos seguros no fue en actitud vengativa.  Quizá lo hizo para buscar información de su padre y hermano Benjamín (v. 13).  La dureza de José llega al extremo de enviarlos hasta la cárcel (v. 17). Es interesante que este tiempo sirvió para ellos reflexionaran cuando José sufrió sus malas actitudes (v. 21). 
         3.  José cambia de actitud con sus hermanos (v. 18-28):
                  a.  José es un hombre temeroso de Dios (v. 18):  Yo temo a Dios.  Con esta declaración, José afirma su devoción a Dios lo que le hace mostrar misericordia y permitir que todos sus hermanos, menos unos regresen a Canaán (v. 24).
                  b.   José ordena dejar en la cárcel a Simeón (v. 19-24):  Parte del trato de traer a su hermano menor Benjamín, era dejar uno en Egipto y el escogido es Simeón.
                  c.  Los hermanos de José muestran arrepentimiento del mal hecho a él (v. 21):  Y decían el uno al otro:   Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano…por eso ha venido sobre nosotros esta angustia.  Aunque ya algunos años habían pasado, los hermanos de José consideran que todo lo que les está sucediendo como castigo al mal hecho a su hermano José.  Esto debe servirnos de reflexión hoy día a nosotros.  Debemos ser honestos en aceptar nuestra responsabilidad cuando la cosas no van bien por eje:  el matrimonio, relación con los hijos, el trabajo, estudio ministerio etc.
                  d.  Dos detalles especiales de José (v. 23-26):  Los hermanos de José nunca imaginaron que tenían frente a ellos, a José mismo, el hermano despreciado por ellos y que también les entendía perfectamente todo lo que ellos hablaban (v.  23, Pero ellos no sabían que los entendía José, porque había intérprete entre ellos).  Así también, demuestra su afecto por ellos al llenar de alimentos sus sacos juntamente con el dinero (v. 25). 
                  e.  Los hermanos de José encuentran el dinero en los sacos de alimentos (v. 27-28):  Al momento de dar de comer a los animales, se encuentran con la sorpresa de que el dinero que habían llevado para pagar lo comprado, estaba en los sacos.  En vez de sentirse felices, se atemorizaron. 
         4.  Los hijos de Jacob regresan a casa (v. 29-38): 
                  a.  Los hijos comparten con su padre los detalles sobre el viaje.
                  b.  La manera áspera tratada por el hasta ahora desconocido señor de Egipto (v. 30).  Lo describen como áspero y nos trató como a espías de la tierra (v. 7). 
                  c.  José pide que se quede uno de ellos como depósito para obligarles a regresar a Egipto (v. 33-34).  Dejad conmigo uno de vuestros hermanos….y traedme a vuestro hermano el menor…
                  d.  La sorpresa del dinero encontrado en los sacos (v. 35).  La reacción de ellos al encontrar el dinero en sus sacos, es de sorpresa y temor.  En Gn 3:10 Adán reacciona con temor después de haber pecado contra Dios. Proverbios 28:1 nos dice:  Huye el impío sin que nadie lo persiga, mas el justo está confiado como un león. 
                  e.  Jacob se opone a que lleven a Benjamín a Egipto (v. 36,38):  Después de enterarse Jacob de todo lo sucedido responde:  Me habéis privado de mis hijos, José no parece, ni Simeón tampoco, y a Benjamín le llevaréis, contra mi son todas estas cosas (v. 36).  Jacob debía haber buscado a Dios y saber por qué estaba pasando todo esto.  Como líder espiritual de su familia, Jacob no dio el mejor ejemplo a sus hijos.  Todo lo consideró como algo contra él.  Jacob agrega, él solo ha quedado (v. 38).  Esto suena como que Jacob seguía con la trágica práctica de tener ahora a Benjamín como hijo favorito olvidándose de los demás que también sus hijos. 
CONCLUSIONES:
         1.  En el tiempo de Dios, José es honrado después de 13 años de sufrimiento, dolor y nostalgia por sus querido padre.
         2.  José demuestra ser un hombre de perdón.  Lo demuestra al no tomar venganza contra sus hermanos.
         3.  Los hermanos de José entran en reflexión del por qué les está sucediendo todo esto.
         4.  Aprendamos de esta historia y no cometer los mismos errores.
         5.  Seamos hombres con un espíritu de perdón y olvido. 


lunes 19 de octubre de 2015

La mayordomía de nuestra vida (Salmos 90:12-17).

La mayordomía de nuestra vida (Salmos 90:12-17).
En la vida todos deseamos ser exitosos.  Sin embargo para ello, debemos trabajar duro y con mucha disciplina.  La problemática es que sencillamente muchos queremos ser exitosos sin querer pagar el precio.  Pablo nos dice en 1 Cor. 9:25, Todo aquel que lucha, de todo se abstiene.  La TLA lo dice así:  Los que se preparan para competir en un deporte, dejan de hacer todo lo que pueda perjudicarlos.   Alguien escribió, no se gana una medalla de oro en las Olimpiadas sin pasar semanas de entrenamiento intenso.  El cambio verdadero y perdurable no ocurre en un momento.  Es un proceso que debe comenzar hoy!!!!  Nuestro deseo en el presente ensayo, es dejar en sus mentes y corazones que la mayordomía, debe ser un estilo de vida permanente.  Para ello, es importantísimo reconocer que todo es de Dios.  Nuestra responsabilidad es ser fieles en cómo administramos lo recibido.
            Administrando nuestro cuerpo (1 Cor. 6:19-20).     Si hay algo que usted y yo debemos tener presente es que vuestro cuerpo en templo del Espíritu Santo.  Esto es una verdad maravillosa.  Dios mismo vive dentro de nosotros.  Por ello, somos llamados a una vida agradable al Señor.  No podemos ni debemos vivir nuestra vida de manera irresponsable.  Pablo agrega, glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y vuestro espíritu…. ¡Una vida de santidad!  Hace algunos años  escuchamos el siguiente slogan:  mente sana en cuerpo sano.  Debido a que nuestro cuerpo es templo del Dios viviente debemos tratar de mantenerlo lo más sano posible mediante una dieta sana.  Comer bien.  Descansar bien.  Tratarlo bien.  Dormir bien. Tener buenos pensamientos.  Ocupar nuestra mente y cuerpo para buenas cosas.    La generación actual dependemos más de las drogas en la historia de la humanidad.  El niño de hoy tiene un mayor nivel de ansiedad que el paciente siquiátrico promedio de la década de 1950.  Diariamente consumimos unas 30 toneladas de aspirinas, pastillas para dormir y tranquilizantes.  En 1910 las personas dormían unas 9 horas por noche.  En la actualidad dormimos 7 y nos sentimos orgullosos.  Tenemos la mente y el cuerpo cansados.  No lo estamos administrando bien.
            Administrando nuestro dones espirituales (Mateo 25:14-30).  El pasaje descrito, nos enseña la responsabilidad que todos tenemos en administrar fielmente los dones espirituales recibidos del Señor.  En esta parábola, Jesús describe una persona con muchos recursos que antes de emprender un viaje, llama a tres de sus siervos.  Es interesante que la distribución no se hace de forma equitativa.  No todos reciben lo mismo.  A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad (v. 15).  Humildemente debemos aceptar que no todos tenemos las mismas capacidades.  Lo que sí podemos afirmar es que todos por lo menos tenemos un don espiritual.   En 1 Pedro 4:10 encontramos un oportuno consejo,   Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores…..En pocas palabras, pongamos a trabajar los dones recibidos y así engrandecer el Reino de Dios.  Hemos sido llamados a ser fieles y responsables en lo recibido.  En los conceptos administrativos encontramos que debemos dar cuentas de lo recibido.  Todo ello debido a que administramos recursos ajenos.  Todo es de Dios hemos dicho anteriormente.  Y es el caso de esta parábola. Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos (v. 19).  Fijémonos bien, arregló cuentas con ellos.  antes de viajar, él dejó en manos de sus siervos recursos con el objeto que los trabajasen.  Después de algún tiempo regresa y les pide cuentas.  Los tres rinden cuentas.  Los dos primeros presentan utilidades o ganancias del 100% de los recibido.  El que recibió 5 ganó 5 y el que recibió 2 ganó otros 2 (v.  20, 22).  La recompensa que el señor de estos siervos da a ambos es similar, Bien, buen siervo y fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu señor (v. 21, 23).  Como vemos aunque lo recibido fue diferente, ambos demostraron fidelidad en sus responsabilidades y capacidades.  Ambos reciben mismas palabras de elogio, Bien, buen siervo y fiel….Sin embargo la parábola describe que el último siervo que recibió 1 talento justificó su falta de ganancias acusando a su señor de muy exigente, que pide hasta lo imposible.  Por eso medio miedo….(v. 24-25, TLA).  Pablo en 2 Cor. 5:10 nos recuerda,   Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho……No olvidar, daremos cuenta tarde o temprano.  No caigamos en justificarnos o  buscar excusas como el último siervo. 
            Finalmente en la mayordomía de nuestra vida, algo muy importante, administrando nuestras deudas.  ¿Sabía usted que la inseguridad financiera es hoy día la amenaza #1 de las familias?.  Es una de las grandes razones del por qué de los divorcios hoy día.  Algunas de las razones de ello:
            1.  Mal uso de las tarjetas de crédito:  Las familias de hoy somos esclavas del mal uso de las tarjetas de crédito.  Proverbios 22:7 dice al respecto, El rico se enseñorea de los pobres, y el que toma prestado es siervo del que presta.  El promedio de endeudamiento es de más de $10,000 por familia.  Si pagamos el mínimo por mes nos tomaría unos 15 años en pagar esa deuda. 
            2.  Nos dejamos llevar por la agresividad comercial.  Hace unos años se escuchaba:  Vuele hoy, pague después (unos decían, escóndase después).
            3.  Las tarjetas de crédito nos permiten vivir artificialmente por sobre nuestros medios reales. 
            4.  Muchas veces somos compradores impulsivos. 

            La Biblia nos pide no caer en el afán de hacerse rico.  En 1 Timoteo 6:10 leemos, porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe….Los males se inician cuando nuestros pensamientos giran en alrededor del dinero únicamente.  El dinero es algo inseguro, hoy se tiene mañana quizá no (Prov. 23:4-5, No te afanes por hacerte rico, sé prudente, y desiste.  ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas?  Porque se harán alas, como alas de águila, y volarán al cielo.  Lo mejor que podemos hacer es aprender a tener un espíritu  de contentamiento.  Entendemos que vivimos en medio de una sociedad altamente consumista y tristemente hemos caído en ello.  No estamos satisfechos y siempre queremos mas, mas y mas…..cuando  no administramos bien nuestros recursos y gastamos mas de nuestros ingresos el resultado es un endeudamiento que no tenemos capacidad de pago y eso nos roba el gozo, la paz, la tranquilidad, el bienestar, el sueño y muchas veces hasta la salud.  Un consejo oportuno, manejemos nuestros recursos en base a un presupuesto real y ser disciplinados en no excedernos en nuestros gastos.  Que les parece si tomamos el buen hábito del ahorro en vez de caer en el consumo irracional.  Dios nos pide a ser buenos mayordomos de nuestra vida y así ser exitosos.  Dios nos pedirá cuentas, no lo olvidemos.