lunes 07 de diciembre de 2015

Confiando en la provisión de Dios (Éxodo 16:1-15)

Confiando en la provisión de Dios (Éxodo 16:1-15)
Dios usó el desierto como una escuela de formación en la vida de Israel.  Durante 40 años en el desierto Dios permitió que el pueblo enfrentase diversas situaciones adversas.  Deuteronomio 8:2 nos dice al respecto,  Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos.  Hoy, Dios usa las pruebas para hacer de nosotros mejores creyentes (Stg. 1:2-4).  El maná fue la provisión y la respuesta milagrosa de Dios durante 40 años a las constantes quejas y murmuraciones del pueblo de Israel.  Durante 40 años, Dios fielmente proveyó de domingo a viernes comida suficiente para casi dos millones de personas y que todas comiesen y quedasen satisfechos.  Tristemente la falta de fe y contentamiento es muy común en la vida del creyente.  Debido a ello, caemos constantemente en el afán y preocupación.  Un reto para el 2016 es hacer de nuestras vidas un pueblo de fe, con un espíritu de contentamiento y confiando en la provisión de fiel de nuestro Dios.  S  aquémosle provecho a lo descrito en el AT.  Pablo en 1 Cor. 10:6 nos dice,  Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros….
            Dios nos provee a pesar de nuestra quejas y murmuraciones (v. 1-12).  Murmuración es:  conversación en prejuicio de alguien que está ausente.  Dice el pasaje, Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto….Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud (v. 2-3).   Si hay algo que Israel en aquel tiempo, y hoy usted y yo debemos aprender es a tener un espíritu de contentamiento (Fil. 4:11-12).  Podemos tener muchas riquezas y aún así no estar contentos ni satisfechos.  Proverbios 10:22 agrega, La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella. A pesar del reclamo pesimista y falto de fe, Dios les responde, He aquí yo os haré llover pan del cielo….y a la mañana veréis la gloria de Jehová (v. 4, 7).  Alimentar en el desierto casi 2 millones de personas no era fácil ni sencillo.  Dios es el Dios de lo imposible.   Dios tiene propósitos en permitir las estrecheces en la vida.  Dios podía perfectamente llevar al pueblo de Israel directamente a la tierra prometida.  Así también, hoy día Él puede proveernos de todo lo que queremos sin problema alguno.  Sin embargo, el Señor permitió a Israel y a nosotros ahora limitaciones o adversidades y así desarrollar músculos espirituales (Stg. 1:2-4).  Nuestras raíces espirituales se hacen más profundas cuando los vientos son fuertes y quieren derribarnos.
            Dios cumple sus promesas (v. 13-15).  De acuerdo a la palabra dada a Moisés, Dios provee el maná.  Y viéndolo los hijos de Israel, se dijeron unos a otros:  ¿Qué es esto?   Porque no sabían qué era.  Entonces Moisés les dijo:  Es el pan que Jehová os da para comer (v. 15).  Debemos decir que pecamos porque le creemos mas a Satanás en lugar de creer lo que Dios nos dice en Su Palabra.  Ese debe ser nuestro reto, ¡creerle a Dios y no dudar!  Dios fue fiel en su provisión diaria de domingo a viernes durante 40 años.  Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años….Y el maná cesó el día siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra, y los hijos de Israel nunca más tuvieron maná. 
            Instrucciones de cómo recoger el maná.  Además de la provisión milagrosa del maná, Dios instruye al pueblo de cómo debían recogerlo.  Aquí vemos que hay una demanda a la obediencia divina y seguir sus instrucciones.  Y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día….(v. 4).  ¿Por qué recoger lo de un día solamente? Dios está probando la fe y obediencia del pueblo.  Acerca del Padre nuestro leemos en Mateo 6:11, El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.  La importancia de vivir nuestra vida según las reglas divinas no las nuestras.  Aquí vemos un alto a no depender de la abundancia de bienes materiales o el consumismo en la actualidad.  Proverbios 30:8 nos dice, No me des pobreza ni riquezas, mantenme del pan necesario.  Dios sigue interesado en suplir nuestras necesidades.  Recoged de él cada uno según lo que pudiese comer…..cada uno recogió conforme a lo que había de comer (v. 16, 18).  El pueblo debía administrar correctamente la provisión divina (Prov. 13:23).  Ninguno deje nada de ello para mañana (v. 19).  Seguimos con la misma línea de pensamiento.  Sabia administración de los bienes recibidos.  El llamado de atención era recoger lo que efectivamente se iba a comer y no mas para no echarse a perder.  El sexto día, debían recoger el doble para descansar en el día de reposo (v. 22-24, 30).  Contrario a los otros días, el alimento se conservaría y así nadie debía salir a recoger el día de reposo. 

            La obediencia a medias es pecado (v. 20, 27).  La obediencia a medias se describe en el pueblo de dos maneras.  Primero, Mas ellos no obedecieron a Moisés, sino que algunos dejaron de ello para el otro día, y crió gusanos, y hedió… (v. 20).  Moisés había sido claro con las instrucciones, ninguno deje nada de ello mañana (v. 19).  Su incredulidad fue castigada con el alimento en mal estado.  Segundo, Y aconteció que algunos del pueblo salieron en el séptimo día a recoger, y no hallaron (v. 27).  Moisés también ya se los había advertido, hoy es día de reposo para Jehová, hoy no hallaréis en el campo (v. 25).  ¿Qué aprendemos de lo anterior?  Sencillamente la vida debe vivirse de acuerdo a las reglas divinas no las nuestras.  Cuando no obedecemos y las cosas no salen como esperamos y deseamos no le reclamemos a Dios.  Es que no hemos sido obedientes.  Sin duda alguna ese es nuestro reto para el 2016.  Sigamos confiando en la provisión de Dios.  ¡Dios es fiel en cumplir lo prometido! 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario