lunes 11 de enero de 2016

Vidas de fe y obediencia (Hebreos 11:4-7).

Vidas de fe y obediencia (Hebreos 11:4-7).
El capítulo once del libro de Hebreos, se le llama con justa razón la galería de los héroes de la fe.  Es un grupo de hombres y mujeres que por su fe, ejemplo y valor, Dios inspiró al escritor sagrado que  describiese algunos por nombres y a otros no (Dios sabe quiénes son).  Hoy, hablaremos de los primeros tres de esa lista.  Abel, Enoc y Noé  podemos encontrar con mas detalle sobre sus vidas y lo que hicieron en el libro de Génesis y cómo su ejemplo debe inspirarnos a nosotros en este tiempo.
            El obedecer a Dios siempre es para nuestro beneficio.  Deuteronomio 10:12-13 nos dice,  ¿Qué espera Dios de ustedes?  Simplemente que lo respeten y obedezcan, y que lo  amen y adoren con todo su ser.  Dios espera que ustedes obedezcan todos sus mandamientos, para que les vaya bien (TLA).  Observemos que el pasaje finaliza con una promesa, para que las vaya bien.  Desde luego esto está condicionado a la obediencia que cada uno de nosotros debe dar a los principios bíblicos. Dios mismo se ha comprometido que nos irá bien.  Josué 1:8 agrega, Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito, porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.  Fe es obedecer sin tener que entender muchas veces.  La fe es la virtud cristiana necesaria para acercarse a Dios.  Hebreos 11:6 nos lo dice,   sin fe es imposible agradar a Dios.  Las vidas de Abel, Enoc y Noé se caracterizaron por ser hombres  que llevaron a la práctica su fe obedeciendo a Dios.  Muy pertinente para nosotros 1 Samuel 15:22,   A Dios le agrada más que le obedezcamos, y no que le traigan ofrendas.  Es mejor obedecerlo que ofrecerle los mejores animales (TLA).
            Abel obedece dando por fe lo mejor (v. 4, Gn 4:4).  El versículo 4 de Génesis 4 nos dice respecto a cómo dio Abel, Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas.  Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda.    En el pasaje de Hebreos 11:4 dice, Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín.  El término excelente significa, porción mayor, más en cantidad o calidad.  Desde luego las comparaciones nunca son buenas.  El escritor sagrado está justamente afirmando que aquí tenemos dos adoradores con diferente actitud al dar. Abel debido a su fe dio con calidad y esa actitud venía de su corazón  y Dios se agradó de ello.  Abel por fe obedeció las reglas establecidas por Dios.  Adán ya había sido instruido cómo debía hacerlo (aunque no se dice podemos deducirlo porque Abel lo hizo bien y Dios se agradó de ello).  Su fe y obediencia sirven hasta hoy día de testimonio a nosotros.  Dios le ha galardonado honrándole a través de la historia de la humanidad. 
            Enoc, su fe  obedeció caminando junto a Dios.  Hebreos 11:5 nos dice, Por la fe Enoc, fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios, y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.   Podemos hablar mucho de la vida de este hombre aún sin que la Biblia diga mucho de él.  De hecho en Génesis 5 encontramos únicamente 3 versículo que se refieren a Enoc.  Dos detalles importantes en su vida. Caminó con Dios, y Dios se lo llevó.  Lo segundo vino como producto de lo primero. Caminar con Dios significa obediencia y fe.  La vida cristiana se vive de acuerdo a las reglas de Dios no las nuestras (Juan 14:15 dice, Si me amáis, guardad mis mandamientos).  Caminar con Dios significa una vida agradable a Él:  y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.  Enoc marcó la diferencia por casi 300 años en medio de una sociedad corrupta.  Mantuvo una comunión íntima, diaria y agradable con Dios (1 Juan 2:15-17 dice,   No améis al mundo….Y el mundo pasa, y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre).  No debemos vivir nuestra vida de acuerdo al molde del mundo sino al molde de Dios.  Efesios 4:22-24 nos recuerda, En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.  Dios galardona la fe y obediencia de Enoc llevándoselo.  Enoc así como el profeta Elías (2 Reyes 2:1-12) no experimentaron la muerte.  Fueron los primeros humanos en ser raptados, promesa doctrina bíblica para la iglesia que encontramos en 1 Tes. 4:13-18. 
            Finalmente encontramos a Noé por fe obedeció las instrucciones de Dios.  En Hebreos 11:7 dice,   Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase, y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.  En Génesis 6:8-9 se describen las cualidades espirituales de Noé, Pero Noé halló gracia ente los ojos de Jehová….Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones, con Dios caminó Noé.  En pocas palabras, así como el bisabuelo Enoc, Noé siguió sus pasos y tuvo una íntima comunión con Dios.  Debido a ello, Dios le comparte Sus planes y se dice que fue advertido por Dios de cosas que aún no se veían…(Hebreos 11:7).  De qué estamos hablando.  He aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra (Gn. 6:17).  ¿Qué de extraño vemos aquí?  Bueno debemos recordar que hasta entonces nadie conocía lo que era llover. Génesis 2:5-6 nos dice, ….Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra…sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra.  Así que Noé conoce de Dios lo que sucedería.  Llover no era nada conocido por el hombre y Noé por fe obedece las instrucciones de Dios en construir un monumental barco donde debía introducir animales para salvar la especie.  Pero Noé también se dedicó a predicar lo que se venía sin tener respuesta alguna. Dice la Biblia que únicamente entraron al arca Noé, y Sem, Cam y Jafet hijos de Noé, la mujer de Noé, y las tres mujeres de sus hijos, con él en el arca (Gn. 6:13).  Debido a la pecaminosidad del hombre, Dios enviaría un juicio por medio de un diluvio para destruirla.  Noé siguió las instrucciones divinas en cuánto al qué y cómo hacer.  E hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová (Gn. 7:5).  Como hemos dicho, estos tres hombres, Abel, Enoc y Noé son ejemplo de fe y esa fe la llevaron a la práctica por medio de la obediencia a todo lo que nuestro Dios les pidió que hiciesen.   La obediencia siempre nos trae beneficios.  La fe en Dios nos ayuda a obedecer sus principios que encontramos en la Biblia.  Imitemos la fe de estos hombres siendo obedientes.  Recordemos que Dios, es galardonador de los que le buscan (Hebreos 11:6).  Bendiciones a todos. 

                                                                                                         

No hay comentarios.:

Publicar un comentario