lunes 28 de marzo de 2016

Enfrentando correctamente a nuestro enemigo espiritual Lucas 8:26-39

Pastor Rafael Mixco
Enfrentando correctamente a nuestro enemigo espiritual
Lucas 8:26-39
Introducción:
         Hace algún tiempo, salió la noticia  de un grave accidente de auto.  Mientras conducía, el hombre estaba rasurándose.  Algunos testigos que vieron el accidente, dicen que de súbito se puso la mano debajo del cuello y se dobló sobre el volante.  El coche se desvió y se fue a una zanja y el hombre se mató.   Se ordenó la autopsia.   Conforme empezaron a descubrir los detalles, un médico muy acucioso notó un pequeño pinchazo detrás de la oreja del hombre donde una avispa le había picado, paralizando temporalmente un área en particular del nervio y cegándole por el dolor.   Normalmente un hombre adulto, con fuerza normal, puede simplemente espantar a una pequeña avispa sin problema.  Pero cuando esa avispa le picó en ese sitio, produjo un choque fatal. 
         Los ataques de nuestro enemigo espiritual son constantes y no respetan a nadie.  Vivimos en un mundo lleno de atracciones como también de otro tipo de armas que muchas veces nos sorprenden con sus trampas o métodos que cuando caemos en ellas pueden iniciar un proceso que puede resultar en vidas destruidas.  Lo peor de todo es que ¡nadie es inmune!   No estamos para juzgar a nadie sino más bien que busquemos a la luz de la Escritura y seguir sus instrucciones para saber cómo enfrentarle y tener la victoria que todos necesitamos. 
Bosquejo
1.  Debemos reconocer quién y cómo es nuestro enemigo (Ef. 6:12).
         a.   ¿Quién es  nuestro enemigo espiritul?  (Ef. 6:11).   Algunos detalles sobre este oscuro personaje:
                  1.  Pablo lo describe como el diablo.  Significa acusador, calumniador.      Jesús le llama padre de mentira (Juan 8:44). 
                  2.  La Biblia habla con abundancia del diablo y sus demonios (Génesis 3:1, Apoc. 12:9,  Salmos 106:37, Marcos 1:23-27,  1 Timoteo 4:1, 2 Pedro 2:4).
                  3.  En los evangelios a los demonios se les llama espíritu maligno (Marcos 7:25-26, Lucas 8:2). 
                  4.   Todos los demonios son depravados y malos en su obra y persona.  Son perversos y radicalmente opuestos al carácter santo de Dios.
                  5.   Buscan esclavizar a las personas a lo oculto, espiritismo, hechicería, la inmoralidad y destruir a la persona a como de lugar (Jn 10:10).
         b.  ¿Cómo es nuestro enemigo?  (Ef. 6:12).    Veamos los detalles que revelan cómo es nuestro enemigo:
                  1.   No es enemigo de carne y hueso:  Porque no tenemos lucha contra sangre y carne…..Nuestra lucha no es contra seres humanos (NVI).  Lo más peligroso de nuestro enemigo es que no lo podemos ver.  Es espiritual.    Hoy como ayer, los ejércitos adversarios tratan de conocer a su enemigo (espías).   Conociendo a nuestro enemigo podemos vencerlo con más facilidad.
                  2.  Tenemos una lucha: se refiere al combate cuerpo a cuerpo haciendo acopio de todo lo que está a nuestro alcance. 
                  3.    Pablo describe un enemigo bien organizado:
                           principados:  orden elevada de demonios. 
                           Potestades:  autoridad.
                           Gobernadores:  dominadores del mundo:  bien pueden ser demonios infiltrados en la política del mundo.
                           Huestes espirituales de maldad:   es un ejército bien organizado que se haya disperso en todo el mundo.
         c.  Debemos ponernos toda la armadura de Dios (6:11, 13):  La armadura descrita es:  la verdad (v. 14ª), ser justos (v. 14b), llevar el evanglio de la paz (v. 15), la fe (v.16), seguridad de nuestra salvación (v. 17ª), buen uso de la palabra de Dios (v. 17b) y la oración (v. 18).  
         d.   Conocer las estrategias de nuestro enemigo (v. 11):   ….para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.  Asechanzas:  métodos:  uso de sagacidad, engaño.  Es cuando un animal salvaje que acecha y se lanza sobre su presa de forma inesperada y sorpresiva sobre su presa (1 Pedro 5:8).   El diablo conoce nuestros puntos débiles y ahí nos ataca.  Sabe la mejor hora para atacarnos (2 Samuel 11, caso de David). 

2.  Debemos conocer los efectos malos de nuestro enemigo (Lucas 8:26-30).
         a.   Jesús y su  guerra espiritual (Lucas 4:2):     Cuando vemos la vida de Jesús, notamos que también estuvo sujeto a la guerra espiritual.  Lucas 4:2 describe que su inicio de su ministerio fue sujeto a la tentación del diablo por 40 días y 40 noches.   Lucas 22:44 en Getsemaní hubo otra guerra y la final en la cruz del Calvario. 
         b.  Descripción del endemoniado gadareno (v. 27):  Lucas describe la obra de sufrimiento que Satanás y su demonios hacen a todo aquel que cae en sus manos:
                  1.   Desnudo:   los espíritus malos hacen perder al hombre su sentido de vergüenza y su conciencia misma.    Este hombre tenía destruida toda modestia, intimidad y respeto de sí mismo. 
                  2.   No vivía en su casa:  podemos decir que había perdido su familia (esposa e hijos, destruye familias).  Sin vida social.  Estaba separado de todo tipo de vida social.
                  3.  Vivía en un cementerio:   este hombre obligado a vivir entre los muertos.  Un cementerio no es un lugar apropiado para vivir.  Sin duda alguna lleno de opresión.  Esa es la labor de Satanás y sus demonios, oprimir a la humanidad.  Cristo por el contrario vino a darnos libertad de todo (Juan 8:31-32). 
                  4.  Tenía una fuerza anormal (v. 29): ….le ataban con cadenas y grillos, pero rompiendo las cadenas, era impelido por el demonio a los desiertos.    Se oponen a ser gobernados o estar sujetos a cualquier autoridad.  Son impulsados a vivir vidas salvajes y hacer lo les plazca.  Su vuelven violentos.  Su voluntad está bajo presión.  Este hombre estaba siendo dañado física, mental y espiritualmente (Marcos 5:3-5).
3.  Debemos reconocer la necesidad de Jesús en nuestras vidas (v. 35, 38-39).
         a.  La labor de Jesús (1 Juan 3:8):    Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.    Jesús vino y se introdujo al mismo reino de tinieblas del diablo.  Deshacer:  soltar, disolver, desatar de una cadena o de un lazo.  En sentido figurado es liberar.  Las obras del diablo encadenan Jesús nos libera (Col. 2:14-15).  Dos veces aparece la expresión:  para:  designa un propósito (1 Juan 3:5).  En la cruz del Calvario,   Jesús lo derrotó completamente.  En la cruz toda la obra de Satanás  fue destruida.  El diablo ya está vencido (Juan 16:33, Romanos 16:20).  Ya está condenado (Juan 16:11).  Está destinado a la perdición (Juan 12:31).  No tiene ninguna autoridad sobre aquellos que confían en Cristo (Romanos 8:1-2). 
         b.  Efectos  en la vida nueva con Jesús (v. 35, 38-39):     Favor consideremos lo siguiente:
                  1.  Después de haber tenido un encuentro con Jesús NO podemos seguir siendo los mismos (Fil. 3:4-8).  
                  2.     Este hombre  estaba cambiado completamente:  sentado a los pies de Jesús, vestido, y en su juicio cabal (v. 27, 29). 
                  3.    Después de la experiencia con Jesús:  somos llamados a dar el mejor testimonio posible.   Especialmente con nuestra familia:  Vuélvete a tu casa,  y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo (v. 39).  
CONCLUSIONES:
         1.  Como hijos de Dios debemos interesarnos e saber quién es y cómo trabaja nuestro enemigo espiritual.   Conocer nuestro enemigo.
         2.    Debemos interesarnos en saber lo malo que es malo.
         3.    Sin duda alguna el deseo del diablo es destruirnos a como de lugar.
         4.  Todo hijo de Dios debe saber que contamos con la protección divina.
         5.  Como hijos de Dios, somos responsables de mostrar los frutos que somos Sus hijos de verdad.  Demos el mejor testimonio posible.


lunes 21 de marzo de 2016

Principios para una oración eficaz (Santiago 1:5-8).

Principios para una oración eficaz (Santiago 1:5-8).
El Dr. Martyn Lloyd-Jones dijo:  La oración es la actividad humana suprema del alma.  El hombre llega a lo máximo cuando de rodillas se encuentra frente a frente con Dios.  Santiago, el autor de este práctico libro, nos da una serie de principios de cómo acercarnos a Dios y expresarle nuestras necesidades. Hay un proverbio popular que dice:  Hasta para pedir hay que tener gracia.  Y es que en la vida, encontramos personas con profundas necesidades pero no saben cómo pedir.  El mismo Santiago nos lo dice capítulo 4:3, Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.  Esto quiere decir, muchas veces podemos pedir actuando no por buenos motivos y estos motivos, no honran a Dios así que hasta para pedir debemos saber cómo hacerlo. 
            Bíblicamente podemos encontrar muchas razones del por qué la oración es importante. Por espacio diremos tres razones:
            1.  La oración me conecta con Dios.  El Salmo 25:1 expresa:  A ti, oh Jehová, levantaré mi alma.  Mas que una obligación la oración es un privilegio único que tenemos para conectarnos con Dios y hablar con él y que él también hable con nosotros.  Debemos reconocer, que la iglesia no ha aprovechado debidamente esta valiosa herramienta y disciplina espiritual.  La iglesia del libro de los Hechos es un excelente ejemplo de vida de oración (Hechos 1:14, Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego….2:42, Y perseveraban ….en partimiento del pan y en las oraciones….3:1, Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración….4:31, Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló etc). 
            2.  Jesús mejor ejemplo vida de oración a seguir (Marcos 1.35, Lucas 6:12-13).   Sigamos su ejemplo. 
            3.  La oración nos hace depender de Dios: cuando oramos reconocemos que nosotros no podemos hacerle frente a la vida sin la ayuda divina.  El profeta Isaías lo expresa así en 40:31:  Pero los que esperan a Jehová, tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán.  En pocas palabras, la oración hará diferencia en nuestra vida porque hemos aprendido a depender del Señor.
            Debemos orar pidiendo con sabiduría (v. 5),   Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.  ¿Qué es la sabiduría?  Es la aplicación de los principios divinos al diario vivir.  Proverbios 1:7 dice, Todo el que quiera ser sabio debe empezar por obedecer a Dios, pero la gente ignorante no quiere ser corregida ni llega a ser sabia (TLA).  La sabiduría bíblica se fundamenta en tener una relación correcta con el Señor.  Santiago 3:17 describe en qué consiste la sabiduría de Dios:  Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.  Pura significa libre de contaminación.  Mateo 5:8 dice, Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.  Amable, justo, moderado, cortés y considerado.  Es paciente.  Llena de buenos frutos o sea, debemos conocernos por personas que demostramos buenos frutos en buenas obras (Ef. 2:10, Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas, Tito 2:14, quien se dio a si mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad, y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras).  Es interesante el ofrecimiento que nuestro Dios nos  hace.  Si hay falta de sabiduría, (siendo honestos, todos entramos en esa categoría y ese sigue siendo el primer principio de dependencia de Dios).  Pedir con sabiduría es un buen consejo que debemos tener siempre presente y que sin duda alguna es para nuestro beneficio.  Por otro lado, aparte del ofrecimiento que tenemos, Dios como que nos da un cheque en blanco, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada (v. 5).  Dios es generoso, da sin regatear ni tampoco nos reprende no importando la frecuencia o cantidad de sabiduría que ya hemos recibido de parte de Él. 
            En medio de la experiencia de pedir y recibir, Santiago agrega una advertencia a tener presente, Pero pida con fe, no dudando…Pedir con fe es saber depender completamente de Dios en su fidelidad y capacidad de responde favorablemente a nuestra petición.  Hebreos 11:6 nos dice, Pero sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.  Eso quiere decir, Dios premia a aquellos que le buscan con fe.  Por lo tanto, Santiago nos aclara que la falta de fe, bloquea la respuesta de Dios.  Así lo dice el escritor en el verso 7,  no piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.   No esperemos recibir algo del Señor cuando no hay fe.  No piense…quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.  Aquí encontramos una advertencia que debe ser tenida muy en cuenta.  Pedir sin fe equivale a recibir:  ¡nada!  Pedir con fe equivale a recibir un galardón según Hebreos 11:6.  Así que decidamos mejor pedir con fe, Dios honrará su palabra y ofrecimiento.

            Finalmente, Santiago 4:8 agrega, El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.  Doble ánimo es una persona que aparentemente tiene dos personalidades.  Hoy se habla mucho del término bipolar (trastorno del estado de ánimo caracterizado por la presencia de uno o mas episodios de estados de ánimo, se refleja por estado de alegría y tristeza de una manera mas extrema que las personas normales).  Una persona de doble ánimo, Santiago le llama inconstante.  Es alguien indeciso, inseguro y no sabe cuál camino tomar.  Es una persona vacilante, titubeante,  fluctuante, incierto etc.  Es el tipo de personas con falta de estabilidad y permanencia en algo. Tiene la facilidad de cambiar de opinión con suma facilidad. Dios está en la búsqueda de personas constantes especialmente en la fe.  Romanos 12:12 dice,  gozosos en la esperanza, sufridos en la tribulación, constantes en la oración.  Así mismo 1 Cor. 15:58 agrega, Así que, hermanos míos, amados estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre….Tomar en consideración dos ayudas para ser constantes.  Primero, usemos nuestras armas espirituales (2 Cor. 10:3-6) y fijemos nuestra mente de pensamientos buenos (Fil. 4:8-9).  Finalmente Proverbios 16:3 nos recuerda, Encomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos serán afirmados.  Bendiciones a todos.

lunes 14 de marzo de 2016

Mostrando actitudes correctas en medio de las pruebas (Santiago 1:1-6).

Mostrando actitudes correctas en medio de las pruebas (Santiago 1:1-6).
Santiago el hermano del Señor Jesús es el escritor de este libro práctico.  Aunque creyó en Jesús como el Mesías después de la resurrección (Juan 7:5, 1 Cor. 15:7),  el libro de los Hechos lo describe como uno de los líderes principales de la iglesia del I siglo (Hechos 15:13, Jacobo es su nombre en hebreo y Santiago en griego).  Este maravilloso libro en sus inicios nos habla sobre cómo enfrentar las pruebas.
            Brevemente por espacio hablemos de la actitud.  Es la manera de cómo respondemos a las presiones o dificultades o a la vida misma.  La actitud lo determina todo.  Según los médicos, dos personas pueden tener la misma enfermedad y seguir mismo tratamiento y lo que hará la diferencia entre uno y otro es la actitud al enfrentar la enfermedad.  ¿Cuál es mi actitud al enfrentar la prueba o dificultad?   Job 1:20-21 es una forma clara y contundente de cuál debe ser nuestra actitud cuando viene la prueba,   se postró en tierra y adoró….Desnudo salí….y desnudo volveré.   Por ejemplo cuando enfrentamos pérdidas materiales, es ahí cuando usted y yo debemos darle el valor real a las cosas y no poner nuestro corazón y vida en ellas.  La resiliencia,  es la capacidad de los seres para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas e incluso resultar fortalecidos por estos.    Las personas resiliente, responde con mayor equilibrio emocional frente a situaciones de estrés, soportando mejor las presiones. 
            ¿Cómo mostramos actitudes correctas en medio de las pruebas?  Primero, respondiendo con gozo (v. 2).  Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas.  El gozo es un fruto del ES (Gál. 5:22).  El gozo no es una reacción emocional sino mas bien, una deliberada e inteligente reacción cuando evaluamos las circunstancias desde el lente de Dios.  No debe ser una reacción pasajera sino una forma de vida permanente.  El gozo no es el resultado de circunstancias externas (alegría, felicidad) el gozo depende únicamente del ES.  El gozo del Señor es nuestra fortaleza, por lo tanto el gozo nos capacita para tener éxito.  Santiago escribe, tened….en el idioma original se leería así, considerando…es un llamado a la reflexión sincera y profunda de lo que nos está sucediendo.  No siempre entendemos lo que nos está pasando sin embargo en medio de ello, podemos seguir confiando en que Dios tiene todo bajo su control perfecto.  ¿Cuál es la voluntad de Dios en lo que nos sucede?  Normalmente nuestras oraciones giran en torno a lo que queremos, deseamos, anhelamos y hemos planeado y  casi nunca buscamos cuál es la voluntad de Dios sino mas bien la nuestra.  Hermanos y hermanas lo mas seguro en nosotros es que Dios haga su voluntad perfecta en nosotros y la nuestra.  Salmos 138:8 dice, Jehová cumplirá su propósito en mi…..No desampares la obra de tus manos).  Así que Santiago nos invita a que tengamos una actitud reflexiva para saber por qué y para qué Dios permite lo que permite.  El gozo es contrario a la amargura (Hebreos 12:15, estorba y contamina).  ¿Qué escogeremos, el gozo o la amargura?
            Segundo, respondamos con fe (v. 2, sabiendo que la prueba de vuestra fe…). Santiago usa el sabiendo….así que no debemos ser ignorantes ni sorprendernos cuando venga la prueba (1 Pedro 4:12, Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese).  Por lo tanto, no es ningún accidente ni tampoco que Dios ha perdido el control en lo que nos está sucediendo y no sabe qué hacer.  Dios es Soberanos y está y sigue en control aunque no nos parezca así.  Santiago nos pide responder con fe ante las circunstancias poco agradables de la vida.  El apóstol Pedro en su primera carta 1:7 nos recuerda, La confianza que ustedes tienen en Dios es como el oro, así como la calidad del oro se pone a prueba con el fuego, la confianza que ustedes en Dios se pone a prueba con los problemas, si ustedes pasan la prueba, su confianza será más valiosa que el oro, pues el oro se puede destruir (TLA).  Andar por fe es guardar silencio y saber esperar en Dios (Salmos 37:7,  Guarda silencio ante Jehová, y espera en él).  Dos cosas nos pide el salmista:  silencio y saber esperar.  Normalmente hacemos lo contrario.  Queremos que todo el mundo sepa lo que nos pasa y que Dios nos responda inmediatamente. 
            Tercera actitud,   respondamos con paciencia (v. 3, ….la prueba de vuestra fe produce paciencia).    La paciencia es otro fruto del ES (Gál.  5:22).  Significa, llevar una pesada carga, cuando avanza la carga se vuelve mas pesada y dificultosa pero no se deja vencer sino que avanza hasta llegar la meta. Paciencia es mantenerse firme, perseverar.  La Biblia tiene tantos casos de llamados a tener paciencia.  Por ejemplo, Abraham y Sara debieron esperar 25 años para tener un hijo (Isaac).  Josué y el pueblo de Israel, debieron dar siete vueltas al séptimo día. ¿Qué habrá pensado Josué y todo el pueblo quizá al sexto día y que las murallas seguían firmes.  Naamán, el orgulloso general sirio pero leproso cuando va donde el profeta Eliseo y éste, envía a decirle por medio de su siervo Giezi que debía irse a lavarse o zambullirse siete veces dentro del río Jordán.  Para que el milagro sucediese debía zambullirse no cinco ni seis sino siete y Dios honró y respaldó la palabra del profeta.  Una manera de medir el éxito es con la paciencia que enfrentamos las adversidades y pruebas en la vida.  La paciencia no es la facilidad de saltar los obstáculo sino mas bien la disposición de continuar pacientemente a pesar de ellos
            Finalmente, debemos fomentar la madurez (v. 4), Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.  Perfectos y cabales es sinónimo de madurez espiritual.  Es la capacidad de entender y obedecer la palabra de Dios y aplicarla al diario vivir.  Las pruebas Dios las permite para que maduremos.  Es el proceso que Dios usa para formar carácter en nosotros.  Así que pensemos, ¿estamos teniendo buena actitud frente a las adversidades?  Dios desea que enfrentemos las pruebas con gozo, fe y paciencia.  Sigamos brillando a pesar de los conflictos que enfrentemos.  Bendiciones a todos.