lunes 21 de marzo de 2016

Principios para una oración eficaz (Santiago 1:5-8).

Principios para una oración eficaz (Santiago 1:5-8).
El Dr. Martyn Lloyd-Jones dijo:  La oración es la actividad humana suprema del alma.  El hombre llega a lo máximo cuando de rodillas se encuentra frente a frente con Dios.  Santiago, el autor de este práctico libro, nos da una serie de principios de cómo acercarnos a Dios y expresarle nuestras necesidades. Hay un proverbio popular que dice:  Hasta para pedir hay que tener gracia.  Y es que en la vida, encontramos personas con profundas necesidades pero no saben cómo pedir.  El mismo Santiago nos lo dice capítulo 4:3, Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.  Esto quiere decir, muchas veces podemos pedir actuando no por buenos motivos y estos motivos, no honran a Dios así que hasta para pedir debemos saber cómo hacerlo. 
            Bíblicamente podemos encontrar muchas razones del por qué la oración es importante. Por espacio diremos tres razones:
            1.  La oración me conecta con Dios.  El Salmo 25:1 expresa:  A ti, oh Jehová, levantaré mi alma.  Mas que una obligación la oración es un privilegio único que tenemos para conectarnos con Dios y hablar con él y que él también hable con nosotros.  Debemos reconocer, que la iglesia no ha aprovechado debidamente esta valiosa herramienta y disciplina espiritual.  La iglesia del libro de los Hechos es un excelente ejemplo de vida de oración (Hechos 1:14, Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego….2:42, Y perseveraban ….en partimiento del pan y en las oraciones….3:1, Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración….4:31, Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló etc). 
            2.  Jesús mejor ejemplo vida de oración a seguir (Marcos 1.35, Lucas 6:12-13).   Sigamos su ejemplo. 
            3.  La oración nos hace depender de Dios: cuando oramos reconocemos que nosotros no podemos hacerle frente a la vida sin la ayuda divina.  El profeta Isaías lo expresa así en 40:31:  Pero los que esperan a Jehová, tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán.  En pocas palabras, la oración hará diferencia en nuestra vida porque hemos aprendido a depender del Señor.
            Debemos orar pidiendo con sabiduría (v. 5),   Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.  ¿Qué es la sabiduría?  Es la aplicación de los principios divinos al diario vivir.  Proverbios 1:7 dice, Todo el que quiera ser sabio debe empezar por obedecer a Dios, pero la gente ignorante no quiere ser corregida ni llega a ser sabia (TLA).  La sabiduría bíblica se fundamenta en tener una relación correcta con el Señor.  Santiago 3:17 describe en qué consiste la sabiduría de Dios:  Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.  Pura significa libre de contaminación.  Mateo 5:8 dice, Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.  Amable, justo, moderado, cortés y considerado.  Es paciente.  Llena de buenos frutos o sea, debemos conocernos por personas que demostramos buenos frutos en buenas obras (Ef. 2:10, Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas, Tito 2:14, quien se dio a si mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad, y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras).  Es interesante el ofrecimiento que nuestro Dios nos  hace.  Si hay falta de sabiduría, (siendo honestos, todos entramos en esa categoría y ese sigue siendo el primer principio de dependencia de Dios).  Pedir con sabiduría es un buen consejo que debemos tener siempre presente y que sin duda alguna es para nuestro beneficio.  Por otro lado, aparte del ofrecimiento que tenemos, Dios como que nos da un cheque en blanco, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada (v. 5).  Dios es generoso, da sin regatear ni tampoco nos reprende no importando la frecuencia o cantidad de sabiduría que ya hemos recibido de parte de Él. 
            En medio de la experiencia de pedir y recibir, Santiago agrega una advertencia a tener presente, Pero pida con fe, no dudando…Pedir con fe es saber depender completamente de Dios en su fidelidad y capacidad de responde favorablemente a nuestra petición.  Hebreos 11:6 nos dice, Pero sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.  Eso quiere decir, Dios premia a aquellos que le buscan con fe.  Por lo tanto, Santiago nos aclara que la falta de fe, bloquea la respuesta de Dios.  Así lo dice el escritor en el verso 7,  no piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.   No esperemos recibir algo del Señor cuando no hay fe.  No piense…quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.  Aquí encontramos una advertencia que debe ser tenida muy en cuenta.  Pedir sin fe equivale a recibir:  ¡nada!  Pedir con fe equivale a recibir un galardón según Hebreos 11:6.  Así que decidamos mejor pedir con fe, Dios honrará su palabra y ofrecimiento.

            Finalmente, Santiago 4:8 agrega, El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.  Doble ánimo es una persona que aparentemente tiene dos personalidades.  Hoy se habla mucho del término bipolar (trastorno del estado de ánimo caracterizado por la presencia de uno o mas episodios de estados de ánimo, se refleja por estado de alegría y tristeza de una manera mas extrema que las personas normales).  Una persona de doble ánimo, Santiago le llama inconstante.  Es alguien indeciso, inseguro y no sabe cuál camino tomar.  Es una persona vacilante, titubeante,  fluctuante, incierto etc.  Es el tipo de personas con falta de estabilidad y permanencia en algo. Tiene la facilidad de cambiar de opinión con suma facilidad. Dios está en la búsqueda de personas constantes especialmente en la fe.  Romanos 12:12 dice,  gozosos en la esperanza, sufridos en la tribulación, constantes en la oración.  Así mismo 1 Cor. 15:58 agrega, Así que, hermanos míos, amados estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre….Tomar en consideración dos ayudas para ser constantes.  Primero, usemos nuestras armas espirituales (2 Cor. 10:3-6) y fijemos nuestra mente de pensamientos buenos (Fil. 4:8-9).  Finalmente Proverbios 16:3 nos recuerda, Encomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos serán afirmados.  Bendiciones a todos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario