lunes 16 de mayo de 2016

Administrando sabiamente nuestras finanzas (1 Timoteo 6:6-10).

Administrando sabiamente nuestras finanzas (1 Timoteo 6:6-10).
Una de las mentiras que le ha dado resultado a Satanás es:  La clave de la felicidad está en poseer mas y mas y mas y entre mas  dinero y bienes materiales acumulemos, nuestra vida tendrá mas sentido.  Jesús en Lucas 12:15 aclara, Mirad y guardaos de toda avaricia, porque la vida del hombre NO consiste en la abundancia de los bienes que posee. Avaricia es, el afán de poseer muchas riquezas por el solo placer de atesorarlas sin compartir con nadie. La avaricia es un deseo desordenado de poseer mas de lo que necesitamos.
            La inseguridad financiera es considerada la amenaza número 1 en las familias de hoy.  Lo vemos sencillamente en la proliferación de loterías estatales.  Hay personas que hacen grandes viajes solo para comprar boletos de lotería con la esperanza de ganar el premio mayor y según ellos salir de todos sus problemas y nunca regresar a ellos.  Viendo una encuesta de personas que ha ganado el premio mayor es sumamente interesante que la mayoría de ellos vuelven a quedar sin nada y en algunos casos mas limitados que antes de ganar la lotería. 
            Cuando hablamos de administrar, nos referimos a poner orden y organización en lo referente a las finanzas.  Proverbios 13:23 nos recuerda,  En el barbecho de los pobres hay mucho pan, mas se pierde por falta de juicio.  Podemos tener abundancia de bienes materiales sin embargo, éstas se perderán si no somos buenos mayordomos o administradores de esos recursos.  Lo primero que veremos y debemos saber para administrar sabiamente nuestras finanzas es tener contentamiento (1 Timoteo 6:6-8, Filipenses 4:11-12).  Contentamiento es sentirse satisfecho, suficiente con lo que se tiene.  Es reaccionar adecuadamente ante su medio.  Es hallar suficiencia en Cristo y depender de él.  Es estar contento o satisfecho bajo cualquier circunstancia exterior.  Creemos ahí inicia una sabia administración.  Es aprender a estar satisfecho si solo tenemos poco.  Pablo nos dice, Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento ……No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación (1 Timoteo 6:6, Filipenses 4:11).  El contentamiento viene de Dios y debemos aprender a vivir con esa actitud.  No caer en el grave error del consumismos innecesario endeudándonos todo ello motivado por la falta de contentamiento.
            El segundo elemento es digamos no al amor al dinero (1 Timoteo 6:10, Porque raíz de todos los males es el amor al dinero).  Debemos aclarar que el dinero en sí no es malo.  El apóstol nos dice que es el amor al dinero la problemática a superar.  Se vuelve raíz cuando llegamos amar las posesiones sobre todas las cosas cayendo en la avaricia (afán de poseer muchas riquezas por el solo placer de aterosararlas  sin compartir con nadie).  Cuando caemos en esa corriente, a decir verdad, nunca estaremos satisfechos con lo que tenemos y siempre querremos mas, y mas y mas. A ello agregamos que no somos generosos.  El rico insensato es un buen ejemplo de ello.  Lucas 12:16-19 nos dice la reflexión hecha por este hombre lleno de posesiones, ….La heredad de un hombre había producido mucho….¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? ….Estos haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes, y diré a mi alma:  Almas, muchos bienes tienes guardados….repósate, come, bebe, regocíjate….El grave error de un hombre que tiene su corazón en los bienes materiales es no tener un espíritu generoso.  En vez de pensar y decir, bueno tengo muchos bienes los compartiré con aquellos que no tienen.  Proverbios 11:24 dice, Hay quienes reparten, y les es añadido más, y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza.  Cuando amamos el dinero y las posesiones, creamos una falsa sensación de seguridad en ellas (Prov. 23:5 dice, ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas?   Porque se harán alas como alas de águila, y volarán al cielo.  Creemos que por tener cierta cantidad de dinero en el banco es todo lo que necesitamos en la vida.  Cuidado con el engaño de las riquezas y confiar nuestra seguridad en ellas.
            Finalmente, usando sabiamente nuestros recursos.  Esto lo lograremos primero disciplinémonos en el ahorro (inicie hoy mismo).  Ahorra es separar una porción razonable de sus ingresos para una necesidad futura.  Acumular es: juntar tanto dinero como sea posible para protegernos contra la adversidad imaginable en la vida.  Proverbios 21:20 dice, En casa del sabio abundan las riquezas y el perfume, pero el necio todo lo despilfarra.  En Lucas 15:14 acerca de los graves errores que cometió el hijo pródigo es que cuando todo lo hubo malgastado despertó a la realidad.  Los amigos desaparecieron.  Vino una gran hambre y no sabía trabajar.  No tuvo la idea de dejar algo ahorrado.  Preparemos un presupuesto real de ingresos y egresos.  Proverbios 22.17 dice, Hombre necesitado será el que ama el deleite, y el que ama el vino y los ungüentos no se enriquecerá.  Llegamos a esto, cuando vivimos solo por vivir, malgastando nuestros ingresos sin sabiduría alguna y muchas veces no llegamos a fin de mes y andamos pidiendo prestado para cubrir los gastos.  Ajustemos nuestros gastos por debajo de nuestros ingresos.  ¡Gastemos menos, no importa cuánto ganemos!  Los beneficios será entre otros:  estabilidad financiera, enfrentaremos necesidad inesperada y tendremos capacidad de apoyar la obra de Dios y bendecir a nuestro prójimo.  Así también, digamos no a la esclavitud financiera haciendo uso correcto de las tarjetas de crédito.  Proverbios 22:7 dice, El rico se enseñorea de los pobres, y el que toma prestado es siervo del que presta.   El problema básico de las deudas especialmente por tarjetas de crédito radica cuando nos enfrascamos a vivir por encima de nuestras reales posibilidades usando las tarjetas para completar esos gastos.   Un tema bíblico y razonable lo encontramos en Proverbios 30:8, ….No me des pobreza ni riqueza, mantenme del pan necesario.  Aquí volvemos y recordamos el principio descrito al inicio:   Pablo nos dice, Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento ……No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación (1 Timoteo 6:6, Filipenses 4:11).  El contentamiento viene de Dios y debemos aprender a vivir con esa actitud.  No caer en el grave error del consumismos innecesario endeudándonos todo ello motivado por la falta de contentamiento. Debemos vivir con un presupuesto real, no salirse de él y no sigamos usando las tarjetas para cubrir gastos fijos (grave error). 
            A modo de  conclusión:  no sigamos creyendo la mentira de Satanás que la felicidad se encuentra en poseer mas, mas y mas y entre mas tenemos mas felices seremos.  Jesús nos hace ver otra realidad en Lucas 12:15,  Mirad, y guardaos de toda avaricia, porque la vida del hombre NO consiste en la abundancia de los bienes que posee.  Seamos buenos administradores de los bienes recibidos.  No sigamos siendo esclavos de las deudas.  Gastemos menos no importa cuánto ganemos.  Seamos ahorrativos. Seamos generosos con Dios y con nuestro prójimo y recordemos:  aprendamos a contentarnos, cualquiera sea nuestra situación. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario