lunes 09 de mayo de 2016

Cualidades de una madre ejemplar (Prov. 31:10-31).

Cualidades de una madre ejemplar (Prov. 31:10-31).
¡Feliz día de las madres!  No hay papel mas influyente que el de una madre. Su influencia dura toda la vida.  El ex-primer ministro de Inglaterra Winston Churchill en los días oscuros de la Segunda Guerra Mundial dijo: Debo todo a mi madre y nada a mi padre.  Cristo mas que nadie, honró el papel de la mujer.  Ellas sirvieron en su ministerio (Lucas 8:1-3).  En la genealogía de Jesús, aparecen 4 mujeres con un pasado dudoso (Mateo 1:3-6).  Ellas son Tamar (v. 3, Génesis 38), Rahab (v. 5, Josué 2), Rut (v. 5) y Betsabé(v. 6, 2 Samuel 11).  Quizá a nuestros ojos sean indignas y no les hubiéramos tomado en cuenta.  Sin embargo ellas fueron dignas a los ojos de Dios todo por Su gracia.
            Una primera cualidad de una madre ejemplar es una vida de oración. Ana, la madre de Samuel es un buen ejemplo a seguir.  En 1 Samuel 1, describe todo el sufrimiento que ella experimentaba a causa de su esterilidad lo cual era aprovechado por su rival Penina (la otra esposa de Elcana, esposo de Ana).  Ana demuestra ser una mujer humilde con un corazón devoto a Dios.  Lleva su pena delante del Señor, Ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente (1 Samuel 1:10).  Dios sigue siendo la mejor Persona donde ir depositar nuestras cargas y llorar con amargura si hay necesidad (Salmos 5:22).  Elí, el sacerdote mal comprendió la situación de Ana y le critica en estar ebria (v. 14-16).  Ana nos demuestra ser una mujer de fe, convicción segura que Dios respondería su plegaria:  si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza (v. 11)…..Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste (v. 18).  Ana hizo de la oración un estilo de vida.  Así también, después que ella ora al Señor cambia de actitud, comió, y no estuvo más triste.  Ella estaba segura que Dios respondería a su petición.  Toda madre siempre lleva en su corazón orar por sus hijos.
            Una segunda cualidad, es una mujer que comparte su fe con sus hijos.  En 2 Timoteo 1:5 leemos,   Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.  Estas dos mujeres ejemplares son mencionadas únicamente en este pasaje.  Nos muestran sus rasgos piadosos.  El joven Timoteo llegó a ser debido a la influencia de ellas.  Como se dijo al inicio, no hay papel mas influyente que el de la madre.  Estas dos mujeres pasaron la antorcha de la fe e influyeron espiritualmente en la vida de Timoteo.  Este llegó a ser el hijo espiritual del apóstol Pablo.  ¿Hasta dónde estamos influyendo espiritualmente en nuestros hijos y nietos?  No podemos dejar de mencionar la vida del gran líder Moisés.  Amram y Jocabed, sus padres (Éxodo 6:20) .  La influencia de ambos fue determinante en la vida de Moisés, dice Hebreos 11:24, 27, Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón….Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey, porque se sostuvo como viendo al Invisible.  Ambos padres también compartieron la antorcha de la fe en él.
            Una tercera cualidad, es una mujer que cuida su hogar.  Proverbios 31 es un esbozo completo de una mujer virtuosa.  Se levanta aun de noche, y da comida a su familia….No tiene temor de la nieve por su familia, porque toda su familia está vestida de ropas dobles (v. 15, 21).  Una madre laboriosa no tiene horario de trabajo en casa.  Inicia el día muy temprano y termina muy tarde.  Para ello es necesario e importante, la sabiduría en el uso del tiempo (Ef. 5:16, aprovechando bien el tiempo….).  Muchas madres deben trabajar en casa y fuera de casa.  Aun así, tienen la responsabilidad de cuidar su hogar.  Hacer comida.  Limpieza de la casa.  Revisar las tareas de los hijos y mucho pero mucho mas.  La palabra manos en Proverbios 31:13-20 se repite siete veces.  Con ello, demuestra la ardua labor que esta mujer ejemplar debe hacer en su hogar.  En 1 Timoteo 5:14 nos dice, ….gobiernen bien su casa, que no den al adversario ninguna ocasión de maledicencia.  El hogar de toda mujer es como su reino.  Ahí ella gobierna y se sienta como una reina.

            Finalmente, veamos por lo menos dos respuestas que el hijo debe dar a mamá.  Proverbios 1:8 dice, ….no desprecies la dirección de tu madre…..6:20,….no dejes la enseñanza de tu madre. Despreciar:  es falta de respeto, de aprecio y reconocimiento. Es la negación y humillación del otro de quien se pone en duda su capacidad e integridad moral.  La generación de hoy, no  gusta de escuchar.  El libro de Proverbios da una serie de exhortaciones a tener una actitud de escuchar (Prov. 1:8, 2:2, 4:1, 5:1).  Así también, el hijo debe alegrar a sus padres con su obediencia.  Esta actitud no tiene edad límite.  Es el respeto que el hijo debe a sus padres .  Proverbios 23:22 dice, Oye a tu padre, a aquel que te engendró, y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies.  Como hemos dicho al inicio, no hay papel mas influyente que el de una madre.  Sin duda alguna, su influencia dura toda la vida. ¡Feliz día a todas ustedes! 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario