lunes 23 de mayo de 2016

La responsabilidad de los hijos en honrar y obedecer a sus padres (Génesis 9:18-29).

La responsabilidad de los hijos en honrar y obedecer a sus padres (Génesis 9:18-29).
Una de las situaciones mas difíciles que como padres debemos enfrentar es la falta de honra y obediencia de parte de los hijos.  Es interesante darnos cuenta las costumbres del medio oriente en relación al hijo para con su padre se mantienen. Es costumbre que el hijo en la mañana saluda a su padre besándole la mano y continua de pie en actitud humilde esperando recibir sus órdenes o esperando el permiso para retirarse.  Según Levítico 19:3 dice, Cada uno temerá a su madre y a su padre, y mis días de reposo guardaréis, esto nos muestra que así como guardar el sábado así también honrar a los padres era considerado muy sagrado y solemne.  Muchos hijos pueden excusarse cuando han tenido malos padres o que no han dado un buen ejemplo.  Esto no debe ser nunca una excusa.  No hay padre perfecto.  Así que como hijos, debemos ser obedientes con la ordenanza bíblica.  Jonatán hijo de Saúl es un buen ejemplo como hijo.  Tristemente Saúl el primer rey de Israel no fue un buen modelo como padre.  Sin embargo, Jonatán a pesar de su estrecha amistad con David, siempre se mantuvo al lado de su papá inclusive muriendo junto a Saúl aunque éste fue desobediente a la voz de Dios.
            Génesis 9:18-29 es un pasaje sumamente interesante.  Noé se describe cóm varón justo, era perfecto en sus generaciones, con Dios  caminó Noé (Gn. 6:9).  Sin embargo después del diluvio, Noé tomó una mala decisión.  Después comenzó Noé a labrar la tierra, y plantó una viña, y bebió, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de su tienda (Gn. 9:20-21).  Sin duda alguna, Noé dio un mal ejemplo como papa´.  El embriagarse siempre tiene malas consecuencias y aquí no fue la excepción. Producto de esa embriaguez, Noé perdió el control y no se dio cuenta que había quedado desnudo en su tienda.  Como padres, debemos tener en consideración que lo que nuestros hijos serán en el futuro inicia en casa hoy.  Lo que ellos ven en nosotros les afectará para bien o para mal dependiendo el caso.  Es relevante nuestro ejemplo que damos.  Proverbios 20:7 dice, Camina en su integridad el justo, sus hijos son dichosos después de él. ¿Son y serán dichosos nuestros hijos cuando nosotros ya no estemos?   Eso depende mucho de nuestro ejemplo que damos hoy en casa y que ellos son testigos de nuestro comportamiento.
            Derivado de este mal ejemplo, Cam, el hijo menor de Noé vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera (v. 22).  Aquí se condena la actitud de burla, falta de respeto y consideración de parte de Cam.  Así también, la intención que tuvo en comunicarlo a sus dos hermanos.  ¿Buscaba Cam que sus dos hermanos también se burlasen de su papá?  Es lo mas probable.  Tanto Sem como Jafet no hicieron lo que hermano menor hizo.  Ellos tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros, y andando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre teniendo vueltos sus rostros, y así no vieron la desnudez de su padre (Gn. 9:23).  Ambos hermanos no siguieron el juego de su mal intencionado hermano menor y cubrieron la desnudez de su padre caminando con sus rostros vueltos.  La ley mosaica era clara y contundente cuando un hijo era rebelde y tenía mal comportamiento con sus padres.  Deuteronomio 21:18-21, el pasaje indica que el castigo con esa clase e hijo era la muerte.  Desde luego entendemos el contexto social de esa época.  Hoy no es posible hacer lo mismo.  Sin embargo como padres debemos fomentar una disciplina correcta, adecuada y bíblica.  Cuando descuidamos ese tipo de disciplina Proverbios 29:15 dice, La vara y la corrección dan sabiduría, mas el muchacho consentido avergonzará a su madre.  Hay dos pasajes que deben ser considerados en lo que respecta a la disciplina cuando el hijo no obedece.  Proverbios 19:18 dice, Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza, mas no se apresure tu alma para destruirlo.  Efesios 6:4 dice, Y vosotros,  padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.  Ambos pasajes nos orientan a cómo dar disciplina y orientación a los hijos.  La falta de respeto de Cam tuvo sus consecuencias.  Maldito sea Canaán, siervo de siervos será a sus hermanos….(Gn. 9:25). 
            Los hijos y el apoyo financiero a sus padres (Marcos 7:9-13).  Jesús tiene una confrontación contra los fariseos.  Aunque el tema de discusión es sobre lo que contamina al hombre, el pasaje describe cómo los adultos habían cambiado el espíritu de la ley para evitar dar la ayuda económica cuando los padres ya adultos lo necesitaban.  Corbán en hebreo significa dado a Dios.  Era toda ofrenda dedicada especialmente a Dios.  Como resultado de esa dedicación, el dinero o bienes ofrecidos debían ser usado para esos fines sagrados únicamente.  El Señor Jesús condenó esa mala actitud.  Marcos 7:9, Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. Porque Moisés dijo:  Honra a tu padre y a tu madre…sin embargo ellos para evitar la ayuda económica a los padres, se habían inventado su propia doctrina caprichosa y malintencionada.  Estaban anulando la palabra de Dios por su tradición.  Jesús les cuestiona esa mala actitud y así no cumplir con esa responsabilidad moral como excusa que era corbán.  Sin duda alguna, es deber de los hijos socorrer a sus padres cuando éstos no tienen recursos materiales o son limitados. 

            Finalmente, veamos la responsabilidad de los hijos en oír a sus padres.  El libro de Proverbios está lleno de exhortaciones al respecto.  Proverbios 1:8 dice, Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre.  Proverbios 4:1 agrega, Oíd, hijos, la enseñanza de un padre.  Oír significa, oír inteligentemente, atención, obediencia.  Así que cuando oímos a nuestros padres estamos mostrando respeto, honra y obediencia.  Veamos que la exhortación está dirigida hacia el hijo.  Desde luego todo padre debe procurar ser el mejor ejemplo posible de tal manera que nuestra autoridad no sea cuestionada por nuestros hijos.  Efesios 6:1-2 Pablo pide a los hijos obedeced y honra.  Obedecer es concordar en ser conducido.  Honrar tiene un significado mas amplio:  valorizar, considerar altamente, tener en gran estima, respetar.  Éxodo 20:12 dice, Honra a tu padre y a tu madre….podemos obedecer sin honrar pero no podemos honrar sin obedecer.  Es querer lo mejor para ellos.  Escuchar sus consejos.  Hablar bien de ellos, mostrarles aprecio, admiración.  Todo ello, por medio de una buena relación y actitud hacia ellos.  Pablo en 2 Timoteo 3:2 describe una de las señales de los últimos tiempos,  desobedientes a los padres…tristemente es una problemática generalizada en nuestra sociedad hoy día.  Recordemos que es en el hogar donde se aprende a obedecer.  Sea el hogar, el centro de esa oportuna enseñanza.  Una de las situaciones mas difíciles que como padres debemos enfrentar es la falta de honra y obediencia de parte de los hijos.  Hijos, obedezcamos el principio bíblico y Dios recompensará nuestra decisión.  Bendiciones a todos. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario