lunes 30 de enero de 2017

¿Qué hace Jesús cuando estoy decepcionado? (Juan 11:17-27).

¿Qué hace Jesús cuando estoy decepcionado?  (Juan 11:17-27).
La decepción es una experiencia común en todos nosotros.  Es aquel sentimiento de pesar sufrido por un desengaño producto de alguna insatisfacción que surge cuando no se cumplen nuestras expectativas.  La decepción puede ser provocada por tantas razones: un romance fallido.  Alguna amistad cercana que nos hizo daño.  Un trabajo que no llenó nuestras expectativas etc.
            Algunas veces podríamos decir que Dios podría decepcionarnos cuando no responde a nuestras necesidades.  El Salmos 44:22-23 dice, Despierta, ¿por qué duermes, Señor?  Despierta, no te alejes para siempre.  ¿Por qué escondes tu rostro y te olvidas de nuestra aflicción….?  Juan 11 describe uno de los milagros mas conocidos de Jesús. La resurrección de Lázaro es un milagro portentoso.  Un milagro es un acontecimiento poco usual atribuido al poder de Dios.  Las leyes naturales no pueden explicarlo , por eso se le llama milagro.  Marta y María, hermanas de Lázaro, previo al milagro de la resurrección de su hermano, deben pasar un momento inesperado, difícil y complejo.  Jesús no respondió según sus expectativas.  Al final de la experiencia familiar, hay un final feliz, la fe es fortalecida y la decepción se transforma en esperanza, fe ilusión, confianza, ánimo etc. 
            Jesús demuestra cuán importante somos.  Cuando Jesús se le informa de la grave enfermedad de su amigo Lázaro (de hecho estaba muriéndose) responde, Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella (v. 4).  Con ello demuestra la importancia de su amigo Lázaro (v. 3, Señor, he aquí el que amas está enfermo).  No siempre entenderemos los propósitos de las enfermedades en nuestras vidas (Juan 9:2-3).  Muchas veces podemos caer en el prejuicio de juzgar y hasta condenar la razón del por qué esa persona está sufriendo o pasando alguna situación complicada.  La afirmación de Jesús resulta un poco extraña.  Lázaro estuvo 4 días en la tumba, sin embargo él demostró su poder sobre la muerte.  Dios nos ama a pesar de lo adverso que estemos afrontando y al final de ello, nos daremos cuenta de Su amor y cuidado en nuestras vidas.
            Jesús nos consuela.  En medio del consuelo esperado y tan necesitado, no siempre el Señor responderá o reaccionará cómo esperamos o deseamos o en muchos casos necesitamos. Cuando oyó, pues, que estaba enfermo, se quedó dos días mas en el lugar donde estaba (v. 6).  En el v. anterior se afirma, Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro (v. 5).   ¿Qué pretende Jesús quedarse dos días mas?  Lo lógico era que Jesús tomará la decisión de salir inmediatamente hacia Betania, lugar donde vivían sus amigos.  Ya Jesús había dado una palabra específica, poderosa y certera, Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella (v. 4).  Desde luego, ni Marta ni María podrían imaginarse cómo se llevaría esta triste situación.  Dios no tiene porque darnos detalles por anticipado de lo que nos sucederá.  Es suficiente saber que nuestro Dios está en control.  Cuando Marta y María se encuentran con Jesús ambas tienen el mismo reclamo, Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto (v. 21, 32).  Ambas muestran desilusión y decepción,  Jesús mismo afirmó que la enfermedad de Lázaro no era para muerte, y ya llevaba 4 días en la tumba.  Ambas hermanas no entendían la tardanza de Jesús, y en todo caso, ya no había razón de su llegada.  ¿Cómo Jesús consuela a las hermanas de Lázaro?  Sencillamente Jesús les responde con cariño y empatía.  Marta recibe la respuesta, Tu hermano resucitará (v. 23).  Con María, se identifica con sus sentimientos, Jesús entonces, al verla llorando….se estremeció en espíritu y se conmovió.  Es interesante cómo Jesús trata a cada una de ellas.  Les consuela, anima y responde con sabiduría.  Ambas habían creído en él y ambas reciben un trato personal. 
            Jesús fortalece la fe de ellas (v. 40-44).  Jesús le dijo:  ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?  (v. 40).  Todos en la vida queremos respuestas instantáneas de Dios cuando le presentamos nuestras peticiones.  Jesús no respondió con la prontitud del caso y como ellas esperaban.  Así tampoco, Dios no tiene por qué darnos detalles de lo que viene en el futuro.  Cuando están frente a la tumba Jesús ordena, Quitad la piedra (v. 39).  Una orden extraña cuestionada por Marta, Señor, hiede ya, porque es de cuatro días (v. 40).  El razonamiento de ella es lógico  pero debemos saber que adoramos y servimos a un Dios que no es lógico.  Por eso es Dios que no se enmarca en nuestro razonamiento humano.  Jesús había llevado a estas tristes y decepcionadas hermanas en un punto donde la fe de ellas debía ser aumentada de forma grandiosa.  Estaban a punto de ser testigos del poder de Dios por medio de la Persona de Jesús, el Dios hecho hombre.  Jesús en su momento supo superar la decepción y tristeza de ellas regresando a su hermano Lázaro de la muerte.  Al cuestionamiento de Marta, Señor, hiede ya….Jesús responde, ¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?....Y el que había muerto salió….(v. 40, 44).  Jesús,  4 días antes había garantizado Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella (v. 4).        

            La decepción es común en todos.  Son muchas las razones del por qué somos decepcionados y hasta desilusionados.  Jesús siempre responderá a nuestras expectativas. No siempre lo hará cómo queremos o esperamos.  Sepamos esperar el tiempo y formas de Dios.  Él nunca nos decepcionará.  Marta y María, son testigos de ello.  Bendiciones a todos. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario