lunes 06 de febrero de 2017

Conociendo al profeta Elías (1 Reyes 17:1-7)

Conociendo al profeta Elías (1 Reyes 17:1-7)
Para saber de la vida del profeta Elías, debemos conocer el contexto histórico social y religioso de su época.  En 1 Reyes 12 se describe que el reino de Israel se divide.  Por razones de espacio y propósito del presente artículo no ahondaremos en el tema.  El reino del norte se llamó Israel (tuvo reyes malos) y el sur Judá (tuvo algunos reyes buenos).  El primer rey del norte se llamó Jeroboam.  Este rey tomó graves decisiones como ser:
            1.  Fomentó la idolatría, hizo el rey dos becerros de oro, y dijo al pueblo:  Bastante habéis subido a Jerusalén, he aquí tus dioses, oh Israel, los cuales te hicieron subir de la tierra de Egipto…..y esto fue causa de pecado….(1 Reyes 12.28, 30)…..el mes que él había inventado de su propio corazón, e hizo fiesta a los hijos de Israel, y subió al altar para quemar incienso (v. 33).
            2.  Promovió un sacerdocio extraño al ordenado por Dios:  hizo sacerdotes de entre el pueblo, que no eran de los hijos de Leví (v. 31). 
            Así también no podemos dejar de mencionar a Acab y Jezabel (1 Reyes 16:29-33).  A esta pareja se le considera la mas diabólica del AT.  Veamos algunos detalles sobre ellos:
            1.  Jezabel promovió el culto a Baal, dios cananeo de la fertilidad.
            2.  Ella, era el cónyuge dominante.  Era como se dice, el poder detrás del poder.
            3.  El reinado de Acab, la Biblia lo califica como el peor de  en la historia de Israel (v. 30,  Y Acab hijo de Omri, hizo lo malo ante los ojos de Jehová, mas que todos los que reinaron antes de él). 
            Conozcamos al profeta Elías.  Santiago 5:17 nos dice de él, Elías era un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses.  No podemos ignorar que Elías era un hombre de Dios.  Si embargo su grandeza no estaba en él mismo sino ms bien, en el Dios que servía.  Conozcamos algo de este singular hombre:
            1.  Uno de los dos en el AT que no pasó la muerte (Enoc, Gn 5:24, y Elías 2 Reyes 2:11, Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos, y Elías subió al cielo en un torbellino).
            2.  Uno de los dos personajes junto con Moisés en el monte de la Transfiguración (Mateo 17:1-3).
            3.  En Mateo 16:13, Jesús hace una pregunta a sus discípulos, ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?  Ellos dijeron:  Uno, Juan el Bautista, otros Elías…con ello se demuestra el alto concepto que el pueblo tenía del profeta Elías.
            Como hemos visto, Elías fue llamado por Jehová Dios de Israel hacerle frente a un período espiritual de decadencia en el reino de Israel.  Lamentablemente la influencia de Jezabel, esposa del rey Acab fue determinante.  Ellos constituyeron una pareja diabólica en el AT.  Nadie como el profeta Elías para hacerles frente.  Hoy Dios necesita hombres y mujeres con el espíritu de Elías.  ¿Por qué?  Estamos viviendo un período de idolatría, problemas de moralidad, apostasía, sincretismo religioso, falta de compromiso en la obra de Dios.  ¡En verdad necesitamos hombres  y mujeres con ese espíritu como el del profeta Elías, un hombre de firmeza y fe!
            Santiago 5:17, describe a Elías como un hombre sujeto a pasiones.  O sea, era una persona como nosotros, sin embargo permitió que Dios le usará.  Veamos la fuente del poder de Elías.  En 1 Reyes 17:1 dice, Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia en estos años, sino por mi palabra. 
            1.  Vive Jehová Dios de Israel:  aunque el ambiente espiritual de la nación era de idolatría, indiferencia y frialdad, sin embargo, para el profeta Elías, Jehová es su Dios vivo, real y poderoso.  La vida cristiana se basa en una relación personal con Jesucristo.  No podemos depender de los demás para disfrutar de una vida cristiana viva, real y dinámica con Jesús.  Elías pudo justificar tener una vida espiritual pobre y sentirse desanimado.  ¡No lo estaba!
            2.  En cuya presencia estoy:  ¿acaso vivimos conscientes de la presencia de Dios en nuestras vidas?  Salmos 73:25, 28 dice, ¿A quién tengo en los cielos sino a ti?  Y fuera de ti nada deseo en la tierra….Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien, he puesto en Jehová el Señor mi esperanza para contar tus obras.  El nombre Elías significa:  Jehová es mi Dios….Jehová es mi fortaleza. 
            La firmeza de Elías se deja ver cuando le profetiza al mismo Acab, ….no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra (v.1).  El rey Acab, debido a su permisividad con su esposa Jezabel, era el culpable de la idolatría imperante.  No siempre es agradable y fácil confrontar el pecado de la persona.  Se necesita firmeza.  Elías tuvo la autoridad y firmeza de hacerlo al mismo rey Acab.  La falta de agua afectaba toda la vida de la nación. La palabra profética de Dios es verdadera (2 Pedro 1:19, tenemos la palabra profética mas segura….).  No siempre reaccionamos bien cuando Dios por medio de Su palabra nos confronta y nos hace ver que no andamos bien. 
            La fe de Elías se demuestra en su dependencia a la provisión milagrosa de Dios en su vida.   Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Querit….Beberás del arroyo, y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer (v. 3-4).   Elías debía hacer dos cosas.  Esconderse y así protegerse de Acab.  Segundo, era un tiempo de capacitación, formación y prepararlo para una labor dura y difícil.  Debía estar en soledad y Dios le proveería alimentación por medio de cuervos.  Dios nos capacita y prepara en la soledad no frente a las multitudes.  Pasados algunos días, se secó el arroyo, porque no había llovido sobre la tierra (v. 7).  ¿Cómo reaccionamos cuando nuestro arroyo se seca?  Hemos perdido un buen trabajo.  Tenemos problemas de salud.  Tenemos malas relaciones y deseamos mejorarlas.  Sufrimos la muerte de un ser querido.  Nuestras finanzas no cubren nuestros gastos.  Sufrimos de soledad etc. En todo ello debemos aprender que Dios es soberano en proveer y no proveer.  Así que como dice Pablo en Filipenses 4:11-12, he aprendido a contentarme, cualquiera sea mi situación….en todo y por todo estoy enseñado….En medio de nuestras circunstancias adversas Dios nunca nos abandona.  Aunque Elías era un hombre semejante a nosotros, Dios le usó en una forma poderosa.  Vivió en un ambiente adverso, hostil, decadencia espiritual y de idolatría.  Sin embargo, Dios le protegió y promovió un avivamiento espiritual sin precedente.  Hoy, Dios busca hombres y mujeres con el espíritu de Elías.  Hombres de fe y firmeza.  Dios les bendiga. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario