lunes, 18 de septiembre de 2017

La obediencia siempre trae bendición (Josué 6:1-10).

La obediencia siempre trae bendición (Josué 6:1-10).
Uno de los principios básicos del cristianismo es la obediencia a las reglas de Dios.  Por medio de nuestra obediencia, Dios busca protegernos del mal y hacernos daño nosotros mismos.  No esperemos desobedecer y que no haya consecuencias a enfrentar.  La obediencia a Dios involucra un compromiso a Él, sin importar las consecuencias.  Debemos tener presente, la obediencia siempre demanda valor. Muchas veces Dios nos pedirá hacer cosas que nos harán dudar y la duda trae temor contrario al valor.  Tenemos el ejemplo de los diez espías como contagiaron a todo el pueblo para no obedecer a Dios y se llenan de temor, pesimismo y falto de fe y no ir a conquistar la tierra prometida (Números 13.28, 31, 32-339.  Por el contrario, Josué y Caleb demostraron valor y fe.  Ellos le creyeron a Dios y confiaron que era capaz de cumplir Sus promesas (Números 13:30, 14:7-9).
         El pasaje arriba citado, describe la primer batalla que Josué al frente del ejército de Israel deben enfrentar.  Esta acción era importante por ser la primera.  Jericó era una enorme ciudad con doble muralla de por lo menos unos 4 metros de altura.  Nos dice que Jericó estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel (Josué 6:1).  Estaba situada en una colina.  Estratégicamente, ayuda mucho a la ciudad y la hacia complicada tomarla.  Recordemos que unos años antes, diez espías habían contagiado a todo el pueblo de gran temor, desánimo al grado que afirmaron:  no podremos subir contra aquel pueblo, porque es mas fuerte que nosotros (Números 13:31).  En medio de toda la emoción de entrar en combate suceden dos cosas:
         1.  Josué recibe una firme promesa (v. 2):  Mas Jehová dijo a Josué:  Mira yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra.  Esta palabra debió ser sumamente oportuna para Josué.  Debió animarle.  Agregado a ello, recordemos lo que Hebreos 11:30 dice,  Por la fe cayeron los muros de Jericó, después de rodearlos siete días.  La ciudad de Jericó fue un regalo de Dios para su pueblo.  Israel, debía aprender que la tierra era un reglo que debía recibirse por fe.  Tomar la ciudad era una tarea difícil, pero con la ayuda de Dios sí sería posible. 
         2.  Josué recibe la estrategia a seguir (v. 3-5):  Empezar ganando siempre es importante.  Debemos decir, que la estrategia a seguir no tiene mucho de militar.  El cómo tomarían la ciudad a nuestros ojos no era la mas acertada.  Esa era la estrategia divina….a decir verdad no siempre gusta….y no siempre la obedecemos.  Debían rodear la ciudad por seis días en silencio (v. 3). Siete sacerdotes debían marchar al frente con cuernos de bocinas (v. 4).  Al séptimo día debían hacer lo mismo pero en esta ocasión debían gritar y los muros caerían,  Todo el pueblo gritará a gran voz, y el muro de la ciudad caerá, entonces subirá el pueblo, cada uno derecho hacia delante (v. 4c-5). 
         Josué y todo el pueblo siguen las instrucciones y obedecen.  Es interesante que nadie discutió la estrategia a seguir.  Cualquier razonamiento humano pudo refutar al comandante Josué.  Nadie en su sano juicio va a la guerra llevando instrumentos musicales, ir en silencio y rodear la ciudad por seis días sin hace nada mas.  Para el hombre era ilógico….no para Dios.  El pueblo obedeció.  Así dieron otra vuelta a la ciudad….y de esta manera hicieron durante seis días (v. 14).  La obediencia siempre demanda valor.  Como hemos dicho, ir al frente de batalla con instrumentos musicales y el arca era cuestionable al ojo humano.  No se puede enfrentar un ejército con trompetas frente a espadas, lanzas y flechas.  La obediencia abre el corazón de Dios y siempre seremos beneficiados.  ¡Nadie jamás alguien podrá decir, me fue mal por ser obediente a Dios!.  Juan 14:23 dice, El que me ama, mi palabra guardará….Si alguien me ama, también me obedece, TLA.  Algunas veces Dios nos pedirá cosas que no tienen sentido (Lucas 5:5).  Nuestra obediencia permitirá a Dios demostrar su poder.
         Dios cumple su palabra.  Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas, y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó.  El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia delante, y la tomaron (v. 20).  Dos detalles con lo anterior:
         1.  Nuestra obediencia permite a Dios demostrar su poder:  eso siempre ha sido así.  No siempre entenderemos sus instrucciones en el cómo  Dios hará las cosas.  Sus reglas o estrategia no serán claras para nosotros.  Pero recordemos, somos llamados a obedecer no a cuestionarlo.
         2.  Nuestra obediencia a Dios nunca producirá decepción en nosotros.  Abraham y Sara debieron esperar 25 años para tener a Isaac.  Adelantar el tiempo de Dios produce dificultades (tener a Ismael con Agar por ejemplo).  Noé obedeció las instrucciones de Dios para construir el arca a pesar que la lluvia era desconocida hasta entonces en la tierra (Gn. 2:5, …porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra…).
         3.  Nuestra obediencia a Dios producirá cambios profundos en nuestra vida.  Lucas 5:10 dice, Pero Jesús dijo a Simón:  No temas, desde ahora serás pescador de hombres. 
         4.  Nuestra obediencia a Dios demostrará que le amamos y reconocemos Su autoridad sobre nosotros.  Juan 14:23 dice, Si alguien me ama, también me obedece TLA. 

         Hemos dicho al principio, uno de los principios básicos del cristianismo es la obediencia a las reglas de Dios.  Por medio de nuestra obediencia, Dios busca protegernos del mal y hacernos daño nosotros mismos.  No esperemos desobedecer y que no haya consecuencias a enfrentar.  La obediencia a Dios involucra un compromiso a Él, sin importar las consecuencias.  ¡Nunca lamentaremos obedecer a Dios!  Bendiciones a todos. 

lunes, 11 de septiembre de 2017

Josué y Caleb hombres que vivieron con Visión, determinación y sueños

Pastor Rafael Mixco
Josué y Caleb hombres que vivieron con
Visión, determinación y sueños
Números 14:17-33
Introducción:
         1.  Visión:  es ver por adelantado.
         2.  Determinación:  es un paso mas allá de la visión.  Implica la disciplina para permanecer firmes a pesar de los obstáculos o desventajas que enfrentamos.
         3.  Son ambiciones, planes una agenda a seguir.
         4.  El águila es sinónimo de excelencia.  Vuelan muy alto y permanece en las alturas.  Son monógamas (se aparean de por vida).  Contrario al gallo que tiene ojos para todas las gallinas. El macho águila y la hembra sólo tienen ojos para su pareja. 
         5.  La vida de Josué y Caleb demuestran visión, determinación y sueños.  Marcaron la diferencia en el grupo de los doce espías.  Diez dieron un informe pesimista, falto de fe y confianza en un Dios Todopoderoso.  En cambio Josué y Caleb sí creyeron en que Dios tenía el poder para cumplir sus promesas.
Bosquejo
1.  Visión, determinación y los sueños, elementos claves en una vida fructífera.
       Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán (Is. 40:31).
         a.  Visión: 
         1.  Es ver por adelantado.  Es ver lo que otros no ven.
         2.  Es ver mas que la mayoría.
         3.  Cuando inauguraron Disney World y le dieron la palabra a la esposa de Walt Disney, el presentador le preguntó a ella: le hubiera gustado que su esposo viera todo esto.  Ella con mucha seguridad le respondió:  él lo vio todo. 
         4.  Cuando tenemos determinación podremos alcanzar nuestra visión:  peleemos contra la pereza y la indiferencia y veremos los frutos.  Las decisiones nos ayudan a comenzar la disciplina a seguir.
         b.  Determinación: 
         1.  Firmeza
         2.  Es permanecer firme cuando las situaciones se ponen difícil.   Nadie tiene una varita mágica (1 Timoteo 4:7, Ejercítate para la piedad). 
         3.  ¿Por qué algunos llegan a la meta y otros no?  Sencillamente porque unos tienen determinación y otros no. 
         4,  En la vida exitosa no hay atajos.  2 Timoteo 4:2, ….instes a tiempo y fuera de tiempo.  Instes:  persistir, arremeter, pararse sobre). 
         5. Prov. 24:30-34:  En cierta ocasión pasé por el campo y por la viña de un tipo tonto y perezoso. Por todos lados vi espinas, el terreno estaba lleno de hierba, y la cerca de piedras, derribada.  Lo que vi jamás se me olvidó, y de allí saqué una lección.  Si te duermes un poco y te tomas la siesta y si tomas un descansito y te cruzas de brazos, acabarás en la mas terrible pobreza (TLA). 
         c.  Sueños:  son nuestras ideas, planes, una agenda a seguir, lograr una meta con la ayuda de Dios. 
         1.  Lograremos la visión en base a la determinación que tengamos.  La determinación se mantendrá en base a los sueños que tengamos.
         2.  Los sueños son personales (Gn. 37:5-11).  Dios no pone mis  sueños en otras personas.  Me habla a mi. 
         3.  Otros quizá se reirán de nuestros sueños o se burlarán (Gn. 37:10):  Y lo contó a su padre y a sus hermanos, y su padre le reprendió, y le dijo:  ¿Qué sueño es este que soñaste?  ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti? 
         4.  Nuestros sueños muchas veces sonarán de forma ilógica para los demás. 
2.  Marcando la diferencia como Josué y Caleb.
       a.  Moisés envía doce espías (Número 13:17-20):
         1.  Debían traer un informe militar (v. 18-19).   El informe que estos hombre traerían sería determinante para el futuro de Israel.   El mismo hizo que vagaran por el desierto 40 años. 
         2.  Debían traer un informe económico (v. 20).  Cómo es el terreno, si es fértil o estéril…y tomad del fruto del país. 
         b.  Diez espías dan un informe pesimista, negativo, falto de visión y fe (v. 27-29, 31-33):
         1.  Moisés no les pidió su opinión personal.
         2.  Reconocen que efectivamente la tierra es buena (v. 27):  Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel, y este es el fruto de ella.
         3.  El razonamiento humano sobrepasó a la fe, visión y promesas de Dios (v. 27-29, 31-33).  No podremos subir contra aquel pueblo, porque es mas fuerte que nosotros (v. 31)….y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas, y así les parecíamos a ellos (v. 33).  Complejo de langosta. 
         4.  Canaán los intimidó (Mateo 6:22-23):  …si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz, pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas….La capacidad de saber ver.  Nuestra actitud frente a la vida hará la diferencia en cómo vemos las cosas. 
         5.  ¿Cómo veremos este año de estudio? ¿Qué cosas nos pueden intimidar?  ¿Cómo reaccionaremos ante ellas?
         c.  Josué y Caleb marcaron la diferencia  (Números 13:30,  14:7-9): 
         1.  Los doce espías vieron las mismas cosas.  No se dice que fueron por rumbos separados.
         2. Josué y Caleb No vieron dificultades si no posibilidades donde Dios demostraría Su poder (Números 13:30, porque mas podremos nosotros que ellos).  Números 14:10, ….y con nosotros está Jehová, no les temáis. 
         3.  En ningún momento Josué y Caleb desmintieron lo que  los diez afirmaron:  Ellos eran fuerte, con grandes murallas y hasta gigantes….¡pero Dios está con nosotros! 
         4.  La actitud hizo la diferencia:  diez vieron problemas y dificultades.  Dos vieron la solución y respuesta por medio del poder de Dios.  Josué y Caleb tuvieron visión, determinación y fe.
         5.  No hay fracasos instantáneos.  No hay éxitos instantáneos.  El éxito es un proceso largo, arduo, poco apreciado.  Incluye sacrificio.
3.  Resultados de tener visión, determinación y sueños.
       a.  Cómo terminaron los diez espías junto al pueblo:
         1.  Recibieron lo que pidieron (Números 14:2):  ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto, o en este desierto, ojalá muriéramos! 
         2.  Todos ellos murieron en el desierto (Números 14:21-23, 29-30, 32-37):  En este desierto caerán vuestros cuerpos….(v. 29).
         3.  Los diez espías mueren de lepra (v. 36-37). 
         4.  El desánimo es contagioso (Números 14:1).
         b.  Cómo terminaron Josué y Caleb:
         1.  Son recompensados por su visión y determinación (Números 14:24, 30b, 31, 38).
         2.  Fueron los únicos nacidos en Egipto que entraron a la tierra prometida.  Todos murieron en el desierto incluyendo Moisés y Aarón. 

CONCLUSIONES:
         Se cuenta la historia de un obispo de la costa oriental que visitó a una pequeña universidad religiosa del medio oeste.  Se alojó en casa del presidente de la universidad.  Después de la cena, el obispo dijo que el milenio no podía estar lejos porque todo sobre la naturaleza había sido descubierto y todos los inventos habían sido concebidos.
         El joven presidente de la universidad le manifestó cortésmente su desacuerdo y le dijo que él creía que habrían mas descubrimientos. Cuando el obispo enojado, retó al presidente para que nombrara siquiera uno de tales inventos, el presidente la dijo que estaba seguro que dentro de cincuenta años los hombres podrían volar.  ¡Absurdo!  Replicó el obispo.  Solos los ángeles fueron creados para volar.  El nombre del obispo era Wrigth, y tenía dos hijos, Orville y Wilbur.  Ellos demostrarían tener mas visión que la de su padre.  El 17 de diciembre de 1903 lograron e primer vuelo y se les considera como los pioneros de la historia de la aviación. 
         1.  El éxito en la vida no es fácil…pero se puede.
         2.  En la vida siempre nos encontraremos con muchos Goliat….enfrentarlos en el nombre de Dios y vencerlos.
         3.  Porque nada hay imposible para Dios (Lucas 1:37). 
        


lunes, 4 de septiembre de 2017

El llamado de Dios en la vida de Josué (Josué1:1-9)

El llamado de Dios en la vida de Josué (Josué1:1-9)
La Biblia es el libro sagrado donde describe entre otras cosas, cómo Dios usa a personas comunes y corrientes para cumplir Sus planes.  ¿Por qué Dios usa a unos y no a otros?  El llamado de Dios depende de Su soberanía pero al mismo tiempo, depende de nuestra disponibilidad y disposición.  Todas estas situaciones son necesarias. 
            Josué fue un hombre con disponibilidad y disposición que sirvió a un gran Dios.  A pesar de su pasado (vivió como esclavo con grandes dificultades y llamado en su juventud, Éx. 3:7, 33:11).  ¿Cómo estamos respondiendo al llamado de Dios?  El llamado a Josué ocurre en un momento complicado para el pueblo de Israel y para Josué mismo.  Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué, hijo de Nun, servidor de Moisés.  Este hombre y servidor de Dios ya había muerto.  Moisés representaba mucho para Israel.  Dirigió el éxodo y la travesía por el desierto por 40 largos años.  Fue el instrumento humano usado por Dios para establecer las instituciones religiosas en Israel. Dios mismo afirma en Deuteronomio 34:10, Y nunca mas se levantó profeta en Israel como Moisés, a quien haya conocido a Jehová cara a cara….La vida de Israel estaba muy ligada a Moisés y sustituirle no era tarea fácil ni sencilla.  Se le reconoce su pasado fiel como siervo de Jehová.
            Moisés muere….Dios llama a Josué.  Moisés ya no estaba, había muerto pero…..Dios sigue vivo y al frente del pueblo de Israel y hoy de nuestras vidas.  Debemos saber que cuando un hombre de Dios se mueve a otro lugar o muere, nada de Dios se mueve.  Sus planes siguen adelante.  Como hemos dicho, no era fácil sustituir a Moisés.  Fue todo un héroe y hombre de Dios.  Es interesante que en muchas ocasiones, Dios llama a personas diferentes al predecesor.  Sin embargo, Dios nunca se equivoca.  Moisés era un hombre intelectual y debidamente preparado (Hechos 7:22, Y fue enseñado Moisés en toda la sabiduría de los egipcios, y era poderoso en sus palabras y obras).  Josué en cambio tenía mas tendencia militar.  Era un hombre de acción.  Dios llamó a Moisés a liberar al pueblo.  Darles leyes, estatutos, decretos y dirigirlos por el desierto.  En cambio Josué, fue llamado a introducir al pueblo a la tierra prometida.  Debían pelear para conquistarla y distribuirla.  Fueron tareas diferentes. 
            Dios da una orden a Josué (v. 2), ….ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel.  ¿Qué representaba esta orden?  Representaba el cumplimiento de la promesa hecha a Abraham años atrás (Gn. 12:7, 13:14-17).  La tierra era una promesa divina:  a la tierra que yo les doy…(v. 2)….Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés.  Al mismo tiempo esta orden va acompañada de promesas oportunas para Josué:  Yo os he entregado….todo lugar que pisare la planta de vuestro pie (v. 3)…..desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Éufrates….será vuestro territorio (v. 4)…..Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida, como estuve con Moisés, estaré contigo (v. 5).  Las promesas hechas a Josué por nuestro Dios eran oportunas para su vida.  Durante mas de 40 años, Josué fue un buen segundo.  La presencia de Moisés le acompañó y durante la travesía en el desierto, tuvo un papel menos protagónico como ahora la tocaba.  En medio de todo, el Señor le promete, como estuve con Moisés estaré contigo, no te dejaré, ni te desampararé (v. 5).  En ese momento Josué y hoy nosotros necesitamos Su presencia.  Eso hizo la diferencia en Josué y de cierto en nosotros también.  Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida.  Tuvo una vida victoriosa asegurada.  La única derrota que describe el libro de Josué (capítulo 7), tuvo que ver con el pecado del pueblo (específicamente Acán) y no por la falla en Dios.  Dirigir dos millones de personas en terreno hostil  y desconocido, con enemigos con experiencia militar no era fácil ni sencillo.  Josué debió confiar en la promesa divina y hoy nosotros también.  Dios le garantizaba Su presencia permanente (no te dejaré, ni te desampararé).

            Finalmente Dios hace demandas a Josué (v. 6-9).  Debía esforzarse y ser valiente:  Esfuérzate y sé valiente (v. 6)….Solamente esfuérzate y sé muy valiente (v. 7)….Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente (v. 9).  Josué agregado a las promesas de ayuda divina, él debía poner energía, valor, ánimo, ser valeroso y no ser cobarde.  La labor no era fácil.  Como se dijo, hasta hace poco, Josué fue un segundo ahora le tocaba ser primero.  A pesar de las muestras del poder de Dios, Israel seguía siendo un pueblo rebelde, difícil, quejoso y con la idea permanente de regresar a Egipto a pesar de…(Número 11:5, 14:2-4).  Josué también debía buscar la dirección divina por medio de la Palabra escrita:  Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito, porque entonces harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien).  El tener siempre presente lo que Dios nos pide en Su palabra es una recomendación oportuna para Josué en aquel tiempo como lo es para hoy día.  El éxito de Moisés y Josué estuvo en el buen uso de la Palabra de Dios en sus vidas. Meditar, es la lectura profunda de las Escrituras con una actitud de reflexión sobre lo que se lee y aplicarlo a nuestras propias vidas.   Hay un llamado a la obediencia, para que guardes y hagas conforme a todo lo que está escrito.  La mejor decisión  que podemos tomar en nuestras vidas es dejarnos guiar por lo que Dios dice en Su palabra.  Josué salió beneficiado y nosotros también.   Josué fue un hombre con disponibilidad y disposición que sirvió a un gran Dios.  A pesar de su pasado, Dios le usó.  ¿Cómo estamos respondiendo al llamado de Dios?    Estemos dispuestos y disponibles.  Bendiciones.