lunes 09 de octubre de 2017

¿Por qué dar gracias a Dios? (Lucas 17:11-19).

¿Por qué dar gracias a Dios?  (Lucas 17:11-19).
Hoy segundo lunes de octubre, celebramos en Canadá el día acción de gracias (Thanksgiving day, Jour de l’action de grace).  Esta fiesta tiene sus raíces en las tradiciones inglesas que datan de la Reforma protestante.  Los orígenes del día de acción de gracias en Canadá puede remontarse a principios del siglo VXII cuando los franceses llegaron a Nueva Francia con el explorador Samuel de Champlain y celebraron sus cosechas exitosas.  Los franceses de la zona solían tener fiestas al final de la temporada de cosechas y continuaban celebrando durante el invierno e incluso compartían sus alimentos con los aborígenes de la región. 
         ¿Por qué dar gracias a Dios?  Podemos tener un sin fin de razones para dar gracias a nuestro Dios.   Por espacio nos limitaremos a una cuantas.  La palabra gratitud viene de dos tériminos.  Gratus,  significa agradable y agradecido.  El otro término es tudo significa cualidad.  Gratitud, es el sentimiento que experimenta una persona al estimar un favor o beneficio recibido de alguien.  Cuando nos sentimos agradecidos, deseamos corresponder el favor recibido de alguna manera.  Como hijos de Dios, recibimos constantemente beneficios de parte de él.  El Salmo 103:2 dice, Bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios.  Beneficio significa:  bien que se hace o recibe, es algo útil, positivo para el que lo da y recibe).  Lamentablemente vivimos en medio de una sociedad que no somos agradecidos ni con Dios ni con nosotros mismos.  ¿Cuántos beneficios recibimos a diario y cómo demostramos nuestra gratitud?   ¿Cómo demostramos nuestra gratitud cuando alguien nos da la mano cuando estamos en necesidad?
         Jesús describe su propia experiencia en el pasaje arriba citado.   Diez leprosos reciben el beneficio de la sanidad de la lepra.  Esta era y sigue siendo una terrible enfermedad.  En muchos casos incurable que tenía tantas repercusiones:  espirituales, familiares, económicas etc. Después de recibir el beneficio del milagro todos, únicamente uno regresó agradecido por el bien recibido.  Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios, a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus píes, dándole gracias….(v. 15-16).  Debido a su gratitud, este hombre no fue tan solo sano de su grave enfermedad sino que también fue salvo (v. 19, Y le dijo:  Levántate, vete, tu fe te ha salvado). 
         Una razón sencilla por qué debemos dar gracias a Dios es porque él lo pide así (1 Tes. 5:18, Dar gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios….).  La falta de gratitud es para los incrédulos.  Romanos 1:21 dice, Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias….Por lo tanto, la gratitud debe ser una cualidad en el hijo de Dios.  Desde luego, no siempre recibiremos solo bienes.  Sin saber por qué algunas veces recibiremos lo contrario.  Sin embargo en nosotros debe haber una actitud de gratitud en toda circunstancia de la vida.  Cuando no somos agradecidos caemos en desobediencia.

         Finalmente, nuestra adoración debe ser con gratitud.  Salmo 100:4 nos recuerda, Entrad por sus puertas con acción de gracias.  Podemos encontrar una serie de razones del por qué venimos al templo:  alabarlo, comunión unos con otros.  Nos hemos puesto a pensar que también debemos hacerlo para dar gracias a Dios.  Debemos recordar Su fidelidad, bondad y provisión en nuestras vidas.  Santiago 1:17 dice, Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto…Salmo 103:2 agrega, Bendice alma mía a Jehová y no olvides ninguno de sus beneficios.  Que en nosotros haya gratitud a nuestro buen Dios en todo momento.  ¡Feliz día de acción de gracias y Dios bendiga sus vidas y familias!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario