lunes 19 de febrero de 2018

Jesús nos muestra un nuevo rumbo (Mateo 5:38-48).

Jesús nos muestra un nuevo rumbo (Mateo 5:38-48).
La ley del talión ha sido mal interpretado.  Algunos creen que es una oportunidad para vengarse de algún mal o daño recibido.  Sin embargo es todo lo contrario.  La ley del talión,  era una oportunidad donde se permitía la retribución exacta del daño recibido.  Así mismo, se prohibía tomar la ley en nuestras propias manos mediante le venganza.  Hay tres pasajes que lo citan con diferentes aplicaciones (Éxodo 21:22-25, Levítico 24:19-20 y Deuteronomio 19:15-21).  Así que la ley del talión era un principio jurídico de justicia retributiva en la cual la norma imponía un castigo igual al cometido. 
         En el pasaje arriba mencionado, Jesús en el v 38 lo cita, Oísteis que fue dicho:  Ojo por ojo, y diente por diente.  En el siguiente versículo 39 agrega, Pero yo os digo…con esta expresión Cristo muestra su autoridad divina e indica que su palabra es nueva y nos muestra un nuevo y mejor camino a tomar.  Jesús condena el espíritu de falta de amor, odio y el deseo de vengar el daño  recibido.  Nos enseña cómo debemos tratar a nuestro prójimo.  Veamos:
         1.  Para el israelita el prójimo era alguien únicamente de su pueblo, su raza y religión.
         2.  La ley mosaica ya legislaba cómo tratar al prójimo.  Levítico 19:17-18 dice, No aborrecerás a tu hermano en tu corazón, razonarás con tu prójimo…No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo.  Yo Jehová…el verso 34 agrega,   Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que moré entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo. 
         3.  Éxodo 23:4-5 nos muestra cómo tratar a aquella persona que no nos simpatizaba, Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo.  Si vieres el  asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿le dejarás sin ayuda?  Antes bien le ayudarás a levantarlo. 
         4.  En Proverbios 25:21-22 vemos un principio conocido por los rabíes:  Si el que te aborreciere tuviere hambre, dale de comer pan, y si tuviere sed, dale de beber agua. Porque ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza y Jehová te lo pagará.  Mismo principio vemos en Romanos 12:20, Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer, si tiene sed, dale de beber.  Así harás que la arda la cara de vergüenza (TLA). 
         Después de exponer lo anterior veamos la posición del NT  y la de Jesús mismo.  Venganza es el desquite contra alguien que nos ha hecho algún daño.  El espíritu del mundo es, la venganza es dulce.  El que me la hace, me la paga así por el estilo.  Romanos 12:17, 19 nos dice,   No paguéis a nadie mal por mal, procurad lo bueno delante de todos los hombres…No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios…Procurad (esforzarse), lo bueno es mantener una conducta correcta de forma visible.  Veamos el nuevo rumbo que Jesús expone:
         v. 39:  No resistáis al que es malo, a cualquiera que te hiera en la mejilla, vuélvele también la otra: es mostrar en palabra, actitud y hechos no tener rencor o deseo de venganza.  ¿Cómo reaccionamos al insulto recibido?  Prov. 15:1, La blanda respuesta quita la ira, mas la palabra áspera hace subir el furor.  Ef. 4:26-27, 29.
                  v. 40:  al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa:  No siempre recibiremos un juicio justo.  ¿Cómo debemos reaccionar al respecto?  1 Cor. 6:1-7
                  v. 41:  a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, vé con él dos:  es cuando no nos limitamos a cumplir nuestro deber únicamente sino hacer mas y hacerlo gustosamente.  Deut 15:7-8:  respuesta a la necesidad de nuestro prójimo.  Debe ser un trato generoso.
                  v. 43-44:  Oísteis que fue dicho:  la primera parte del versículo viene de Lev. 19:18 pero la segunda parte aborrecerás a tu enemigo es la forma cómo los fariseos enseñaban y aplicaban este principio. Jesús rechazó esta mala práctica.  Éx.23:4-5, Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo.  Si vieres el asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿le dejarás sin ayuda?  Antes bien le ayudarás a levantarlo.  El principio de Jesús (v. 44):
                  Amad a vuestros enemigos:  amad (verbo ágape):  es la mayor de las virtudes cristianas (1 Cor. 13:13).  Es una deliberada convicción de no sentir rencor o venganza contra aquel no nos ha hecho daño.  Es tratarnos como Dios lo hace. 
                  Bendecir a los que os maldicen:  Bendecir:  decir bien.  Hablar bien, invocar favor de algo.  Es la expresión de un deseo benigno a favor de alguien.  Prov. 24:17-18, Cuando cayere tu enemigo, no te regocijes, y cuando tropezare, no se alegre tu corazón.  No sea que Jehová lo miré, y le desagrade y aparte de sobre él su enojo. 
                  Haced bien a los que os aborrecen:  es ir mas allá de las palabras.  Es buscar formas de practicas (con hechos) el amor de Dios (1 Tes. 5:15, Romanos 12:20). 
                  Orad por los que os ultrajan (maltrato):  La oración busca la misericordia para aquel que nos ha hecho algún daño y que Dios les perdone.  Es llevar en oración a aquellos que nos han maltratado alguna vez.  Es una exigencia suprema.  Buscar la paz y perdón por medio de la oración. 
         c.  Razón de la demanda (v. 45):  Así demostrarán que actúan como su Padre Dios, que está en el cielo…Mateo 5:16, Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Amar como Dios nos hace mostrar que somos sus hijos.  Vivir de acuerdo al llamado que Dios nos hizo (Ef. 5:1-2  Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados, y andad en amor, como también Cristo nos amó…). 
         Es toda una intención de cambio lo que Jesús nos muestra.  Ya lo pasado…pasado.  Cristo con su autoridad divina nos muestra cómo debemos tratarnos unos a otros.  Sin duda alguna, el perdón, el amor y la paz debe ser nuestra referencia.  No paguéis a nadie mal por mal….es lo que debemos hacer. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal (Romanos 12:21).  Dios les bendiga. 


lunes 05 de febrero de 2018

Bienaventurados los pacificadores y los que padecen persecución (Mateo 5:9-12)

Bienaventurados los pacificadores y los que padecen persecución (Mateo 5:9-12)
Seguimos con este fascinante estudio de las bienaventuranzas.  Veremos las últimas dos.  Es interesante mencionar, que tanto la primera como esta última, tienen la misma promesa, porque de ellos es el reino de los cielos (v. 3, 10).  Estas dos bienaventuranzas vienen como conclusión de las primeras ya mencionadas.  Cuando hemos cumplido las anteriores no tendremos problema alguno en entrar en esa categoría:  pacificadores, y perseguidos por causa del nombre de Cristo.  No podemos ser pacificadores sino somos primero misericordiosos y de limpio corazón. 
         Veamos primero, bienaventurados los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios (v. 9).  Pablo en Efesios 4:3 dice, …solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.  Solícitos es apresurarse, ser diligente, mostrar dedicación.  Debe ser un estilo de vida.  Un hijo de Dios se esfuerza pro promover la paz.  Arregla toda disputa, no las inicia (Gn. 13:8 caso de Abraham  y Lot, Gn 45:5-8 caso de José con sus hermanos).  Todo hijo de Dios es llamado a promover la paz.  No es un busca pleitos ni tampoco promueve el conflicto.  La iglesia es responsable de promover un ambiente de paz en un mundo que lo necesita.  La paz de Dios es as que ausencia de guerra o conflicto.  El término hebreo Shalom, significa deseo tengas justicia, bondad de Dios.  Te deseo lo mejor en tu vida.  La paz de Dios es contrario al desorden (anarquía, confusión).  Tiene que ver con unidad y armonía (1 Cor. 14:33, Dios no es Dios de confusión, sino de paz).  Pablo en Romanos 12:18 dice, Si es posible en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.  Dependa, es hacer todo lo posible.  Nuestra responsabilidad consiste en asegurar que de nuestro lado haremos todo lo posible por mantener la paz.  Jesús en Mateo 5:25 nos dice, Ponte de acuerdo con tu adversario…18:19, …si dos de vosotros se pusieren de acuerdo…la importancia de ponerse de acuerdo.  El libro de Proverbios hace un llamado de atención a mantener la paz y armonía en los hogares.  Prov. 14:1, la mujer sabia edifica su casa…17:1, Mejor es un bocado seco, y en paz. Jesús afirma que todo aquel que es un pacificador, seremos llamados hijos de Dios (v. 9).
         Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia (v. 10-12).  En esta última bienaventuranza encontramos tres situaciones:
         a.  Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia (v. 10).
         b.  Bienaventurados sois cuando por causa os vituperen…os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros mintiendo (v. 11).
         c.  Gozaos y alegraos (v. 12).
         Seremos perseguidos cuando hacemos lo correcto, no es cualquier otra cosa.  1 Pedro 3:14 afirma, Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois…Desde los mismos inicios de la iglesia, fue perseguida (Hechos 8:1-4).  La vida de los apóstoles sufrieron martirio.  La historia misma lo confirma.  La arena del Coliseo romano fue el lugar donde murieron miles de cristianos dando testimonio de su fe en Cristo.  Actualmente los lugares mas peligrosos para el cristianismo son:  Corea del Norte, Irak, Pakistán, Irán, Sudán, Afganistán, Nigeria (el grupo Boko Harám ha matado mas de 4,000 cristianos).  La constitución de las islas Maldivas dice, un no musulmán no puede ser ciudadano de las Maldivas.  El islamismo y el comunismo son los mayores enemigos del cristianismo. 

         Somos bienaventurados cuando por causa de Cristo somos vituperados, nos persigan y mientan (v. 11).  Vituperar es censurar con dureza a una persona o cosa.  Es reprobar a alguien.  Los insultos se acompañarán de mentiras (Mateo 26:59-67).  Como ya hemos dicho sufriremos persecución.  Esta indica el carácter del genuino cristiano.  Los profetas fueron rechazados.  El carácter del  cristiano es purificado y madura en medio del sufrimiento (Romanos 5:3, 8:18).  La mayoría de los apóstoles murieron martirizados.  Gozaos y alegraos (v. 12), esa debe ser nuestra respuesta.  Es responder adecuada y correctamente ante las situaciones adversas de la vida.  Normalmente hacemos lo contrario a lo que la Biblia nos pide (Stg. 1:2-4).   Vuestro galardón será grande en los cielos (no en la tierra).  Jesús llama bienaventurados a aquellos que el mundo rechaza y persigue.  El sufrimiento se convierte en un signo  distintivo de los seguidores de Cristo (D. Bonhoeffer).   La persecución ha sido inevitable en un mundo donde rechaza el evangelio de Cristo.  A pesar de todo…somos bienaventurados.  Dios les bendiga. 

lunes 29 de enero de 2018

Bienaventurados los misericordiosos y los de limpio corazón (Mateo 5:7-8).

Bienaventurados los misericordiosos y los de limpio corazón (Mateo 5:7-8).
Seguimos estudiando este maravilloso, profundo y retador pasaje.  Las bienaventuranzas son demandas para la vida del hijo de Dios.  Estas nos llaman a vivir una vida equilibrada y nos califican para disfrutar del reino de Dios.
         Hoy veremos dos de ellas ya identificadas  (los misericordiosos y los de limpio corazón).  Misericordia viene del término limosnero.  Significa también beneficencia.  Misericordia es tener compasión por aquel en necesidad.  Es dar de comer al hambriento.  Dar compañía al solitario.  Es suplir al necesitado.  Dios mismo es la fuente primaria y principal de misericordia.  Salmos 103:11 dice, Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen.  ¿Es el mundo misericordioso?  ¿Lo es la iglesia?  Cristo reta a la iglesia que seamos misericordiosos como el Padre celestial lo es, Lucas 6:36 dice, Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. 
         La parábola del buen samaritano en Lucas 10:33-35, es una excelente reflexión de la misericordia en acción.  A través del relato magistral de Cristo, podemos notar que:  la misericordia se da al que no la merece contrario a la justicia que se da al que la merece.  El sacerdote y levita representan la clase religiosa y que supuestamente debían tener buenas actitudes.  Ambos lo vieron y pasaron de largo (v. 31-32).  Los oyentes de Jesús esperaban que ambos respondiesen con misericordia al necesitado.  Hubo indiferencia.  Por el contario, el samaritano (despreciado por el judío)  contrario a los dos primeros, demuestra misericordia.  Según el contexto de entonces no debía demostrar misericordia, lo hace.  Se acercó a él, usó de su aceite y vino para auxiliarle.  Usó su cabalgadura e hizo mucho mas…pagó los gastos que ocasionaban su atención (v. 33-35).  Todo lo que gastes de mas, yo te lo pagaré cuando regrese. 
         ¿Cómo debe ser la misericordia?  Siempre con base a esta misma parábola, la misericordia debe ser voluntaria.  Como vemos, nadie forzó u obligó al samaritano detenerse y dar el auxilio al necesitado.  Se da misericordia sin discriminación alguna.  Se da misericordia sin esperar nada a cambio.  Misericordia es dar…siempre con un espíritu perdonador (Juan 8:10-12).  Los frutos de la misericordia son varios.  Recibiremos lo mismo, ellos alcanzarán misericordia. Tendremos beneficios (Prov. 19:17, A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar).  Reflejamos el amor de Dios (Lucas 6:36, Sed, pues misericordiosos, como también vuestro Padres es misericordioso). 
         Bienaventurados los de limpio corazón (v. 8).  Aquí Jesús apunta al ser interior donde solo Dios ve.  Es una exhortación  a tener motivos puros.  Limpieza de corazón es el llamado que se nos hace.  Según la Biblia, el corazón es el asiento de las actitudes, emociones, conciencia e inteligencia.  Así también, el corazón es una simbología de nuestra mente. Veamos por ejemplo Génesis 6:5, …todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.  Mateo 9:4, Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo:  ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? 
         ¿Cómo desarrollar un corazón puro?  Veamos algunos consejos a la luz de la Palabra de Dios:
         1.  Reconocer nuestra propia condición (Prov. 20:9, Salmo 51:2-3).
         2.  Reconocer y aceptar que solo la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado (1 Juan 1:7,).
         3.  Permanecer en la Palabra y vida de oración (Salmo 119:103, 1 Tes, 5:17).
         4.  Siendo responsables de darle el cuidado y atención debida (Prov. 4:23, Jer. 17:9).
         5.  Tener una vida interior saludable (Mateo 15:1-20, 23:25, 27).  Limpiar lo interno.  Los fariseos estaban obsesionados por la limpieza externa ceremonial olvidando el corazón. 
         6.  Por medio de una vida transparente (Salmos 15:1-5, 24:3-5).

         La promesa que Jesús hace a los de limpio corazón es:  ellos verán a Dios (v. 8).  Recibiremos la bendición de Dios (Salmos 24:5).  Viviremos con seguridad (Salmo 15:5).  Nada que esconder…nada que temer cuando tenemos un corazón limpio.  Dios les bendiga. 

lunes 22 de enero de 2018

Bienaventurados los mansos y los que tienen hambre y sed de justicia (Mateo 5:5-6).

Bienaventurados los mansos y los que tienen hambre y sed de justicia (Mateo 5:5-6).
Recordemos que las bienaventuranzas son demandas para una vida diaria equilibrada y que califican al verdadero hijo de Dios.  Son tan vigentes como cuando el Señor Jesús las pronunció en su oportunidad. Este día veremos dos de ellas:  Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.  Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. 
         ¿Qué es ser manso?  Manso es una persona apacible, gentil con trato suave, agradable, bondadoso.  Es tener un corazón tierno, paciente y sumiso.  Es un fruto del ES (Gálatas 5:23).  Ser manso tiene que ver con mi relación con Dios y el prójimo.  Es un término usado para domar caballos. Así que, mansedumbre es fuerza bajo dominio o control.  No es debilidad.  Ser manso es contrario al pensamiento del mundo.  Hoy se dice:  no te dejes, no seas tonto, se agresivo.
         El Apóstol Pablo en Efesios 4:1-2 nos hace un llamado a la mansedumbre, que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre…Un andar digno es una vida diaria equilibrada. Corresponde con su elevada posición como hijos de Dios.  Su vida práctica está acorde con su posición espiritual.  Se agregan dos elementos valiosos en nuestras relaciones:  humildad y mansedumbre.  Ambas virtudes deben ir mezcladas una con la otra.  Es vivir una vida controlada y afable.  La persona mansa perdona y restaura.  No vive con amargura ni quejas.  En toda relación ministerial la mansedumbre está presente.  Gálatas 6:1 nos dice cómo restaurar al hermano caído:  si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre…En 2 Timoteo 2:24-25 nos recuerda, Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos…que con mansedumbre corrija a los que se oponen…En la vida matrimonial el apóstol Pedro pide a las esposas en su relación con su esposo, Considerando vuestra conducta casta y respetuosa…en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible (1 Pedro 3.2, 4).  Un llamado claro  a la actitud que toda esposa debe tener con su esposo.  Afable es suave y apacible es ser tranquilo.  El esposo por el otro lado es llamado a vivir con  ellas sabiamente.  Podemos encontrar numerosos ejemplos de personajes bíblicos que demostraron mansedumbre.  Abraham cuando llama a la paz a su sobrino Lot al momento del conflicto entre los pastores de ambos (Gn. 13:5-9).  José cuando se reencuentra con sus hermanos después de algunos años que fue vendido por ellos (Gn, 45:5-8).  Moisés y su reacción controlada cuando sus propios hermanos cuestionan y critican su liderazgo (Números 12:3).  Ninguno de los mencionados buscó ningún tipo de venganza.  Jesús afirma que cuando somos mansos:  somos bienaventurados y heredaremos a tierra.
                  Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados (v. 6).  Tanto el hambre y la sed son necesidades básicas de todo ser humano.  La historia registra hambrunas en diferentes épocas.  Actualmente a pesar del adelanto de la agricultura hemos tenido hambrunas especialmente en África.  Observamos que Cristo indica que aquellos que tienen hambre y sed de justicia,  no de felicidad.  La humanidad busca ser felices sin importar precio y cómo.  Dios mas que felicidad en sus hijos desea que seamos santos.  El hambre espiritual demuestra deseo de buscar mas de Dios por medio de su palabras.  Cuando lo hacemos logramos madurar espiritualmente.  Hebreos 5:14 dice, pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.  El crecimiento y madurez espiritual se dan cuando tenemos apetito espiritual y nos saciamos en la lectura de las Escrituras.  El escritor de Hebreos habla de alimento para lograr madurez.  Contrario a la leche que es para niños. 

         Siguiendo con la dinámica de esta bienaventuranza.  Debemos estar conscientes que nunca habrá en la tierra justicia completa.  Los profetas del AT hablaron mucho sobre este tema.  El profeta Amós dice, Por tanto, puesto que vejáis al pobre…sé que afligís al justo, y recibís cohecho, y en los tribunales hacéis perder su causa a los pobres (5:11-12)…Oíd esto, los que explotáis a los menesterosos, y arruináis a los pobres de la tierra (8:4).  El profeta Miqueas también se une el clamor reclamando justicia, ¡Ay de los que en sus camas piensan iniquidad y maquinan el mal…Codician las heredades, y las roban…oprimen al hombre y a su casa, al hombre y a su heredad (2:1-2)…¿Daré por inocente al que tiene balanza falsa y bolsa de pesas engañosas? (6:11).  Jesús en Mateo 5:20 nos hace un reto, Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.  La justicia de los fariseos era externa, superficial.  La de Jesús era interna del corazón.    La meta del hambre espiritual es:  nuestra salvación.  Cuando hay hambre espiritual nos mueve buscar de Dios (Salmo 42:1-2).  Nuestra santificación (Mateo 5:48, 1 Pedro 1:15-16).  Recordemos las promesas de estas bienaventuranzas:  recibiremos la tierra por heredad y seremos saciados.  Dios les bendiga.