lunes 29 de enero de 2018

Bienaventurados los misericordiosos y los de limpio corazón (Mateo 5:7-8).

Bienaventurados los misericordiosos y los de limpio corazón (Mateo 5:7-8).
Seguimos estudiando este maravilloso, profundo y retador pasaje.  Las bienaventuranzas son demandas para la vida del hijo de Dios.  Estas nos llaman a vivir una vida equilibrada y nos califican para disfrutar del reino de Dios.
         Hoy veremos dos de ellas ya identificadas  (los misericordiosos y los de limpio corazón).  Misericordia viene del término limosnero.  Significa también beneficencia.  Misericordia es tener compasión por aquel en necesidad.  Es dar de comer al hambriento.  Dar compañía al solitario.  Es suplir al necesitado.  Dios mismo es la fuente primaria y principal de misericordia.  Salmos 103:11 dice, Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen.  ¿Es el mundo misericordioso?  ¿Lo es la iglesia?  Cristo reta a la iglesia que seamos misericordiosos como el Padre celestial lo es, Lucas 6:36 dice, Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso. 
         La parábola del buen samaritano en Lucas 10:33-35, es una excelente reflexión de la misericordia en acción.  A través del relato magistral de Cristo, podemos notar que:  la misericordia se da al que no la merece contrario a la justicia que se da al que la merece.  El sacerdote y levita representan la clase religiosa y que supuestamente debían tener buenas actitudes.  Ambos lo vieron y pasaron de largo (v. 31-32).  Los oyentes de Jesús esperaban que ambos respondiesen con misericordia al necesitado.  Hubo indiferencia.  Por el contario, el samaritano (despreciado por el judío)  contrario a los dos primeros, demuestra misericordia.  Según el contexto de entonces no debía demostrar misericordia, lo hace.  Se acercó a él, usó de su aceite y vino para auxiliarle.  Usó su cabalgadura e hizo mucho mas…pagó los gastos que ocasionaban su atención (v. 33-35).  Todo lo que gastes de mas, yo te lo pagaré cuando regrese. 
         ¿Cómo debe ser la misericordia?  Siempre con base a esta misma parábola, la misericordia debe ser voluntaria.  Como vemos, nadie forzó u obligó al samaritano detenerse y dar el auxilio al necesitado.  Se da misericordia sin discriminación alguna.  Se da misericordia sin esperar nada a cambio.  Misericordia es dar…siempre con un espíritu perdonador (Juan 8:10-12).  Los frutos de la misericordia son varios.  Recibiremos lo mismo, ellos alcanzarán misericordia. Tendremos beneficios (Prov. 19:17, A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar).  Reflejamos el amor de Dios (Lucas 6:36, Sed, pues misericordiosos, como también vuestro Padres es misericordioso). 
         Bienaventurados los de limpio corazón (v. 8).  Aquí Jesús apunta al ser interior donde solo Dios ve.  Es una exhortación  a tener motivos puros.  Limpieza de corazón es el llamado que se nos hace.  Según la Biblia, el corazón es el asiento de las actitudes, emociones, conciencia e inteligencia.  Así también, el corazón es una simbología de nuestra mente. Veamos por ejemplo Génesis 6:5, …todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.  Mateo 9:4, Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo:  ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? 
         ¿Cómo desarrollar un corazón puro?  Veamos algunos consejos a la luz de la Palabra de Dios:
         1.  Reconocer nuestra propia condición (Prov. 20:9, Salmo 51:2-3).
         2.  Reconocer y aceptar que solo la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado (1 Juan 1:7,).
         3.  Permanecer en la Palabra y vida de oración (Salmo 119:103, 1 Tes, 5:17).
         4.  Siendo responsables de darle el cuidado y atención debida (Prov. 4:23, Jer. 17:9).
         5.  Tener una vida interior saludable (Mateo 15:1-20, 23:25, 27).  Limpiar lo interno.  Los fariseos estaban obsesionados por la limpieza externa ceremonial olvidando el corazón. 
         6.  Por medio de una vida transparente (Salmos 15:1-5, 24:3-5).

         La promesa que Jesús hace a los de limpio corazón es:  ellos verán a Dios (v. 8).  Recibiremos la bendición de Dios (Salmos 24:5).  Viviremos con seguridad (Salmo 15:5).  Nada que esconder…nada que temer cuando tenemos un corazón limpio.  Dios les bendiga. 

lunes 22 de enero de 2018

Bienaventurados los mansos y los que tienen hambre y sed de justicia (Mateo 5:5-6).

Bienaventurados los mansos y los que tienen hambre y sed de justicia (Mateo 5:5-6).
Recordemos que las bienaventuranzas son demandas para una vida diaria equilibrada y que califican al verdadero hijo de Dios.  Son tan vigentes como cuando el Señor Jesús las pronunció en su oportunidad. Este día veremos dos de ellas:  Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.  Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. 
         ¿Qué es ser manso?  Manso es una persona apacible, gentil con trato suave, agradable, bondadoso.  Es tener un corazón tierno, paciente y sumiso.  Es un fruto del ES (Gálatas 5:23).  Ser manso tiene que ver con mi relación con Dios y el prójimo.  Es un término usado para domar caballos. Así que, mansedumbre es fuerza bajo dominio o control.  No es debilidad.  Ser manso es contrario al pensamiento del mundo.  Hoy se dice:  no te dejes, no seas tonto, se agresivo.
         El Apóstol Pablo en Efesios 4:1-2 nos hace un llamado a la mansedumbre, que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre…Un andar digno es una vida diaria equilibrada. Corresponde con su elevada posición como hijos de Dios.  Su vida práctica está acorde con su posición espiritual.  Se agregan dos elementos valiosos en nuestras relaciones:  humildad y mansedumbre.  Ambas virtudes deben ir mezcladas una con la otra.  Es vivir una vida controlada y afable.  La persona mansa perdona y restaura.  No vive con amargura ni quejas.  En toda relación ministerial la mansedumbre está presente.  Gálatas 6:1 nos dice cómo restaurar al hermano caído:  si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre…En 2 Timoteo 2:24-25 nos recuerda, Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos…que con mansedumbre corrija a los que se oponen…En la vida matrimonial el apóstol Pedro pide a las esposas en su relación con su esposo, Considerando vuestra conducta casta y respetuosa…en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible (1 Pedro 3.2, 4).  Un llamado claro  a la actitud que toda esposa debe tener con su esposo.  Afable es suave y apacible es ser tranquilo.  El esposo por el otro lado es llamado a vivir con  ellas sabiamente.  Podemos encontrar numerosos ejemplos de personajes bíblicos que demostraron mansedumbre.  Abraham cuando llama a la paz a su sobrino Lot al momento del conflicto entre los pastores de ambos (Gn. 13:5-9).  José cuando se reencuentra con sus hermanos después de algunos años que fue vendido por ellos (Gn, 45:5-8).  Moisés y su reacción controlada cuando sus propios hermanos cuestionan y critican su liderazgo (Números 12:3).  Ninguno de los mencionados buscó ningún tipo de venganza.  Jesús afirma que cuando somos mansos:  somos bienaventurados y heredaremos a tierra.
                  Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados (v. 6).  Tanto el hambre y la sed son necesidades básicas de todo ser humano.  La historia registra hambrunas en diferentes épocas.  Actualmente a pesar del adelanto de la agricultura hemos tenido hambrunas especialmente en África.  Observamos que Cristo indica que aquellos que tienen hambre y sed de justicia,  no de felicidad.  La humanidad busca ser felices sin importar precio y cómo.  Dios mas que felicidad en sus hijos desea que seamos santos.  El hambre espiritual demuestra deseo de buscar mas de Dios por medio de su palabras.  Cuando lo hacemos logramos madurar espiritualmente.  Hebreos 5:14 dice, pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.  El crecimiento y madurez espiritual se dan cuando tenemos apetito espiritual y nos saciamos en la lectura de las Escrituras.  El escritor de Hebreos habla de alimento para lograr madurez.  Contrario a la leche que es para niños. 

         Siguiendo con la dinámica de esta bienaventuranza.  Debemos estar conscientes que nunca habrá en la tierra justicia completa.  Los profetas del AT hablaron mucho sobre este tema.  El profeta Amós dice, Por tanto, puesto que vejáis al pobre…sé que afligís al justo, y recibís cohecho, y en los tribunales hacéis perder su causa a los pobres (5:11-12)…Oíd esto, los que explotáis a los menesterosos, y arruináis a los pobres de la tierra (8:4).  El profeta Miqueas también se une el clamor reclamando justicia, ¡Ay de los que en sus camas piensan iniquidad y maquinan el mal…Codician las heredades, y las roban…oprimen al hombre y a su casa, al hombre y a su heredad (2:1-2)…¿Daré por inocente al que tiene balanza falsa y bolsa de pesas engañosas? (6:11).  Jesús en Mateo 5:20 nos hace un reto, Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.  La justicia de los fariseos era externa, superficial.  La de Jesús era interna del corazón.    La meta del hambre espiritual es:  nuestra salvación.  Cuando hay hambre espiritual nos mueve buscar de Dios (Salmo 42:1-2).  Nuestra santificación (Mateo 5:48, 1 Pedro 1:15-16).  Recordemos las promesas de estas bienaventuranzas:  recibiremos la tierra por heredad y seremos saciados.  Dios les bendiga. 

lunes 15 de enero de 2018

Bienaventurados los pobres en espíritu y los que lloran (Mateo 5:3-4).

Bienaventurados los pobres en espíritu y los que lloran (Mateo 5:3-4).
Las bienaventuranzas son demandas para una vida diaria equilibrada.  Son para todo creyente en Cristo y no para un grupo privilegiado.   Las bienaventuranzas califican al verdadero siervo de Dios.  Ellas nos abren la puerta a la verdadera felicidad interna.  Cada una de ellas tiene una promesa para hoy y la eternidad.  Cada uno de nosotros busca la felicidad por diversos medios.  Jesús en estos capítulos nos dice cómo lograrlo.   Adán en el huerto, tomó sus propias decisiones y no siguió las indicaciones divinas.  Los resultados ya lo sabemos todos.  Jesús nos dice cómo podemos disfrutar de los beneficios del reino de los cielos.  Cuando un hombre o mujer ciudadano del reino de los cielos funciona según las reglas divinas, tendrá orden en su vida, autoridad y provisión.   Lo contrario será el caos (lo vemos en el mundo de hoy).  ¿Qué dirección tomares?
         Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos (v. 3).  Para la gran mayoría, podemos afirmar que Jesús habla de las personas con pocos recursos económicos.  Sin embargo, pobreza espiritual no tiene nada que ver con posesiones materiales.  Mateo 12:15 nos recuerda,   Mirad, y guardaos de toda avaricia, porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.  Entonces ¿qué es ser pobre en espíritu?.
         Cuando Jesús habla de pobres en espíritu, se refiere al hombre humilde que pone su confianza en Dios.  Es el primer requisito para ser ciudadano del reino de Dios.  Pablo en Gálatas 2:20 dice, …ya no vivo yo, mas vive Cristo en mi.  Cristo nos llama a vivir una vida en humildad (virtud que nos anima a tener conciencia de nuestras propias limitaciones, debilidades y obramos en consecuencia).  Una persona humilde no tiene complejos de superioridad ni inferioridad.  No se vanagloria de sus éxitos ni posesiones logradas.  Es aquella persona que no se considera justa por sí misma delante de Dios.  Su molde está en Cristo.  David en el Salmo 51:17 escribió, …Al corazón contrito y humillado, no despreciarás tú, oh Dios.  Dios se agrada de los humildes (1 Pedro 5:5-6, …Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.  Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo).  La Biblia describe muchos personajes que fracasaron por falta de humildad.  Lucifer (Isaías 14:12-15 dice, ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana!...Tú que decías en tu corazón:  Subiré al cielo, en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte, sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.  Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo).  El rey Uzías es otro personaje que tuvo un buen inicio pero debido a su orgullo terminó muy mal.  En 2 Crónicas 26:5 dice, Y persistió en buscar a Dios…y en estos días en que buscó a Jehová, él le prosperó, el v. 16 agrega, Mas cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció para su ruina… v. 21, Así el rey Uzías fue leproso hasta el día de su muerte, y habitó leproso en una casa apartada, por lo cual fue excluido de la casa de Jehová….  Jesús promete a todos aquellos que tienen pobreza espiritual el reino de los cielos les pertenece.  En 1 Pedro 1:4 encontramos que el reino de los cielos es para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros.
         Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación (v. 4).  Mateo usa el término mas fuerte y severo para llorar.  Representa el dolor mas profundo y la pena mas severa.  Podemos encontrar muchas razones porque llorar.  La vida no siempre será risa y felicidad.  A menudo aprendemos mas y maduramos en los momentos de tristeza que en los momentos que todo va bien (Santiago 1:2-4).  Lloramos por la perdida de un ser querido, la enfermedad de alguien, por la maldad del mundo, nuestro propio pecado y maldad.  Encontramos en 1 Pedro 4:12 una advertencia:  Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese. 
         En ninguna parte de la Biblia, Dios ha prometido una vida fácil, sencilla y agradable.  Muchas veces la prueba viene  a nuestra vida para humillarnos (2 Cor. 12:7-9).  Es interesante cuando la vida está tranquila y estable, vivimos por medio de los sentidos y no por la fe.  Jesús es nuestro ejemplo de una vida de sufrimiento (Hebreos 5:7-9).  La Biblia describe personas que lloraron por diversas razones.  Jesús ante la tumba de Lázaro (Juan 11:35, Jesús lloró). El profeta Isaías describe a Jesús como varón de dolores, experimentado en quebranto…David como producto de necesidad espiritual exclama:  Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche (Salmo 42:3).  El profeta Jeremías (9:1, ¡Oh, si mi cabeza se hiciese aguas, y mis ojos fuentes de lágrimas, para que llore día y noche los muertos de la hija de mi pueblo!).  El apóstol Pablo no fue la excepción (2 Timoteo 1:3-4, Hechos 20:31). 

         El concepto bíblico del llanto es el de reconocer una necesidad y presentarla al Dios de toda consolación.  Lloramos cuando estamos conscientes de nuestro pecado.  Debemos hacer a un lado nuestro orgullo (Is. 55:7, Deje el impío su camino, y el hombre  inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios, el cual será amplio en perdonar).  Ellos recibirán consolación, es la promesa de Jesús para todos aquellos que reconocen su pecado y se sienten tristes por la ofensa hecha a Dios.  Nuestro primer Consolador fue Jesús (Juan 14:16, Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador).  Mateo 11:28-29 encontramos la invitación de Jesús de venir a él y encontrar en él descanso y consuelo.  Dios les bendiga. 

lunes 08 de enero de 2018

Un acercamiento al Sermón del monte

Pastor Rafael Mixco
Enero07-2018
Un acercamiento al Sermón del monte
Mateo 5:1-12
Introducción:
       1.  El Sermón del monte es quizá el mas conocido y popular en la enseñanza de nuestro Señor Jesús.
       2.  Bienaventurado es:  una felicidad profunda y permanente.  Esto viene cuando tenemos las cualidades que describe Jesús en Mateo 5:1-12.  Felices, afortunados.  Representa un sentimiento de paz y gozo al saber que estamos  cumpliendo la voluntad de Dios.   No es tanto lo que hacemos sino lo que somos.  ¿Cómo buscamos hoy la felicidad? 
       3.  El Sermón completo describe principios fundamentales sobre ética, moralidad, vida espiritual y conducta de todo aquel que aspira a ser ciudadano del Reino de Dios. 
       Propósitos:
       a.  Promover un genuino arrepentimiento en sus oyentes.  Arrepentimiento es:  cambio de dirección y actitud frente a la vida.  Mateo 4:17, Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.  El arrepentimiento es básico en la conversión para acercarse a Dios.  El arrepentimiento indica que reconocemos que hemos ofendido a Dios y que no queremos seguir con el mismo estilo de vida (Prov. 28:13, El que encubre sus pecados NO prosperará, mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia). 
       b.  Jesús demanda a los ciudadanos del  reino de Dios seamos completamente diferentes a los demás.  Mateo 6:8, No os hagáis, pues, semejantes a ellos…En Mateo 5:13-14, Jesús nos pide: Vosotros sois la sal de la tierra…Vosotros sois la luz del mundo…
       c.  Jesús define valores y la ética en cómo vivir:  buenas relaciones interpersonales (Mateo 5:23-25, Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda, reconcíliate PRIMERO con tu hermano, y entonces, ven y presenta tu ofrenda).  Fidelidad conyugal (Mateo 5:27-32).
       4.  ¿Se aplica el Sermón del monte al día de hoy?:
       a.  Las bienaventuranzas:  definen principios de carácter y conducta en:  las relaciones con Dios y el prójimo.  Describen el fruto y la bendición sobre aquellos que muestran esas señales.
       b.  Nos pide ser influencia donde vivamos y mostrar:  justicia, piedad, una vida espiritual honesta.  Así también mostrar equilibrio cuando juzgamos a los demás (Mateo 7:1-2, No juzguéis, para que no seáis juzgados.  Porque con el juicio con que juzgáis seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido). 
       5.  ¿Es para hoy el Sermón del monte?
       a.  A lo largo de la historia se ha dicho de estos capítulos:  ¡Oh que gran enseñanza de Jesús!  Mateo 7:28, Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina.
       b.  Es un ideal lo que Jesús enseña.
       c.  Es lo anterior pero es para aplicarlo hoy día.  Mateo 5:21-2227-28, 33-34, 38-39, Oísteis que fue dicho…Pero yo os digo.   Jesús establece una nueva ley superior a la del AT que debe ser obedecida. 
       d.  Jesús confronta la justicia de los fariseos la cual se observaba en las fiestas, rituales, sacrificios y la tradición de ellos.   Pero por otro lado, Jesús predicó una justicia que venía como resultado de la fe en Él (Mateo 5:20, Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, NO entraréis en el reino de los cielos).  Los fariseos vivían de las apariencias….y estas engañan. 
Bosquejo
1.  El Sermón es para la iglesia (v. 1-2).
       Viendo la multitud, subió al monte, y sentándose, vinieron a él sus discípulos.  Y abriendo su boca les enseñaba.
       a.  Jesús tuvo compasión:  compasión es sufrir juntos¨ sentimiento que se manifiesta comprendiendo el sufrimiento de otro.
       b.  El Sermón fue una enseñanza para sus discípulos:  vinieron a él sus discípulos.  Y abriendo su boda les enseñaba diciendo: 
       c.   Las demanda de Jesús para nosotros:  Contrario a lo que muchos predican y enseñan, la vida del auténtico hijo de Dios y seguidor de Cristo no se presenta como una vida fácil. Es una vida llena de desafíos que demanda: obediencia y gozo en medio de la prueba:  Stg. 1.2-4, Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.  Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falta cosa alguna. 
CONCLUSIONES:
       1.  Para nuestro Dios lo importante no es lo que hacemos sino lo que somos. 
       2.  El arrepentimiento es el primer paso para ser ciudadanos del Reino de Dios.
       3.  No os hagáis semejantes a ellos (Mateo 6:8) nos pide Jesús.  Mostremos una vida diferente.

       4.  Seamos influencia en los que nos rodean. Somos sal y luz del mundo (Mateo 5:13-14).