lunes 26 de febrero de 2018

esús nos enseña cómo orar (Mateo 6:5-15)

Jesús nos enseña cómo orar (Mateo 6:5-15)
La iglesia del I siglo descrita por el historiador Lucas en el libro de los Hechos, nos muestra una iglesia perseverando….en las oraciones (Hechos 2:42).  Los discípulos mismos inmediatamente la ascensión de Jesús están orando (Hechos 1:14).  Lucas nos muestra la dinámica en la vida de los primeros cristianos y una de ellas era una vida de oración constante.  La oración, es un magnífico medio para permitir la acción del ES en nuestras vidas e iglesias.  Cuando la iglesia ora, infundimos temor al diablo.  Todo lo contrario cuando no lo hacemos. 
         En el pasaje arriba citado, Jesús nos muestra la dinámica de la oración.  Primero veremos lo que no debemos hacer al momento de orar (v. 5, 7.-8). 
         1.  No a la oración fingida (v. 5):  cuando ores, no seas como los hipócritas.  Hipócrita  es alguien que finge. No es genuino ni verdadero.  El término es fuerte y desagradable.  El sistema religioso de entonces, utilizaban la oración como un medio para ser observados y admirados por los demás.  Desde luego que Jesús no condena ni prohíbe la oración en público sino mas bien la actitud o intención de este grupo al desear orar en público.  Ellos aman el orar en píe en las sinagogas, y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres (Mateo 6:5).  Jesús también no está de acuerdo con el uso de vanas repeticiones (v. 7).  Muchas veces podemos caer en la superstición al repetir palabras sin sentido. Es un llamado a la oración sincera, genuina y del corazón.
         2.  El sí a la oración (v. 6):  Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre que está en secreto te recompensará en público.  Aquí Jesús deja ver la esencia misma de la oración:  tiempo íntimo con nuestro Padre celestial.  La oración es una actividad espiritual entre Dios y cada uno de nosotros.  En ningún momento Jesús prohíbe la oración en público sino mas bien que vivamos una vida de oración privada y saludable. 
         Es importante que veamos algunos principios a tener presente al momento de orar:
         1. Santidad (Salmo 32:3, 5).  Mi pecado te declararé, y no encubrí mi iniquidad.  Dije:  Confesaré mis transgresiones a Jehová, y tú perdonaste la maldad de mi pecado.  Mi pecado aleja a Dios y se corta la comunicación.  Es importante tener presente este principio.  Una vida recta y limpia es del agrado de Dios y fortalece nuestra vida de oración.
         2.  Humildad (Lucas 18:9-14, Salmo 51:17):  Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.  Urgentemente todos necesitamos aprender cómo entrar en la presencia de Dios y prepararnos a tener comunión con él.  En la parábola del publicano y el fariseo, este último es ejemplo de cómo no entrar o pretender entrar en la presencia de Dios:  Jesús dice que:  oraba consigo mismo (Lucas 18:11-12). 
         3.  Creerle a Dios (Hebreos 11:6).  Dos elementos valiosos al respecto:
                  a.  La oración tiene poder y autoridad cuando se ejerce correctamente (Hechos 4:31,  Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregado tembló…).  No debemos hacer uso de la oración como una actividad supersticiosa.  Si no mas bien como una disciplina espiritual valiosa y como el medio divino para platicar con Dios y que él nos responda.
                  b.  Debemos creerle a Dios (Hebreos 11:6):  Pero sin fe es imposible creerle a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.  Cuando buscamos a Dios en oración, debemos creer que Dios tiene sus oídos dispuestos a escuchar nuestras oraciones.
         Veamos los pasos en la oración modelo (v. 9-14):
         1.  La oración debe ser dirigida a Dios Padre (v. 9):  Jesús nos orienta a quién orar (Juan 16:23, …todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará).
         a.  Jesús afirma el carácter y naturaleza de Dios como nuestro Padre.
         b.  Un Padre:  protege, ama, cuida, provee, orienta, sustenta etc.
         2.  Peticiones hacer:
         a.  Interés por Dios y su gloria (v 9, 10):  Santificado sea tu nombre: se revela el carácter y atributo de Dios:  su santidad.  Venga tu reino (v. 10).  El reino de Dios es:  el gobierno de Dios.  Es el cumplimiento del programa divino.  Hágase tu voluntad (v. 10).  Dios hará y cumplirá su programa el cual es perfecto y le glorifica.  Nuestro interés como iglesia es que su voluntad se cumpla en nosotros.
         3.  Peticiones por nuestras necesidades (v. 11-13):
         a.  Su fiel provisión a todas nuestras necesidades.  Debemos aprender a depender de Dios (v. 11):  el pan nuestro de cada día dánoslo hoy.  Dios desea que aprendamos a depender de él diariamente (Éx. 16:4, …He aquí yo os haré llover pan del cielo, y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no.  Todos debemos aprender a depender de la provisión fiel de Dios.
         b.  Su fiel misericordia (v. 12):  Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.  El perdón de pecados es nuestra mayor necesidad.  Es una deuda impagable de ahí la necesidad del perdón de Dios.  Al mismo tiempo, somos responsables de perdonar como Dios ya lo ha hecho con nosotros.  Es liberar nuestro corazón de toda contaminación de amargura y seguir el ejemplo de Cristo:  perdonar.
         c.  Dependencia del poder y protección de Dios (v. 13):  Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.  Es pedido a depender de la protección de Dios y no de nuestras propias fuerzas u orgullo.  Pedido de protección en tiempos de prueba y peligro.
         4.  La adoración (v. 13):  porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos.  Amén.  Todo pertenece a nuestro Dios como también la gloria.

         Como iglesia debemos seguir el ejemplo de la iglesia del I siglo.  El libro de los Hechos describe una iglesia pujante, poderosa y Dios usándole maravillosamente.  Ellos perseveraban en la oración (Hechos 2:42).  Sin duda alguna…nosotros también debemos hacerlo.  Dios les bendiga. 

lunes 19 de febrero de 2018

Jesús nos muestra un nuevo rumbo (Mateo 5:38-48).

Jesús nos muestra un nuevo rumbo (Mateo 5:38-48).
La ley del talión ha sido mal interpretado.  Algunos creen que es una oportunidad para vengarse de algún mal o daño recibido.  Sin embargo es todo lo contrario.  La ley del talión,  era una oportunidad donde se permitía la retribución exacta del daño recibido.  Así mismo, se prohibía tomar la ley en nuestras propias manos mediante le venganza.  Hay tres pasajes que lo citan con diferentes aplicaciones (Éxodo 21:22-25, Levítico 24:19-20 y Deuteronomio 19:15-21).  Así que la ley del talión era un principio jurídico de justicia retributiva en la cual la norma imponía un castigo igual al cometido. 
         En el pasaje arriba mencionado, Jesús en el v 38 lo cita, Oísteis que fue dicho:  Ojo por ojo, y diente por diente.  En el siguiente versículo 39 agrega, Pero yo os digo…con esta expresión Cristo muestra su autoridad divina e indica que su palabra es nueva y nos muestra un nuevo y mejor camino a tomar.  Jesús condena el espíritu de falta de amor, odio y el deseo de vengar el daño  recibido.  Nos enseña cómo debemos tratar a nuestro prójimo.  Veamos:
         1.  Para el israelita el prójimo era alguien únicamente de su pueblo, su raza y religión.
         2.  La ley mosaica ya legislaba cómo tratar al prójimo.  Levítico 19:17-18 dice, No aborrecerás a tu hermano en tu corazón, razonarás con tu prójimo…No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo.  Yo Jehová…el verso 34 agrega,   Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que moré entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo. 
         3.  Éxodo 23:4-5 nos muestra cómo tratar a aquella persona que no nos simpatizaba, Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo.  Si vieres el  asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿le dejarás sin ayuda?  Antes bien le ayudarás a levantarlo. 
         4.  En Proverbios 25:21-22 vemos un principio conocido por los rabíes:  Si el que te aborreciere tuviere hambre, dale de comer pan, y si tuviere sed, dale de beber agua. Porque ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza y Jehová te lo pagará.  Mismo principio vemos en Romanos 12:20, Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer, si tiene sed, dale de beber.  Así harás que la arda la cara de vergüenza (TLA). 
         Después de exponer lo anterior veamos la posición del NT  y la de Jesús mismo.  Venganza es el desquite contra alguien que nos ha hecho algún daño.  El espíritu del mundo es, la venganza es dulce.  El que me la hace, me la paga así por el estilo.  Romanos 12:17, 19 nos dice,   No paguéis a nadie mal por mal, procurad lo bueno delante de todos los hombres…No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios…Procurad (esforzarse), lo bueno es mantener una conducta correcta de forma visible.  Veamos el nuevo rumbo que Jesús expone:
         v. 39:  No resistáis al que es malo, a cualquiera que te hiera en la mejilla, vuélvele también la otra: es mostrar en palabra, actitud y hechos no tener rencor o deseo de venganza.  ¿Cómo reaccionamos al insulto recibido?  Prov. 15:1, La blanda respuesta quita la ira, mas la palabra áspera hace subir el furor.  Ef. 4:26-27, 29.
                  v. 40:  al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa:  No siempre recibiremos un juicio justo.  ¿Cómo debemos reaccionar al respecto?  1 Cor. 6:1-7
                  v. 41:  a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, vé con él dos:  es cuando no nos limitamos a cumplir nuestro deber únicamente sino hacer mas y hacerlo gustosamente.  Deut 15:7-8:  respuesta a la necesidad de nuestro prójimo.  Debe ser un trato generoso.
                  v. 43-44:  Oísteis que fue dicho:  la primera parte del versículo viene de Lev. 19:18 pero la segunda parte aborrecerás a tu enemigo es la forma cómo los fariseos enseñaban y aplicaban este principio. Jesús rechazó esta mala práctica.  Éx.23:4-5, Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo.  Si vieres el asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿le dejarás sin ayuda?  Antes bien le ayudarás a levantarlo.  El principio de Jesús (v. 44):
                  Amad a vuestros enemigos:  amad (verbo ágape):  es la mayor de las virtudes cristianas (1 Cor. 13:13).  Es una deliberada convicción de no sentir rencor o venganza contra aquel no nos ha hecho daño.  Es tratarnos como Dios lo hace. 
                  Bendecir a los que os maldicen:  Bendecir:  decir bien.  Hablar bien, invocar favor de algo.  Es la expresión de un deseo benigno a favor de alguien.  Prov. 24:17-18, Cuando cayere tu enemigo, no te regocijes, y cuando tropezare, no se alegre tu corazón.  No sea que Jehová lo miré, y le desagrade y aparte de sobre él su enojo. 
                  Haced bien a los que os aborrecen:  es ir mas allá de las palabras.  Es buscar formas de practicas (con hechos) el amor de Dios (1 Tes. 5:15, Romanos 12:20). 
                  Orad por los que os ultrajan (maltrato):  La oración busca la misericordia para aquel que nos ha hecho algún daño y que Dios les perdone.  Es llevar en oración a aquellos que nos han maltratado alguna vez.  Es una exigencia suprema.  Buscar la paz y perdón por medio de la oración. 
         c.  Razón de la demanda (v. 45):  Así demostrarán que actúan como su Padre Dios, que está en el cielo…Mateo 5:16, Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. Amar como Dios nos hace mostrar que somos sus hijos.  Vivir de acuerdo al llamado que Dios nos hizo (Ef. 5:1-2  Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados, y andad en amor, como también Cristo nos amó…). 
         Es toda una intención de cambio lo que Jesús nos muestra.  Ya lo pasado…pasado.  Cristo con su autoridad divina nos muestra cómo debemos tratarnos unos a otros.  Sin duda alguna, el perdón, el amor y la paz debe ser nuestra referencia.  No paguéis a nadie mal por mal….es lo que debemos hacer. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal (Romanos 12:21).  Dios les bendiga. 


lunes 05 de febrero de 2018

Bienaventurados los pacificadores y los que padecen persecución (Mateo 5:9-12)

Bienaventurados los pacificadores y los que padecen persecución (Mateo 5:9-12)
Seguimos con este fascinante estudio de las bienaventuranzas.  Veremos las últimas dos.  Es interesante mencionar, que tanto la primera como esta última, tienen la misma promesa, porque de ellos es el reino de los cielos (v. 3, 10).  Estas dos bienaventuranzas vienen como conclusión de las primeras ya mencionadas.  Cuando hemos cumplido las anteriores no tendremos problema alguno en entrar en esa categoría:  pacificadores, y perseguidos por causa del nombre de Cristo.  No podemos ser pacificadores sino somos primero misericordiosos y de limpio corazón. 
         Veamos primero, bienaventurados los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios (v. 9).  Pablo en Efesios 4:3 dice, …solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.  Solícitos es apresurarse, ser diligente, mostrar dedicación.  Debe ser un estilo de vida.  Un hijo de Dios se esfuerza pro promover la paz.  Arregla toda disputa, no las inicia (Gn. 13:8 caso de Abraham  y Lot, Gn 45:5-8 caso de José con sus hermanos).  Todo hijo de Dios es llamado a promover la paz.  No es un busca pleitos ni tampoco promueve el conflicto.  La iglesia es responsable de promover un ambiente de paz en un mundo que lo necesita.  La paz de Dios es as que ausencia de guerra o conflicto.  El término hebreo Shalom, significa deseo tengas justicia, bondad de Dios.  Te deseo lo mejor en tu vida.  La paz de Dios es contrario al desorden (anarquía, confusión).  Tiene que ver con unidad y armonía (1 Cor. 14:33, Dios no es Dios de confusión, sino de paz).  Pablo en Romanos 12:18 dice, Si es posible en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.  Dependa, es hacer todo lo posible.  Nuestra responsabilidad consiste en asegurar que de nuestro lado haremos todo lo posible por mantener la paz.  Jesús en Mateo 5:25 nos dice, Ponte de acuerdo con tu adversario…18:19, …si dos de vosotros se pusieren de acuerdo…la importancia de ponerse de acuerdo.  El libro de Proverbios hace un llamado de atención a mantener la paz y armonía en los hogares.  Prov. 14:1, la mujer sabia edifica su casa…17:1, Mejor es un bocado seco, y en paz. Jesús afirma que todo aquel que es un pacificador, seremos llamados hijos de Dios (v. 9).
         Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia (v. 10-12).  En esta última bienaventuranza encontramos tres situaciones:
         a.  Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia (v. 10).
         b.  Bienaventurados sois cuando por causa os vituperen…os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros mintiendo (v. 11).
         c.  Gozaos y alegraos (v. 12).
         Seremos perseguidos cuando hacemos lo correcto, no es cualquier otra cosa.  1 Pedro 3:14 afirma, Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois…Desde los mismos inicios de la iglesia, fue perseguida (Hechos 8:1-4).  La vida de los apóstoles sufrieron martirio.  La historia misma lo confirma.  La arena del Coliseo romano fue el lugar donde murieron miles de cristianos dando testimonio de su fe en Cristo.  Actualmente los lugares mas peligrosos para el cristianismo son:  Corea del Norte, Irak, Pakistán, Irán, Sudán, Afganistán, Nigeria (el grupo Boko Harám ha matado mas de 4,000 cristianos).  La constitución de las islas Maldivas dice, un no musulmán no puede ser ciudadano de las Maldivas.  El islamismo y el comunismo son los mayores enemigos del cristianismo. 

         Somos bienaventurados cuando por causa de Cristo somos vituperados, nos persigan y mientan (v. 11).  Vituperar es censurar con dureza a una persona o cosa.  Es reprobar a alguien.  Los insultos se acompañarán de mentiras (Mateo 26:59-67).  Como ya hemos dicho sufriremos persecución.  Esta indica el carácter del genuino cristiano.  Los profetas fueron rechazados.  El carácter del  cristiano es purificado y madura en medio del sufrimiento (Romanos 5:3, 8:18).  La mayoría de los apóstoles murieron martirizados.  Gozaos y alegraos (v. 12), esa debe ser nuestra respuesta.  Es responder adecuada y correctamente ante las situaciones adversas de la vida.  Normalmente hacemos lo contrario a lo que la Biblia nos pide (Stg. 1:2-4).   Vuestro galardón será grande en los cielos (no en la tierra).  Jesús llama bienaventurados a aquellos que el mundo rechaza y persigue.  El sufrimiento se convierte en un signo  distintivo de los seguidores de Cristo (D. Bonhoeffer).   La persecución ha sido inevitable en un mundo donde rechaza el evangelio de Cristo.  A pesar de todo…somos bienaventurados.  Dios les bendiga.