lunes, 5 de febrero de 2018

Bienaventurados los pacificadores y los que padecen persecución (Mateo 5:9-12)

Bienaventurados los pacificadores y los que padecen persecución (Mateo 5:9-12)
Seguimos con este fascinante estudio de las bienaventuranzas.  Veremos las últimas dos.  Es interesante mencionar, que tanto la primera como esta última, tienen la misma promesa, porque de ellos es el reino de los cielos (v. 3, 10).  Estas dos bienaventuranzas vienen como conclusión de las primeras ya mencionadas.  Cuando hemos cumplido las anteriores no tendremos problema alguno en entrar en esa categoría:  pacificadores, y perseguidos por causa del nombre de Cristo.  No podemos ser pacificadores sino somos primero misericordiosos y de limpio corazón. 
         Veamos primero, bienaventurados los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios (v. 9).  Pablo en Efesios 4:3 dice, …solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.  Solícitos es apresurarse, ser diligente, mostrar dedicación.  Debe ser un estilo de vida.  Un hijo de Dios se esfuerza pro promover la paz.  Arregla toda disputa, no las inicia (Gn. 13:8 caso de Abraham  y Lot, Gn 45:5-8 caso de José con sus hermanos).  Todo hijo de Dios es llamado a promover la paz.  No es un busca pleitos ni tampoco promueve el conflicto.  La iglesia es responsable de promover un ambiente de paz en un mundo que lo necesita.  La paz de Dios es as que ausencia de guerra o conflicto.  El término hebreo Shalom, significa deseo tengas justicia, bondad de Dios.  Te deseo lo mejor en tu vida.  La paz de Dios es contrario al desorden (anarquía, confusión).  Tiene que ver con unidad y armonía (1 Cor. 14:33, Dios no es Dios de confusión, sino de paz).  Pablo en Romanos 12:18 dice, Si es posible en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.  Dependa, es hacer todo lo posible.  Nuestra responsabilidad consiste en asegurar que de nuestro lado haremos todo lo posible por mantener la paz.  Jesús en Mateo 5:25 nos dice, Ponte de acuerdo con tu adversario…18:19, …si dos de vosotros se pusieren de acuerdo…la importancia de ponerse de acuerdo.  El libro de Proverbios hace un llamado de atención a mantener la paz y armonía en los hogares.  Prov. 14:1, la mujer sabia edifica su casa…17:1, Mejor es un bocado seco, y en paz. Jesús afirma que todo aquel que es un pacificador, seremos llamados hijos de Dios (v. 9).
         Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia (v. 10-12).  En esta última bienaventuranza encontramos tres situaciones:
         a.  Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia (v. 10).
         b.  Bienaventurados sois cuando por causa os vituperen…os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros mintiendo (v. 11).
         c.  Gozaos y alegraos (v. 12).
         Seremos perseguidos cuando hacemos lo correcto, no es cualquier otra cosa.  1 Pedro 3:14 afirma, Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois…Desde los mismos inicios de la iglesia, fue perseguida (Hechos 8:1-4).  La vida de los apóstoles sufrieron martirio.  La historia misma lo confirma.  La arena del Coliseo romano fue el lugar donde murieron miles de cristianos dando testimonio de su fe en Cristo.  Actualmente los lugares mas peligrosos para el cristianismo son:  Corea del Norte, Irak, Pakistán, Irán, Sudán, Afganistán, Nigeria (el grupo Boko Harám ha matado mas de 4,000 cristianos).  La constitución de las islas Maldivas dice, un no musulmán no puede ser ciudadano de las Maldivas.  El islamismo y el comunismo son los mayores enemigos del cristianismo. 

         Somos bienaventurados cuando por causa de Cristo somos vituperados, nos persigan y mientan (v. 11).  Vituperar es censurar con dureza a una persona o cosa.  Es reprobar a alguien.  Los insultos se acompañarán de mentiras (Mateo 26:59-67).  Como ya hemos dicho sufriremos persecución.  Esta indica el carácter del genuino cristiano.  Los profetas fueron rechazados.  El carácter del  cristiano es purificado y madura en medio del sufrimiento (Romanos 5:3, 8:18).  La mayoría de los apóstoles murieron martirizados.  Gozaos y alegraos (v. 12), esa debe ser nuestra respuesta.  Es responder adecuada y correctamente ante las situaciones adversas de la vida.  Normalmente hacemos lo contrario a lo que la Biblia nos pide (Stg. 1:2-4).   Vuestro galardón será grande en los cielos (no en la tierra).  Jesús llama bienaventurados a aquellos que el mundo rechaza y persigue.  El sufrimiento se convierte en un signo  distintivo de los seguidores de Cristo (D. Bonhoeffer).   La persecución ha sido inevitable en un mundo donde rechaza el evangelio de Cristo.  A pesar de todo…somos bienaventurados.  Dios les bendiga. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario