lunes, 30 de julio de 2018

Seamos efectivos en nuestro servicio (Mateo 25:14-30).

Seamos efectivos en nuestro servicio (Mateo 25:14-30).
Recientemente escuchamos la ilustración, donde una gallina le propone a un cerdito un negocio de alimentos.  Ella le dice al cerdito que pondrá los huevos mientras que él pondría el jamón. Al analizar la propuesta del negocio, el cerdito lleva todas las de perder mientras que la gallina no.  Las razones son obvias.  Muchos de nosotros estamos como la gallina en el servicio que le ofrecemos a Dios. Simplemente nos involucramos (tomamos parte en…) pero no nos comprometemos (obligación contraída donde nos comprometemos a cumplir algo).  ¿Cómo podemos ser efectivos en nuestro servicio al Señor?  Veamos lo que las Sagradas Escrituras proponen:
         Debemos administrar bien lo recibido (Mateo 25:14-30).  La parábola de los talentos describe claramente cómo debemos usar lo que Dios en su soberanía ha dado.  A uno dio cinco talentos, y a otro do, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad, y luego se fue (v. 14-15).  Como vemos, Dios sabiamente distribuye habilidades conforme a nuestras capacidades. En este sentido, debemos aceptar lo que Dios nos ha dado y servirle así.  Por otro lado, reconocer que es Dios que distribuye los talentos soberanamente, Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere…Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso (1 Cor. 12:11, 18).  Es interesante darnos cuenta que Dios reparte capacidades que podemos usar.
         La reacción de los dos primeros siervos es ejemplar, Fue en seguida y negoció con ellos (v. 16).  No esperaron que el tiempo pasará.  Ambos tuvieron el mismo éxito, ganaron el 100% de lo recibido. En el v. 19 el amo  regresa y arregló cuentas con ellos.  Una parte de la administración es rendir cuentas.  Estos siervos lo hicieron.  Los v. 21, 23 se describe los beneficios recibidos, Bien, buen siervo y fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu señor.  Ambos siervos reciben el mismo elogio y recompensa.  Ellos administraron bien lo recibido.
         Somos efectivos en nuestro servicio siendo fieles (1 Pedro 4:10,  Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios).  Lo que debe motivarnos a servir al Señor, Pedro nos lo dice en el v. 7, Mas el fin de todas las cosas se acerca.  El apóstol da un sentido de urgencia en el servicio al Señor.  ¡El fin se acerca!  Debido a que ese día se acerca, seamos fieles con nuestro servicio cristiano.  Cada uno según el don que ha recibido significa, que nadie puede quejarse no haber recibido nada.  Pedro nos orienta que hacer con lo recibido:  minístrelos a los otros.  Minístrelo viene de diacono (servir, servicio).  Así que, tenemos un llamado urgente en poner nuestros dones o capacidades al servicio del Cuerpo de Cristo.  Haciéndolo así, demostraremos que somos buenos administradores.  Pedro hace un llamado al uso responsable y fiel de los dones recibidos.  En el v. 11, el apóstol indica el objetivo en nuestras vidas:  …para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos.  Amén.  Nuestro fiel y responsable servicio glorifique a nuestro Dios.
         Finalmente, nuestro efectivo servicio  tendrá una recompensa.  Hebreos 6:10 dice, Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún. Hermanos, Dios no olvida nada de nuestro servicio.  Recordemos que nuestro servicio de amor y buenas obras, son el reflejo de nuestra salvación (Ef. 2:10).  Ello es muestra de nuestro compromiso y no involucramiento solamente.  Terminamos con una promesa de nuestro Señor Jesucristo en Apocalipsis 22:12, He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.  Recordemos administrar bien lo recibido.  Seamos fieles en nuestro servicio.  Dios ha prometido recompensar nuestro servicio de acuerdo a lo efectivos que hayamos sido.  Bendiciones.   

lunes, 16 de julio de 2018

¿Qué hace Cristo cuando tengo dudas, estoy dolido y lloro?

¿Qué hace Cristo cuando tengo dudas, estoy dolido y lloro?
2 Corintios 1:3-5
Introducción:
       1. Ya hemos dicho en varias ocasiones que no siempre entenderemos lo que Dios hace.
       2. La Biblia describe con frecuencia situaciones donde Dios promete algo y nos sucede lo contrario.  
       3. ¿Cuál es nuestra reacción humana cuando nos suceden situaciones así? :
              a. Viene la duda
              b. Nos llenamos de dolor
              c. Lloramos
       4. Tenemos respuesta en Dios y Su palabra cuando nos encontramos en cualquiera de las situaciones descritas.
Bosquejo
1. En la duda Jesús nos dice:  no teman crean en mí (Juan 14:1-3).
       No se turbe vuestro corazón, creéis en Dios, creed también en mi.
       a.  Duda es:  falta de confianza, falta de fe, vacilación.  Dudamos cuando vienen situaciones o sucesos desagradables y en algunos casos inesperados.  
       b.  No duden crean (v. 1).
              1.  No turbarse: alterar el estado de ánimo confundiéndola hasta dejarla sin saber qué hacer ni qué decir.  
              2. Confiar: esperar con seguridad que algo sucederá o que alguien responda como lo ha prometido.  
       c.  Jesús tiene un lugar especial ya preparado (v. 2-3):
              1.  En la eternidad hay suficiente espacio para Su pueblo (v. 2, En la casa de mi Padre muchas moradas hay…).  Apoc. 21:13-4.  Voy, pues a preparar lugar para vosotros.
              2. Estaremos con Jesús eternamente (v. 3, vendré otra vez, y os tomaré a mi mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. 
              3. Jesús nos consuela en nuestras dudas (v. 5-6):   Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas: ¿Cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús le dijo:…Tomas nos representa a cada uno de nosotros en nuestras dudas:  ¡Señor no comprendo!  ¡Señor tengo dudas y preguntas!  Nuestras dudas están respondidas:  Jesús es el camino.
2.  Jesús se identifica con nuestro dolor.
       Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades…(Hebreos 4:15).  
       a. Compadecerse:  viene de simpatía.  Solidarizarse.  Auxilio. 
       b.  Jesús es varón de dolores, experimentado en quebranto (Is. 53:3).  
              1. Muchos deseamos retratos de Jesús mas agradables:  buen pastor, príncipe de paz, Señor de señores, León de Judá, Cordero de Dios etc. 
              2. Varón de dolores no es tan atractivo ni tampoco ser semejante a él en este aspecto.  Is. 53:4, sufrió nuestros dolores…Experimentado:  conocer de manera relacional y experimental, comprender, saber etc.  
              3. Jesús conoce el dolor y debido a ello se identifica con nosotros cuando lo padecemos.  Nosotros desde que nacemos hasta el final aliento, el dolor es nuestro compañero aunque no lo queramos.  
       c. Jesús y el Getsemaní (Mateo 26:36-38):  Mi alma está muy triste, hasta la muerte…Triste: angustiarse, aflicción, sufrimiento. Un cuadro de Jesús que debe infundirnos respeto.  Jesús pasó su Getsemaní…todo también lo haremos. 
3.  Cuando lloro
       Jesús lloró (Jn. 11:35)
       a.  Escucha nuestras quejas:
              1.  v. 21: Y Marta dijo a Jesús:  Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto.
              2.  v. 32: Señor, si hubieses estado aquí, no habría muerto mi hermano.
              3. Ambas manifiestan dolor, decepción, están confundidas, no entienden cómo  pudo pasar y hasta podemos inferir una acusación.  Se quejan.
              4. Jesús les consuela de manera personal:
                      Marta (v.  26, 40):  Le reta a creer…¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?    
                      María (v. 35):  Jesús lloró. Empatía, ternura.  No hay regaño ni corrigió a las hermanas.  Les brindó la atención que cada una de ellas necesitaba.  
       b.  Jesús está interesado en nuestras lágrimas:  
              1. Solo los humanos expresamos tristeza y dolor por medio de las lágrimas.  
              2. Jesús se identifica con nuestro dolor y lágrimas.  Apoc. 21:4, Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos, y ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor.  ¡Hermosa promesa!  
CONCLUSIONES:
       1. Jesús nos dice que no debemos tener miedo sino mas bien creer en él.
       2. El dolor y sufrimiento es parte de nuestra humanidad.  Todos de una manera sufrimos.
       3. Dios no se muestra indiferente a nuestras adversidades.  Es varón de dolores experimentado en quebranto.
       4. Dios mismo enjugará toda nuestras lágrimas….

domingo, 8 de julio de 2018

Disfrutando las promesas divinas en medio del sufrimiento (1 Pedro 1:3-9).

Disfrutando las promesas divinas en medio del sufrimiento (1 Pedro 1:3-9).
Cuando hablamos de promesas divinas, nos referimos a los compromisos que Dios ha contraído con nosotros (Su pueblo) de hacer cosas a nuestro favor y que lógicamente nos benefician.  En Su palabra, Dios mismo se ha comprometido a ello.  Por otro lado, debemos saber, que mientras estemos aquí en la tierra, todos estamos expuestos a tener que pasar experiencias dolorosas. El sufrimiento es un idioma que todos hablamos sin excepción alguna.  El apóstol Pedro en primera carta, nos habla de este complejo tema.  Pero es digno de mencionar, que él no se queda ahí. También nos habla de esperanza y promesas divinas a favor nuestro.  En baseball después de 3 strikes estamos out (fuera).  En Dios eso no funciona.  A pesar de lo que podemos enfrentar, en Dios y debido a su fidelidad nunca estaremos out (fuera).  Así que, no importa lo que estemos enfrentando, reforcemos nuestro andar por fe en Dios.
         Pedro nos habla de tener una esperanza viva (v. 3, Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva…).  El v. 1, Pedro identifica a quién dirige su exhortación, a los expatriados de la dispersión…Expatriados son aquellas personas  que viven en un país extranjero.  En muchos casos no por elección propia sino mas bien forzados como es este caso.  Dispersión, viene del griego diáspora es el esparcimiento de judíos por el mundo (Stg. 1:1).  El propósito de Pedro en su carta es infundir aliento y ánimo a sus lectores en medio del sufrimiento.  Debido a ello, 1 Pedro es una carta con temas de mucha actualidad, no pasa de moda. Como todos sabemos el sufrimiento como las promesas divinas son temas que nunca pasan de moda (nosotros mismos somos extranjeros y tenemos adversidades que afrontar).  Nuestra mirada está mas allá del dolor, lágrimas y el sufrimiento mismo.  Nuestra mirada debe estar en todo aquello que Dios ha prometido en Su palabra.  Pedro nos dice, nos hizo renacer para una esperanza viva (v. 3).  Esperanza es algo que estamos esperando que suceda en beneficio nuestro.  Siempre es algo bueno y agradable.  Esperanza viva está basada en el carácter moral de Dios y en la convicción de la resurrección de Cristo a favor nuestro.  Nuestro destino es un lugar mucho mejor que aquí (1 Pedro 2:11, Hebreos 11:13, Apoc. 21:1, 3-4).  
         Pedro nos dice que tenemos una herencia permanente (v. 4, para una herencia…). Herencia es algo valioso que se nos entrega cuando normalmente el donante ha muerto y se da la herencia a los beneficiados.  Es un acto jurídico en el cual una persona que fallece transmite sus bienes, derechos y obligaciones a otra u otras personas.  Pedro nos dice las cualidades de nuestra herencia. Debemos remarcar que estas cualidades apuntan a lo permanente y duradero:
         1. Es incorruptible:  no está sujeto a daño o decaimiento.  No se deteriora.  En un mundo donde debemos comprar seguros para casi todo, nuestra herencia divina no lo necesita.  Nuestra herencia está libre de toda mancha de impureza.  El tipo de coronas ganadas por los deportistas griegos y romanos eran de flores o algo parecido que con el tiempo pronto se marchitaban.
         2. Incontaminada:  puro, sin suciedad.
         3. Inmarcesible.  No se marchita.  Nuestra herencia no está sujeta a las leyes de lo ordinario o transitorio.  Esta permanecerá aun en medio de las circunstancias adversas de la vida.  
         4. Una herencia bien custodiada (v. 4,  reservada en los cielos para vosotros).  Es menester reflexionar ¿dónde estamos haciendo tesoros?  (Mateo 6:19-21, Apoc. 21:27). 
         Tenemos una protección divina (v. 5, Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe).  Como hijos de Dios debemos saber que tenemos a disposición la protección divina.  El conocido himno Castillo fuerte, escrito por Martín Lutero uno de los grandes reformadores dice:  Defensa y escudo, con su poder nos librará en este trance agudo…Aunque estén demonios mil pronto a devorarnos, no temeremos, porque Dios sabrá aún protegernos.  Que muestre su vigor Satán, y su furor, dañarnos no podrá, pues condenado es ya, por la Palabra santa.  El Salmo 121:7 nos recuerda,  Jehová te guardará de todo mal.  Dios mismo nos provee el mejor sistema de seguridad jamás imaginado.  Para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.  El propósito divino es disfrutar de la herencia en los finales tiempos (v. 5).
         Finalmente, tenemos una fe en desarrollo (v. 6-7).   Las pruebas son necesarias (v. 6, …si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas).  En medio de nuestras circunstancias adversas no debemos perder el gozo:  En lo cual vosotros os alegráis…No entendemos por qué las pruebas vienen en su momento pero Dios sí.  Pedro nos dice que nuestra fe debe ser probada (v. 7, para que sometida a prueba vuestra fe…).  La prueba es un instrumento divino para probas nuestra ge y revelan nuestro carácter y verdadera naturaleza.  Las pruebas no significa que andemos forzosamente en pecado )Job 1:1, 8, Gn. 22:1).  Humanamente las pruebas nos perturban, quitan la paz, son angustiosas, dolorosas y difíciles. Demuestran lo genuino de nuestra fe así como el oro verdadero se refina y prueba su calidad. Así que, Dios mismo se ha comprometido a actuar a favor nuestro.  Mientras se cumplen Sus promesas, no debemos sorprendernos si pasamos algún tipo de prueba (1 Pedro 4:12).  Sus promesas son eternas, seguras y confiables.  Dios les bendiga.  

lunes, 2 de julio de 2018

Practicando el estímulo (Hebreos 10:24).

Practicando el estímulo (Hebreos 10:24).
Es interesante la política de la compañía de envío de paquetes FEDEX, primero están las personas…Con Dios es lo mismo.  En Lucas 4:18 se describe la filosofía de ministerio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, El Espíritu del Señor está sobre mi, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres, me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón…todo lo anterior tiene que ver con personas.  Así que, la razón de la venida de Cristo al mundo fuimos nosotros:  la humanidad.  
         Por otro lado, en Hebreos 10:24, el escritor sagrado nos recuerda y da una serie de razones del por qué congregarnos como iglesia:  Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras. 
         a.  Considerémonos:  observar, comprender, mirar, discernir.  
                  b.  Estimularnos: hay un lado negativo para estimularnos. Aquí es positivo, incitar al bien, tratarnos.  Animarnos unos a otros.
                  c.  Al amor y buenas obras:  una vida práctica del cristianismo en amor y servicio.
         4. Como iglesia y en medio del dolor que podamos sentir y enfrentar, Dios nos permite una maravillosa oportunidad, para expresarnos estímulo, amor y servicio unos a otros.  
         ¿Qué es el estímulo?  Es dar ánimo. En 1 Tes. 4:18 en un contexto de la perdida de seres queridos, Pablo escribe,  alentaos los unos a los otros con estas palabras.  Alentaos:  viene del mismo término en el idioma original al identificar al Espíritu Santo (Parakaleo, llamar cerca, invitar, invocar, rogar).  Siempre en nuestro derredor tendremos y encontraremos personas con necesidad. Estimular es amor en acción. Estimular es estas junto a otra persona. En 1 Tes. 5:11 encontramos Por lo cual animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.  El dar estímulo exige de nosotros tiempo, energía, recursos y nuestra disponibilidad para aquellos en necesidad.  
         En la vida mas de alguna vez, todos hemos necesitado estímulo.  Cuando nos encontramos con temor, necesitamos estímulo. El temor produce en nosotros:  falta de confianza en Dios. Nos llena de dudas y hasta en ojo.  Nos hace sentir muy mal.  En Josué 1:9 dice, Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente…por lo tanto, el estímulo ayuda a vencer el temor que nos afecta.  Las personas en debilidad necesitan estímulo.  Hay muchas cosas que nos debilitan:  el cansancio físico y espiritual, una enfermedad, la soledad, emociones mal manejadas  entre otras cosas.  Jesús en Mateo 11:28 tiene una invitación:  Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.  En Jesús tenemos nuestro mejor recurso en el estímulo y descanso que buscamos y necesitamos.   Entre nosotros mismos tenemos una cuota de responsabilidad en atendernos.  Gálatas 6:2 nos recuerda, Sobrellevad los unos las cargas de los otros.  Sobrellevad es el esfuerzo de ayudar con paciencia y resistencia.  Las cargas con todas aquellas dificultades que mas de alguna vez enfrentamos y que no siempre se resuelven fácilmente.  
         Finalmente, todos necesitamos aprender cómo dar estímulo.    Veamos cómo podemos hacerlo:
         1. Saber escuchar (Salmo 10:17, El deseo de los humildes oíste, oh Jehová, tú dispones su corazón, y haces atento tu oído).  Hay ocasiones donde la persona lo único que desea y necesita es ser escuchada.  Cuando dedicamos tiempo a escuchar, demostramos que esa persona nos importa y la amamos.  La damos validez a sus sentimientos.  Escuchar da ánimo (empatía).
         2. Dar palabras de consuelo (Job 16:5, Pero yo os alentaría con mis palabras, y la consolación de mis labios apaciguaría vuestro dolor).  Una palabra bien dicha tiene poder para alentar a los demás.  Prov. 12:18 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada, mas la lengua de los sabios es medicina. 
         3. Involucrémonos:  por lo menos hay tres maneras cómo hacerlo:
                  a.  Con paciencia.  Los frutos del estímulo no aparecen de la noche a la mañana.  Toma su tiempo disfrutar de los frutos del estímulo.
                  b.  Siendo sensibles:  no siempre se trata de decir la verdad…sino también hacerlo con amor (Ef. 4:15….siguiendo la verdad con amor).
                  c.  Perseveremos (Hebreos 3:13, …exhortaos los unos a los otros cada día…).  En un mundo   frío e indiferente a los demás, seamos la diferencia.  Tenemos un Padre compasivo  lleno de misericordias.  En el Padre siempre podemos recibir consuelo en nuestras tribulaciones.  Nuestro Padre siempre estará dispuesto a servir.   Dios les bendiga.