lunes, 27 de julio de 2020

Cuando rechazamos el camino de salvación

Cuando rechazamos el camino de salvación

Lucas 18:18-30

Introducción:

1.            El evangelio de Jesucristo no consiste en un plan sino mas bien en confiar en una Persona:  Jesucristo.

2.            El evangelio de Jesucristo consiste en llegar a él, con un corazón arrepentido y someternos a su autoridad con un corazón y mente humilde.  

3.           Cuando decidimos seguir nuestro propio camino lejos de Jesucristo, Juan 3:36 nos dice:  El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

4.           La salvación No consiste en hacer algo (Tito 2:11-12:  Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente).  

5.           El pasaje arriba citado es muy conocido. Jesús responde a una pregunta hecha por un hombre principal (líder de la comunidad) y recibe una respuesta que tiene vigencia dos mil años después.  ¿Cómo ser salvo?

 

Bosquejo

1.          Confiamos en nuestro esfuerzo humano (v. 18-22).

Un hombre principal le preguntó, diciendo:  Maestro buen, ¿qué haré para heredar la vida eterna? (v. 18).

a.          Un hombre principal?

1.           Era un líder de su comunidad (por lo tanto, conocido).  Se le describe como una persona con capacidad económica (v. 23, era muy rico).

2.           En muchos casos, eran dirigentes de la sinagoga local.  Así que era un hombre con una vida moral, espiritual y religiosa ejemplar (v. 21, Todo esto lo he guardado desde mi juventud, Mateo 19:20 agrega, ¿Qué mas me falta?

3.           En Marcos 10:17 dice que:  vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó.  Muestra reverencia.

b.          ¿Qué haré para heredar la vida eterna? (v. 18).

1.            La vida eterna es:  el amor de Dios en nuestros corazones (Romanos 5:5), la luz del conocimiento de Dios que brilla en Sus hijos (2 Cor. 4:6), es la paz que sobrepasa todo entendimiento (Fil. 4:7), es gozo inefable (1 Pedro 1:8).  

2.           La vida eterna es: paz, bendición, confianza, seguridad, tranquilidad, satisfacción y esperanza.

3.           ¿Podemos ganarnos la salvación haciendo algo?

a.            Notamos en su pregunta basado en el sistema legalista de justicia propia (obras, obras y mas obras)

b.           La salvación es una obra de gracia:  Ef. 2:8-9, Juan 6:28, Esta es la obra de Dios que creáis en el que él ha enviado).  Se trata de creer (fe).  

c.           ¿Cuál es el lugar e importancia de las buenas obras?  Veamos:

Las obras como medios salvíficos NO tienen valor (Ef. 2:8-9, Is. 1:11-14, 64:6, Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia…)

Sí somos llamados a practicar obras de la fe como frutos de nuestra salvación (Tito 2:14, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras, Ef. 2:10, Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas).

La salvación es gratuita (Romanos 3:24, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús)

d.         Entendiendo la respuesta de Jesús (v. 20):

1.  Los mandamientos sabes:  Jesús sabiamente trata de responder a este joven en la misma línea de su pregunta.

2.  Los mandamientos citados: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falsos testimonio, honra a tu padre y a tu madre.  Tienen que ver con el trato a nuestro prójimo.  

3.  En Romanos 13:8 Pablo nos dice:  el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.  

La respuesta dada por parte de este joven revela por un lado un autoengaño y porque no decir hipocresía.  Su pregunta nos hace ver su duda en cuanto a su salvación.  Sin embargo, responde con aparente seguridad:  Todo esto lo he guardado desde mi juventud (v. 21).  Vio la ley como un medio de elevar su autoestima, creerse mas justo de lo que en realidad era.  Nos recuerda a Pablo en Fil. 3:4-6, Aunque yo tenga de que confiar en la carne….  Veamos, todo esto lo he guardado desde mi juventud. Cuando realmente debió responder: Todo esto lo he quebrantado desde mi juventud.  

2.  Cuando amamos mas las riquezas de este mundo (v. 23-30).

Aun te falta una cosa:  vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo, y ven, sígueme (v. 22).

a.  Dejando nuestras prioridades terrenales y hacer tesoro en los cielos (v. 22):

       1.  Jesús le hace ver:  Aun te falta una cosa.  En Marcos 10:21 agrega:  Jesús le miró y le amó (amor ágape, el amor mas excelente, no fue un mero afecto). 

       2.  Jesús en ningún momento apoya la doctrina de la salvación por obras.  Vender todo lo que tienes:  es aprender a confiar en Jesús no en las riquezas logradas.  

       3.  Hacer tesoros en el cielo (Mateo 6:19-20):  hay una clara prohibición en el afán y esfuerzo en acumular riquezas terrenales para su único placer y disfrute (Lucas 12:17-18, el rico insensato y su triste e inesperado final).  El grave y fatal error cuando nuestras posesiones llegan a ser como un tesoro para nosotros mismos y nos dominan al grado que:  ahí tenemos nuestro corazón.  Nos alejan de Dios.  Hacer tesoros en el cielo es: entendiendo que las obras como medio salvíficos no tienen ningún valor. Sin embargo, obras de fe podemos incluirla como forma de hacer tesoros en el cielo.  1 Timoteo 6:17-19:  A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos, atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna.  La verdadera inversión con carácter eterno es:  compartir con las necesidades de los demás.  Seamos generosos como fruto de nuestra salvación.  

b.  Para Dios todo es posible (v. 23-27).  

1. La respuesta del joven a la propuesta de Jesús es:  Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico (v. 23).  Prefirió darle la espalda a lo que él pretendía lograr haciendo.  No estuvo dispuesto a pagar el precio.

2.  Jesús le ofreció que les diera la espalda a sus posesiones, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres (v. 22).  Su corazón lo tenía en sus riquezas.  Este joven debió cambiar sus prioridades y confiar en Jesús.  

3.  Jesús no rebajó sus demandas.  No corrió tras él (v. 24):  ¡Cuán difícilmente entrará en el reino de Dios los que tienen riqueza!  Mateo 19:21, Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo, y ven y sígueme.  

4.  ¿Quién , pues, podrá ser salvo? (v. 25).  La reacción de los discípulos es de sorpresa.  Los ricos no pueden comprar su salvación (es gratis).  

5.  Para Dios sí es posible. La salvación viene de Él (v. 27).  Isaías 45:22, Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios.  

c.  Recompensas gloriosas al dejar todo y seguir a Cristo (v. 28-30):

1.  Pedro describe la decisión de ellos (v. 28):  He aquí nosotros hemos dejado nuestras posesiones y te hemos seguido.  Contrario al  joven de esta historia. Mateo 19:27 agrega:  ¿qué, pues, tendremos?.  

2.  Recompensas celestiales (v. 29-30):  que no haya de recibir mucho mas en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna (v. 30).  No son las riquezas materiales que dan vida eterna.  Solo la gracia de Dios por medio de la cruz de Cristo.  Su gracia no tiene límite alguno (Hebreos 7:25, por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios…). 

3.  Recordemos la pregunta del joven rico al inicio (v. 18, ¿qué haré para heredar la vida eterna?).  Los discípulos cuestionan ¿Quién, pues, podrá ser salvo? v. 26). Dejar todo por causa de Cristo.  No confiar en las riquezas materiales.  Todo lo contrario, confiar en la obra de Cristo en favor nuestro.  

CONCLUSIONES:

1.  El evangelio de Jesucristo no consiste en un plan sino mas bien en confiar en una Persona:  Jesucristo.

2.  El evangelio de Jesucristo consiste en llegar a él, con un corazón arrepentido y someternos a su autoridad con un corazón y mente humilde.  

3.  Somos salvos por la gracia de Dios por medio de la muerte de Cristo en la cruz del Calvario.  ¡Fuera de Cristo no hay salvación!

4.  Ser salvo no consiste en hacer sino mas bien en creer y confiar en Cristo. 

 

 

              

       

              

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario