lunes, 7 de febrero de 2022

Vivir en el poder del Espíritu

Vivir en el poder del Espíritu

Gálatas 5:16-26

Introducción:

       1.  Durante el mes de enero, Dios por medio de Su palabra nos ha retado a vivir en un espíritu de contracultura (movimiento caracterizado por la oposición de valores ideológicos, espirituales, sociales y morales dominantes en la sociedad de hoy).  Isaías 5:20 dice, ¡ Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo, que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz, que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!.  El profeta describe una sociedad caracterizada por invertir los valores espirituales y morales.  Le hemos dado la espalda a Dios y los resultados lo estamos viendo.

       2.  Jesús no llama a vivir en un contexto de contracultura cristiana donde los principios o valores son dados por el Dios de la Biblia y no por la sociedad (1 Juan 2:3-6).

       3.  Para entrar en el proceso de ser un ciudadano del reino de Dios, el arrepentimiento es un paso inicial. Arrepentirse significa que hemos reconocido que hemos ofendido la santidad de Dios.  Jesús hoy nos llama a un estilo de vida diferente:

              Un corazón humilde (no al orgullo), llorar porque hemos ofendido a Dios.  Tener un corazón manso, ser misericordiosos. Tener un corazón limpio. Fomentar la paz y estar listos de ser perseguidos por causa de la justicia.

Bosquejo

1.  No satisfacer los deseos de la carne (v. 16).

       Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne.

       a.  Andad en el Espíritu:  

              1.  Es la regla clara de Dios.   No hay otra.

              2.  Es rendir mi voluntad al Padre (Gálatas 2:20, ya no vivo yo, mas vive Cristo en mi…).

              3.  Es un cambio de actitud, forma de pensar, un andar diario que glorifica a Dios (Ef. 4:1, andéis como es digno…).

              4.  Hay un respeto a la autoridad (hijos, esposos, al gobierno, al jefe en el trabajo)

              5.  Es entender, saber, conocer y obedecer las reglas de Dios por medio de la palabra.

              6.  La verdadera vida victoriosa se da cuando ando en el Espíritu de Dios.  Soy responsable de ello (2 Cor. 7:1, Asi que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación (limpiémonos a nosotros mismos, texto griego).  Yo debo tomar esa decisión (la salvación es una obra completa de Dios, pero andar en el Espíritu yo debo tomar esa decisión).  

       b.  Pablo describe nuestra lucha interna (v. 17):  Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis

              1.  Mientras estemos en la tierra, nuestra vida interior tendrá ese conflicto.  La carne contra el Espíritu.  

              2.  Carne:  son aquellos aspectos nuestros no regenerados. Son todos aquellos pensamientos, sentimientos, acciones, actitudes que no glorifican el nombre de Dios.  

              3. La carne es nuestro mayor enemigo que tenemos.  No podemos desprendernos de ella.   No satisfacer (no pagar, nuestro fin no sea…agradar la carne).  

              4.  En esta lucha interna, debemos tomar un camino a seguir.  Sin la ayuda del ES seremos vencidos por la carne. 2 Cor. 10:5, llevando todo pensamiento a la obediencia a Cristo, es cuando sujetamos nuestra mente, razón a la voluntad de Cristo y vencemos la carne.  

              5.  Nuestro problema como cristianos es que el domingo vivimos como creyentes, pero…el resto de la semana olvidamos las demandas del Señor.  Para que no hagáis lo que quisiereis (v. 17, ustedes no pueden hacer lo que se les antoje, TLA). 

2.  Un perfil de vivir en la carne (v. 19-21):

       Y manifiestas (hacer notorio, proyectar, publicar, hacer visible) son las obras de la carne…

       a.  Categorías obras de la carne:

              1.  Mal uso del sexo (v. 19).

              2.  Idolatría o falsa adoración (v. 20)

              3.  Problemas en relaciones sociales (v. 20-21).

       b.  Mal uso del sexo (v. 19):

              1.  Todas estas prácticas tienen que ver cuando damos rienda suelta a nuestros impulsos y damos mal uso al sexo.  Vivimos en medio de una sociedad sumamente sensual.

              2.  Adulterio:  infidelidad en el seno del matrimonio (Prov. 6:27, 32).  Toda infidelidad tarde o temprano tendrá sus consecuencias.

              3. Fornicación:  todas las formas de actos inmorales y sexuales.  Son relaciones intimas fuera del matrimonio (1 Cor. 6:18, Huid de la fornicación, Col. 3:5, Haced morir, pues lo terrenal en vosotros, fornicación…)

              4.  Inmundicia:  impureza, toda depravación moral.

              5.  Lascivia:  desenfreno en las relaciones sexuales. Es una conducta excesiva o falta de moderación.  Es dar rienda suelta a las pasiones sexuales mas bajas. 

       c.  Adoración (v. 20):  

              1.  Idolatría:  es cuando cambiamos nuestra adoración al Dios verdadero por lo falso (Is. 46:5-7, Romanos 1:23, 25).  Hoy la falsa idolatría se ha vuelto muy común en todos lados.  Nos hemos vuelto una sociedad que persigue ídolos.  Buscamos la fama y popularidad a cualquier precio.  Programas como American Idol son un claro ejemplo de como los medios de comunicación fomentan esa hambre de idolatría y culto a la personalidad.  Holywood influye para que seamos devotos a los ídolos que ellos mismos fabrican.  

              2.  Hechicería:  la superstición es  buscar todo medio ilegítimo para conocer y saber el futuro.  El Dios de la Biblia condena todo ese tipo de usos (Éxodo 22:18, A la hechicera no dejarás que viva…Dt. 18:10-14).  

              3.  Problemas relaciones interpersonales:  enemistades, pleitos, celos, ira, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgias y cosas semejantes…los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios (v. 20-21):  todo lo anterior sucede cuando no andamos en amor y por ende no caminamos en el Espíritu (1 Juan 2:9, 4:20, Mateo 5:4, los mansos…v. 9, los pacificadores).  Advertencia:  no ser considerado ciudadano del reino de Dios. 

3.  Un perfil de vivir en el Espíritu (v. 22-25).

       Si vivimos en el Espíritu, andemos también por el Espíritu (v. 25).

       a.  El fruto del ES (v. 22-23):

              1.  Son cualidades piadosas que caracterizan la vida de un seguidor de Cristo y que es controlado por el ES (el fruto del E).  El fruto del Espíritu nunca es fruto de la carne o esfuerzo humano (obras de la carne).  Juan 15:5 nos recuerda, separados de mi nada podéis hacer. 

              2.  Todas ellas están muy ligadas una de otra y se poseen en distinto nivel y circunstancias.   

              3.  El fruto del Espíritu, refleja nuestro verdadero andar cristiano.  Es el dominio o control soberano que ejerce sobre nosotros.  Debe haber un equilibrio en todos ellos.

       b.  Nuestra verdadera identidad (v. 25):  Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

              1.  Identidad es lo que caracteriza una persona por el cual se distingue de los demás.  

              2.  Hoy está de moda el robo de identidad.  Eso sucede cuando otra persona se hace pasar por nosotros usando nuestra información personal y haciendo mal uso de ella.  Siempre hay grandes riesgos cuando sucede lo anterior. 

              3.  Pablo ya ha definido nuestra verdadera identidad, Si vivimos por el Espíritu, andemos (vivamos) también por el Espíritu.  Es cuando nuestros pensamientos, emociones, voluntad, actitudes y mente están controladas por el ES.  

              4.  Durante el estudio hemos repetido:  debemos respetar las reglas de Dios y ver cumplido en nosotros su voluntad.  

              5.  No andar en el Espíritu debe considerarse como un fracaso en la vida del creyente.  En la vida todos buscamos ser exitosos y eso se da únicamente cuando somos llenos del ES (Ef. 5:18) y lo mostramos en nuestro andar diario por medio del fruto del ES.  Vidas renovadas.  Transformadas.

              6.  En 1 Samuel 16:7 encontramos una verdad que debemos recordar siempre, Jehová no mira lo que mira el hombre, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.   ¿Si pudiéramos vernos el corazón unos a otros, que miráramos dentro?

       c.  Algunos elementos necesarios para mantenernos caminando en el Espíritu:

              1.  Mostrar temor (respeto) a Dios Padre (Génesis 39:9, ¿cómo, pues haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?).  José consideró que ceder a las presiones de la esposa de Potifar no solo era falta de respeto a su amo.  Lo principal era pecar contra Dios (no valoramos ese estándar divino)

              2.  Andar en el Espíritu requiere poner límites a nuestra vida.  Desde los mismos inicios de la humanidad, Dios puso límites a Adán y Eva (Génesis 2;16-17, De todo árbol del huerto podrás comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal NO podrás comer, porque…).  Dios establece la prohibición y aclara el resultado.

              3.  Andar en el Espíritu requiere huir del pecado y muchas veces pagar un precio (decir no a los deleites del pecado).  1 Cor. 6:18, Huid de la fornicación…10:14, huid de la idolatría…1 Timoteo 6:11, Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas…dos ejemplos.  José (Gn. 39:12, y huyó….) David (2 Samuel 11:2-4, la tomó, y vino a él, y él durmió con ella).  Las consecuencias en ambos son totalmente opuestas. 

CONCLUSIONES:

       1.  Jesús no llama a vivir en un contexto de contracultura cristiana donde los principios o valores son dados por el Dios de la Biblia y no por la sociedad (1 Juan 2:3-6).

       2.   No podemos vivir el cristianismo en la iglesia y después en la semana tenemos otro estilo de vida.

       3.  Nuestro Dios nos pide que andemos en el Espíritu y no satisfacer los deseos de la carne.

       4.    Permitamos sea el ES controlando nuestra vida mostrando el fruto del Espíritu.

       5.  Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.  

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario