top of page

Principios bíblico cómo darle a Dios (2 Cor. 9:6-8)

Principios bíblicos de cómo darle a Dios

2 Cor. 9:6-8

Introducción:

1. Hemos dicho durante este mes que somos administradores de los bienes recibidos de parte de Dios. Eso incluye los bienes materiales. David dice en 1 Crónicas 29:12, 14, Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo…Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos.

2. El aceptar el principio de que lo que tenemos viene de la mano de Dios es básico para aceptar lo demás…incluyendo el uso del dinero y de cómo le damos a Dios.

3. Jesús dice en Mateo 6:24, …No se puede servir a Dios y a las riquezas. Jesús no dijo no se puede servir a Dios y al deporte, al trabajo y a otro cosa. Jesús enfocó nuestra atención al dinero. ¿Por qué al dinero? No podemos negar que el dinero posee una atracción particular. Prov. 16:16, Mejor es adquirir sabiduría que oro preciado, y adquirir inteligencia vale mas que la plata. A todos nos causa gran preocupación la falta del dinero. Por ello, es importante administrarlo sabiamente y apartar una porción para darlo a Dios.

4. No deja de ser incomodo para muchos de nosotros cuando se habla de dinero dentro de la iglesia. Lo entendemos muy bien, sin embargo las Escrituras citan con frecuencia la responsabilidad que tenemos al momento de darle a Dios y así sostener la obra. Somos responsables en dar una honesta administración del dinero de Dios ya que somos responsables ante él y ustedes (2 Cor. 8:20-21, Evitando que nadie nos censure en cuanto a esta ofrenda abundante que administramos, procurando hacer las cosas honradamente, no sólo delante del Señor, sino también delante de los hombres).

5. Hoy veremos:

Dar con integridad

Dar con alegría

Dar con generosidad

Bosquejo

1. Dar con integridad (v. 6)

El que siembra escasamente, también segará escasamente…

a. Sembrar generosamente:

1. Tiene que ver con la ley de la siembra. Todo el que sabe de agricultura que el tamaño de la cosecha es directamente proporcional a la cantidad de semilla sembrada.

2. Hay un llamado a no ser tacaño y no tratar de engañar a nuestro Dios (lo cual es imposible).

b. Dios pide de nosotros integridad (Malaquías 1:6-8).

1. v. 6, Dios pregunta, El hijo honra (respeto, dar valor, alta estima) y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? Y si soy señor, ¿dónde está mi temor?, dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menosprecias mi nombre. Hay un cuestionamiento a los sacerdotes al mostrar una mala actitud y falta de respeto al Señor en la calidad de las ofrendas. Los sacerdotes mostraban una mala disposición del corazón y responden ¿En qué hemos menospreciado tu nombre?.

2. v. 7-8, nuestro Dios responde, En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo…En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable (tener en poca estima). Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues a tu príncipe, ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? El pueblo quería engañar a Dios.

3. El pueblos estaba presentando: pan inmundo y animales con defectos físicos. ¿Qué decía la ley mosaica? Lev. 1:3, vacuno, macho sin defecto…el animal debía ser sin defecto alguno…Deut. 15:21, Y si hubiere en él defecto, si fuere ciego o cojo, o hubiere en él cualquier falta, no lo sacrificarás a Jehová tu Dios.

c. Consecuencias:

1. v. 14, Maldito (alguien condenado o castigado por la justicia divina, alguien perverso o malvado) el que engaña, el que teniendo machos en su rebaño, promete y sacrifica a Jehová lo dañado. No debemos menospreciar al Gran Rey, no siendo íntegros al darle.

2. Dos ejemplos de falta de integridad:

Génesis 4:3-5, Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo mas gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda, pero no miró con agrado a Caín y la ofrenda suya. Hebreos 11:4, Por la fe Abel ofreció a Dios mas excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando testimonio de sus ofrendas, y muerto aún habla por ellas. Abel ofrece lo mejor (excelente, no lo que sobra o cualquier cosa). La diferencia radica en la fe de Abel al ofrecer lo mejor y obedecer la demanda divina. Mostramos una adoración genuina en lo que ofrendamos.

Hechos 5:1-8, Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer vendió una heredad y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer, y trayendo solo una parte la puso a los píes de los apóstoles.

La falta de esta pareja radica en mentir en lo que estaban dando. v. 3, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al ES, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola ¿no se te quedaba a ti? Y vendida ¿no estaba en tu poder?...No has mentido a los hombres, sino a Dios (v. 4). Ellos vendieron la propiedad por iniciativa propia. Confirman que están dando de ofrenda la totalidad de la venta lo cual no fue así. Pedro les hace ver la mentira (falta de integridad). La importancia en cómo estamos dando.

2. Dar con alegría (2 Cor. 9:7)

Cada uno dé como propuso en su corazón, no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

a. Dando con alegría:

1. Cada uno de como propuso en su corazón. Todos tenemos el privilegio y responsabilidad en ofrendar para la obra de Dios. Propuso: escoger de antemano, predeterminar. Es tomar una decisión de antemano. En su corazón es una decisión estrictamente personal ¿Qué cantidad o porcentaje? No es relevante, sino mas bien ¿cuánto hemos sido progresados? (1 Cor. 16:2, Cada primer día de la semana, cada uno de vosotros ponga aparte algo según haya prosperado…) . Sin obligación alguna ni presión. Es planificar la ofrenda a dar. No debe ser una decisión de última hora (importancia del presupuesto). No estamos de acuerdo en obligar, manipular a la congregación en dar Las ofrendas es un elemento fundamental y ordenado por Dios como parte de nuestra adoración y así, glorificar Su nombre y extender el reino de Dios hasta lo último de la tierra. No se trata de endeudarse, dar mas allá de sus capacidades.

2. No con tristeza ni por necesidad: no dar con pena, remordimiento, lamentación ni tampoco por presión legalista. Debemos ser disciplinados, dedicados y responsables en este orden de darle a Dios.

3. Dar con alegría: viene del principio de como el pueblo debía presentarse en las fiestas del AT:

Deut. 16:11, Y te alegrarás (gozo, jovial, festivo) delante de Jehová tu Dios…v. 14, Y te alegrarás en tus fiestas solemnes…v. 15, …y estarás verdaderamente alegre…

Salmo 100:1-2, Cantad alegres a Dios…Servid a Jehová con alegría…

Dios nos llama venir a Su presencia con una ofrenda. Dt. 16:16, ninguno se presentará delante de Jehová con las manos vacías…Dios ama al dador alegre (2 Cor. 9.7). Pero hacerlo con alegría no de cualquier forma.

3. Dar con generosidad (v. 8)

Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra.

a. El beneficio de la generosidad:

1. El v. 6, El que siembre generosamente, generosamente también segará. Generosamente: eulogio bendición. Dador generoso recibirán lo mismo de parte de Dios. Un llamado a la generosidad. Prov. 11:24-25, Hay quienes reparten y les es añadido mas, y hay quienes retienen mas lo que es justo, pero vienen a pobreza. El alma generosa será prosperada y el que saciare, él también será saciado. Hay un llamado a cebar la bomba para que de agua.

2. El v. 8 dice, poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia…depende de la provisión fiel y generosa de Dios (1 Crónicas 29:14, Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos). Éxodo 16:35, Así comieron los hijos de Israel, maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada…se cumple esta promesa a Israel, Josué 5:11-12, Al otro día de la pascua comieron del fruto de la tierra, los panes sin levadura, y en el mismo día espigas nuevas tostadas. Y el maná cesó el día siguiente, desde que comenzaron a comer del fruto de la tierra…

3. Dios nos promete suplirnos, v. 8, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra. Un llamado a administrar lo que viene de la mano de Dios, abundéis para toda buena obra.

APUNTES FINALES:

1. A todos nos causa gran preocupación la falta del dinero. ¿Cómo lo estamos administrando?

2. No caigamos en el error del endeudamiento con tarjetas de créditos (es la esclavitud moderna) sin tener capacidad de pago.

3. Administrar bien el dinero inicia con ser generoso con Dios.

4. Dios nos llama a darle con integridad, con alegría y generosidad.

5. Filipenses 4:19, Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Andad en el Espíritu (Gálatas 5:16-18)

Andando en el Espíritu Gálatas 5:16-18 Introducción: 1.  En Hechos 1:8, Jesús da una promesa, recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo…hay una variedad de razones por las

Mensaje de Jesús a la iglesia de Laodicea (Apoc. 3:14-22)

Mensaje de Jesús a la iglesia de Laodicea Digamos no a la tibieza y orgullo espiritual Apocalipsis 3:14-22 Introducción: 1.  Durante los últimos domingos, hemos visto el mensaje de Jesús a las siete i

Mensaje de Jesús a la iglesia de Filadelfia

Mensaje de Jesús a la iglesia de Filadelfia En medio de las pruebas seamos victoriosos Apocalipsis 3:7-13 Introducción: ¿Quién es usted?  Con voz firme, autoritaria y despectiva, el oficial nazi le pr

Comments


bottom of page